Punto y Aparte

Punto y Aparte

Tal vez los amigos no eran muchos, del uno y del otro, pero eran amigos y continuamente se reunían para convivir y hablar de temas diversos: la cultura, el arte, la poesía, literatura, del periodismo que en sus años de vida desarrollaron en diferentes empresas y regiones y puntos diversos del país. Hablaban del periodismo escrito, televisivo y radiofónico, del toro, del futbol y de los políticos buenos, regulares y malos, criticaban, eran críticos, dicen, de origen. Ya se fueron. Primero Marco, el alegre y serio, el renegado y soberbio. Luego se fue Ricardo, El milchambas en sus buenos tiempos allá en las mesas de redacción de los diarios defeños, los dos, descansan ya en paz, dejaron el tequilawer y los vinos tintos para las generaciones futuras, algún día y espero no sea pronto, por allá nos encontraremos.

Y ya entrados en gastos, las actividades de la Feria Nacional de Zacatecas van en buen desarrollo y los zacatecanos, además de los cientos y cientos de turistas que llegan de otras entidades federativas, se dan cita a las amplias instalaciones de la Fenaza que coordina el buen amigo y empresario radiofónico, Rodrigo Rodríguez Reyes, para darle gusto al gusto en la fiesta de los toros, el Palenque y en el Teatro del Pueblo, lugar en el que sin necesidad de adquirir boleto alguno, disfrutan de la presencia y las interpretaciones de artistas nacionales y locales porque sea lo que sea, al artista zacatecano se le está dando su lugar, eso sí.

Es difícil atinarle al precio, como difícil es decir y afirmar que  hay recursos para acudir y darle rienda suelta a las ganas de divertirse y de que los integrantes de la familia lo hagan, sin tener que pensar o meditar en qué tanto se pueden gastar, porque luego a los pocos días el recurso no fue suficiente para cubrir los gastos de la semana o la quincena, pero el esfuerzo y el sacrificio se hace, porque la Feria Nacional de Zacatecas se celebra solamente una vez con su respectivo programa de dos semanitas, cada año, en septiembre de cada año pues, entonces, el que tenga o aquellos que tengan para irse de farra o para llevar a la familia a pasear y divertirse un “ratón”, que lo haga porque cuando se planea este tipo de salidas, todo deberá de ir muy bien al final.

Son días de lluvias que en este año, a diferencia de anteriores, no han tenido mucha presencia, son estos días cuando el volumen de milímetros que registra la Comisión Nacional del Agua se incrementan y las expectativas de los funcionarios que están involucrados en las dependencias del sector más castigado, empiezan a hacer sus “cálculos”. Que la cosecha, si no llegan pronto las heladas, alcanzará las mil y una noche der toneladas y que los volúmenes en dinero de la producción global del campo llegará a los miles y miles de millones de pesos. Años llegan con sus ciclos agrícolas y así como llegan se van. Dejan buenas o regulares cosechas y su respectiva derrama económica, la que a la postre no se refleja en el mejoramiento de los niveles de vida de la gente del campo, de unas sí, pocas. Pero de otras no, las más.

Hablaba el presidente de la Canacintra, el joven Joshua Mendoza, de algo que desde siempre ha sido la respuesta a múltiples problemas: la agroindustrialización del campo y del uso de la ciencia y la tecnología para lograrlo. Lo más interesante que poco se aborda al respecto, es esa volatilidad de los recursos financieros que se escapan de las manos del que produce y la transformación y modernización del campo se aleja de esquemas que deben de aplicarse “a conciencia” porque sin andarnos por las ramas, este sector es en el que descansan los demás, desde la minería, el turismo y la educación principalmente. Es tema de análisis no tan profundo, al buen entendedor pocas palabras, o ¿usted qué opina?

Y los políticos que surgen de los partidos en busca de los puestos de elección popular, en su perfil deben de llevar tatuado el tema, para que cuando en sus campañas los campesinos que deben y que no han podido salir de deudas ancestrales les pidan soluciones, los tomen en cuenta y no solamente los dejen nuevamente a la deriva. Es lamentable lo que sucede con el productor serio, honesto y responsable y es más lamentable aún escucharlo cada proceso electoral. Los candidatos, sea cual sea el partido político, dicen lo que no deben de decir y  hacen lo que para el caso no deben de hacer. El campo zacatecano tal vez fuera otro si en realidad esos estudiosos de los microclimas y regiones productivas hicieran bien su tarea. En los municipios del semidesierto zacatecano hay recursos, hay riqueza, hay cabritos que otros van por ellos y se los llevan sin pagarle a los dueños, a los pobres dueños que con mucho sacrificio y sin recursos los cuidan. En la región del cañón de Jalpa, hay guayaba que se va al mercado hidrocálido, allá la comercializan. Los microclimas esperan la mano del hombre, del buen hombre, el que necesita del apoyo financiero y la asesoría técnica para producir bien. El cambio tiene que darse en el campo, habrá que esperar la aplicación de las conclusiones de los foros recientes en torno a la transformación y modernización del campo. Habrá que esperar:

Hasta aquí mi comentario, nos leeremos en la próxima entrega. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70