Rinden en vestíbulo del Congreso homenaje póstumo al periodista Marco Casillas Arredondo

Rinden en vestíbulo del Congreso homenaje  póstumo al periodista Marco Casillas Arredondo

■ Familiares, amigos e invitados especiales presentaron una semblanza de su vida

■ Muchos de los que estamos aquí reunidos logramos ver más allá de la figura y el personaje: Aguilar

Familiares, amigos e invitados especiales encabezaron la tarde de ayer el homenaje póstumo organizado para despedir al periodista Marco Casillas Arredondo, fallecido el 5 de septiembre.

Periodistas y amigos que acudieron al homenaje, realizado en el Congreso del estado, presentaron una semblanza de vida, a la vez que recordaron algunos momentos que vivieron con él.

Juan Gerardo Aguilar se manifestó no partidario de los homenajes póstumos, sino a favor de los reconocimientos a la memoria. Es decir, de todo aquello que despierta o despertó Marco en quienes lo conocieron.

Según expuso, “acerca de su vida y obra podrán decirse muchas cosas. Podrán esbozarse historias negras y blancas; podrán hacerse, incluso, juicios. Pero lo cierto es que muchos de los que estamos aquí reunidos logramos ver más allá de la figura y el personaje. Logramos ver al ser humano que siempre tuvo el saludo afable y la risa espontánea para todos, por encima de las diferencias ideológicas, políticas o de cualquier índole”.

“Yo hablo del Marco al que conocí y cada quien será libre de hablar del Marco que conoció. Yo hablo del hombre a cuya madre debo en gran parte mi dedicación a la escritura; hablo del Marco que no dudó en regalarme sus LP de rock duro y que confió en mí desde que comencé a coquetear con el periodismo y la comunicación”, agregó.

Aguilar recordó que siempre tuvo diferencias ideológicas, éticas y políticas con Marco Casillas Arredondo, pero nada fue suficiente para romper ese lazo afectivo y filial que trasciende todo, incluso la muerte.

Se refirió al periodista como una persona ácida, mordaz, crítica, padre, hijo, esposo… quien arrastró consigo también el estigma que hermana a los hijos únicos: un egoísmo a ultranza que suele convertir a la soledad tanto en la mejor compañera como en nuestra peor enemiga. “Quizás por eso la vida nos forjó a puñetazos, para mantenernos fuertes hasta el último respiro, hasta el último aullido”, expuso.

“Marco ya está en un sitio donde todo debe ser mejor, porque quienes se van no regresan a este mundo que insiste en caerse a pedazos. Yo creo que la idea del paraíso se parece mucho a lo que deseamos creer y al mismo Marco le gustaba jugar con la idea de que no era muy distinto a esa idea de felicidad que todos buscamos en la vida”, expresó Aguilar.

El tiempo, concluyó, deja saber que ciertas ausencias siempre estarán presentes mientras sigan manifestándose en el latido del corazón de todas y todos aquellos que tuvieron la fortuna de cruzarse en el camino de esa persona querida que ya no está.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70