Punto y Aparte

Punto y Aparte

El arte y la moral, la forma y la esencia, en ciertos momentos de alto desarrollo, toman caminos independientes.
Antonio Berni

Resultó ser buen escenario el vetusto Teatro Fernando Calderón. Llegaron invitados de todos colores y partidos, con la notable ausencia de funcionarios de primer nivel de la actual administración. Quizás todos tenían tareas que cumplir, salvo Francisco Escobedo Villegas, aún secretario General de Gobierno y algunos presidentes municipales que llegaron con tiempo para alcanzar asiento, acudieron a la invitación que el senador Carlos Puente Salas les hiciera para estar presentes y escuchar el contenido de su informe legislativo. En el teatro Calderón se observaba la llegada de políticos y exfuncionarios panistas, perredistas y priístas. Llegaron y escucharon algo que es real y cierto: lo mejor para Zacatecas, está por venir.

El ex titular de turismo del estado ahora senador de la República, Carlos Alberto Puente Salas, dio cuenta de las acciones realizadas y detalló acciones que abarcan ámbitos amplios y diversos. El trabajo y participación en la tribuna se refleja en la aprobación de las once grandes reformas estructurales: la reforma energética, de comunicaciones, la reforma educativa, la hacendaria y financiera. La Reforma Laboral, la de competencia económica y el código único de procedimientos penales, además de la nueva ley de amparo, la reforma de transparencia y rendición de cuentas y finalmente, la reforma político electoral.

Había, ya lo he señalado, de dulce, de chile y de manteca, a todos, el senador los invito a construir juntos un puente de oportunidades para el estado, y así, al final de su informe, dejó claro que para Zacatecas, lo mejor está por venir y muchos, la gran mayoría así lo entendieron y lo demostraron con el reconocimiento a ese trabajo del joven senador que políticos y dirigentes de organizaciones a nivel nacional, lo hicieron extensivo a la comunidad zacatecana. Puente Salas expresó que él quiere para México y para Zacatecas un cambio, por eso su insistencia y seguridad en la misma de señalar con certeza que para el estado, para las y los zacatecanos, lo mejor está por venir.

Chon Orihuela, aquel michoacano líder campesino revoltoso, estuvo presente en el informe, lo mismo Tomás Torres Mercado y Ninfa Salinas. Arturo Escobar y Enrique Abrego estuvieron ahí, presentes, lo mismo que un exgobernador zacatecano, Arturo Romo Gutiérrez, se mezclaron tanto al llegar al recinto, como al salir, con intelectuales y líderes universitarios, con campesinos y constructores, con obreros y jóvenes profesionistas de distintas ramas que en esta ocasión atendieron la invitación de un joven político destacado que desde la tribuna ha luchado por la consecución de recursos para impulsar en México y fundamentalmente en su estado, acciones que conlleven al desarrollo justo y equilibrado, a la adecuada y transparente aplicación de los recursos en el campo, en los proyectos industriales, en la ejecución de las obras adjudicadas a los constructores zacatecanos, en los programas implementados para el desarrollo de la industria sin chimeneas, sin dejar de lado la minería, relevante actividad que debe dejar en la entidad derramas económicas sustanciales para impulsar el mejoramiento de los niveles de vida de las familias, especialmente de quienes viven de esta actividad.

Los sectores productivos, básicamente el primario, siguen sufriendo el golpe de las adversidades climatológicas, las expectativas de una buena cosecha han ido, lamentablemente disminuyendo porque el elemento fundamental, el agua, no llegó en los momentos claves. De poco o nada sirvió que haya tenido la planta de frijol un desarrollo vegetativo excelente, si en el proceso, en la etapa de floración, la lluvia no hizo acto de presencia y sucede ahora, como sucede año con año, que el tapete verde zacatecano está lunareado. Acá si habrá una buena cosecha de frijol, allá no será del todo buena porque no hubo agua y más abajo, allá en las parcelas de las Villas y  hasta llegar a Pinos, los rendimientos por hectárea serán los mismos, los históricos, de 80 a 100 kilos por unidad y ahí es donde el trabajo legislativo habrá de reflejarse los próximos años. El campo y los agricultores con sus familias, merecen mejores niveles de vida y que esos miles y miles de pesos en que valúan las cosechas, se vean reflejados en mejores programas de producción y comercialización. Las plantas procesadoras de frijol de sombrerete y de Calera ahí están, dispuestas a ser utilizadas para que esa cosecha del grano se le dé un valor agregado que solo ha sido mencionado (y mucho) en foros y reuniones.

Carlos Puente habló y bien, de lo que con unidad y trabajo puede hacerse por las y los zacatecanos, por ello esa invitación responsable y sincera de trabajar todos para darle a Zacatecas lo que verdaderamente se merece y de en el marco del lema del escudo zacatecano, entiendan que lo mejor está por venir. Ya están próximas las elecciones de diputados federales y en los partidos, no en todos, claro, los candidatos no se ven, no pintan y las dirigencias de los institutos políticos ya empiezan a perder el piso. Luego vendrá el 2016 y la renovación de más puestos de elección popular, principalmente el de gobernador. Son desde ahora tiempos de trabajar, de reflexionar y analizar, no son tiempos de apuestas…

Hasta aquí mi comentario, nos veremos en la próxima entrega. ■

 

[email protected]

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70