El Canto del Fénix

El Canto del Fénix

Brindis por los pigmeos

Brindo por la mejora de los pigmeos, esos seres que sufren tormentos más que terribles por causa de su envidia y su pequeñez voluntaria.

Brindo por los de espíritu minúsculo, los que tienen el corazón sólo como adorno, sólo para bombear minutos de más niebla.

Brindo por que ellos rompan su caparazón de bilis y frustración. Brindo por que pronto encuentren una paz duradera.

Brindo por que su mediocridad sea sólo una aventura breve. Brindo porque puedan rendirse ante la verdad por la que manotean, a la que buscan resistir.

Brindo por quienes se resisten a mirar sus defectos como una realidad. Brindo por quienes se creen perfectos y buscan hacer insoportable la vida de otros.

Brindo por los estúpidos, los irresponsables, los mezquinos. Brindo por los pigmeos que sienten en la cima del mundo y en realidad están sentados en sus heces.

Brindo por quienes se cierran puertas y ventanas. Brindo por quienes no entienden que la vida es una cascada y hay que empaparse bajo ella.

Brindo por los soberbios, los intolerantes, los rencorosos. Brindo por quienes ostentan el poder y se entretienen haciendo listas negras y cultivan el fuego de sus tristes infiernitos.

Brindo por los discapacitados de espíritu, los anémicos de solidaridad, los enanos de la tolerancia. Brindo por los tramposos, los que ocupan un cargo público sin pizca de vocación por el servicio, los mañosos, los que hoy disfrutan de mieles sin darse cuenta de que descienden sin remedio.

Brindo por quienes por ser dueños de casas descuidan el hogar. Brindo por quienes por enriquecerse hacen gala de su miseria.

Brindo por los hipócritas, los infames, los explotadores.

Brindo por los que se sienten astutos y continúan empeñados en creer que los demás no conocen su bajeza. Brindo por la gente de doble moral, brindo por los de convicciones de moda, de trienio o sexenio.

Brindo por los detractores, los fiscales sin luz interior, los prevaricadores.

Brindo por los que prostituyen su ideario, por los que no tienen escrúpulos, por los que adulan o condenan al antojo del jefe.

Brindo por los que jamás se encontrarán, por los que vivirán con el alma empañada, por los que creen tener olor de santidad y todo apestan a su paso.

Brindo por los que no saben de un sábado en familia, por los que no se admiran ante un amanecer, por los que no se han enamorado alguna vez de la luna rodeada por estrellas.

Brindo por los Macbeth que matarán a todos a su alrededor y aun así no encontrarán satisfacción en el trono robado. Brindo por los gorgonos y gorgonas que no soportan la soledad. Brindo por los minotauros que se encerraron en sus estructuras inamovibles.

Brindo por esos que, por tirar lodo a otros, se ensucian primero. Brindo por los que creen que existe una sola verdad, y casualmente la tienen ellos en exclusiva.

Por todos ellos, sinceramente, salud.

 

[email protected]

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70