Van 22 años de que doña Jose ofrece el sabor de Saín Alto con sus gorditas

Van 22 años de que doña Jose ofrece el sabor de Saín Alto con sus gorditas
  • Relata que gracias a este negocio ha podido salir de la pobreza y recorrer el estado

“Yo de gordas no sabía nada…y en aquel entonces eran gorditas a mano”, recuerda Josefina Ramos Cardona sobre los inicios de su carrera de “gordera” hace 22 años. Una trayectoria que ahora la distingue por mostrar cómo en el municipio de Saín Alto se elaboran las gorditas de maíz con rellenos de guisados.

¿Cuál es la peculiaridad de estas gorditas que pueden encontrarse a un costado de la Plaza de Toros de la Feria Nacional de Zacatecas? En principio a la vista, el tamaño, son gordas de las que “el que más, se come dos”, dice.

Además las despacha generosamente con contenidos de chicharrón de cuero, deshebrada, picadillo, bistec, nopalitos, mole, queso con rajas, queso con frijoles y las de huevo perdido, que le dijera una cliente: “mire señora si usted no trae de huevo perdido es que no es de Saín Alto”.

El guisado es una tradición en aquella demarcación y tiene su chiste para que salga bien, “no a todas les queda…hay algunas a las que se les corta el huevo”, que tiene recaudo de chile guajillo y demás ingredientes que doña Jose no revelará, sólo advierte que “si no le pone usted bien todo como debe ser, se corta”.

Hace 22 años Josefina Ramos era un ama de casa que se dedicaba a atender a su marido y sus cuatro hijos. Su hermana mayor María, vendía gorditas en el balneario ejidal

Atotonilco, en las afueras. Fue ella quien la convocó a trabajar y le enseñó cómo guisar y hacer las gorditas.

De aquella experiencia primera recuerda el dolor de dejar sus hijos. Pero positivamente las buenas ventas. Después de dos años de acompañar a su hermana, ésta le dejó su espacio en Atotonilco, del que luego empezó a salir hacia las ferias municipales de Sombrerete, Río Grande, Río Florido, Juan Aldama, Miguel Auza, Loreto, Tacoaleche, Villanueva y Huejuquilla el Alto en Jalisco, recientemente la han invitado a participar en la Feria de Monterrey.

Junto con otras mujeres de Saín Alto, alrededor de cuatro o seis, salieron así a dar a conocer a los demás zacatecanos la manera en que allá se degusta este alimento tradicional. “¿Cómo fue que agarré la carrera?…ya ni me di cuenta”.

Los primeros años fueron difíciles, pedir aventón para viajar de una feria a otra, cargar con dos de los hijos para que le ayudaran, los tanques de gas… pero señala  “como quiera yo vi que mejoró mi vida en todos los sentidos, porque me ayude económicamente, yo estaba bien pobre, no teníamos nada, incluso pues me faltaba todo, todo”.

“Yo veo que cada año prosperamos más, cada día tenemos más clientela, porque bueno, comentan que están muy ricas,  ¿yo qué les puedo decir verdad?, para mi están buenas…la gente como quiera me felicita y cada año vienen conmigo. Yo me siento contenta”.

Siempre se busca el secreto, lo que hace funcionar a algo, al respecto, comenta: “mi hermana me encargaba, póngale mucha atención, guise muy bien y todo muy limpio. Y yo le hice caso… y hago lo mejor que se pueda. Y la gente dice que tienen muy buen sabor, que porque han comido en otros lados y no tienen de sabor nada”.

O que no tienen de sabor nada o que les ponen poca comida o que son más pequeñas, son pues, diferentes. Y agrega: “yo quiero invitar a la gente para que vengan a probar las gorditas de doña Jose de Saín Alto a ver qué opinión me dan”.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70