Tercer Concurso de Calaveras Literarias

Tercer Concurso de Calaveras Literarias

CALAVERA A LA CORRUPCIÓN

 

Como cualquier otro día

salió la Catrina a chambear,

lo que ni la Muerte sabía

es lo que le iba a costar.

 

— ¿Por dónde habrá que empezar? — meditó por un instante.

— Sería bueno comenzar

llevándome un estudiante —.

 

Echó hasta la Universidad

su mano huesuda y blanca,

pero no la dejaron pasar

porque no tenía “palanca”.

 

Pero en la carretera divisó

un accidente muy lindo;

cuando a trabajar se acercó,

la detuvo un tamarindo.

 

— ¡Vengo a hacer mi labor! —

dijo altanera y ufana,

a lo que el oficial contestó:

— Cáigase con una “sor Juana” —.

 

Salió con vida el chofer

porque la Parca no traía un peso,

así siguió su quehacer

y se fue para el Congreso.

 

Allí encontró un diputado

con muy mala salud,

a lo que ella habrá pensado

“con éste me hago la cruz”.

 

Se fue entonces contra él,

como la migra al brasero,

mas no le fue nada bien,

porque el “patrón” tenía fuero.

 

Vio que ya era por demás,

y regresó sollozante,

con una mano por detrás

y la otra, por delante.

 

Autor: Miguel Ángel Catillo Silva

 

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ