Argentina juzga por primera vez a médicos por robo de bebés en la dictadura

Argentina juzga por primera vez a médicos por robo de bebés en la dictadura

Buenos Aires. La justicia argentina sentó en el banquillo de los acusados por primera vez este miércoles a médicos y profesionales de la salud que asistieron partos clandestinos de detenidas políticas y fueron cómplices del robo de bebés durante la dictadura (1976-1983).

“Es un juicio muy importante porque juzga la complicidad de médicos y parteras que fueron responsables directos de estos delitos de lesa humanidad”, dijo Francisco Madariaga, de 36 años de edad, robado al nacer y entregado a una pareja que lo anotó como propio con los que vivió antes de recuperar su identidad en 2010.

Francisco nació bajo el cautiverio de su madre en la maternidad clandestina que funcionó en el hospital militar del destacamento de Campo de Mayo, en la capital argentina.

Su nacimiento fue asistido por Luisa Yolanda Arroche, la obstétrica hoy de 86 años, que a unos metros de él escuchó las acusaciones en su contra por haber falseado la partida de nacimiento y facilitado su apropiación.

Arroche, que declinó dar declaraciones, está acusada en esta causa junto a los médicos Norberto Bianco y Raúl Martín, octogenarios como ella.

A lo largo del juicio se escucharán sus argumentos, aunque en juicios anteriores médicos citados como testigos alegaron desconocimiento, haber sido forzados o razones de salud para atender a las parturientas. “Siendo conocedores de lo que allí sucedía prestaron una colaboración esencial para la supresión de identidad” de los niños, reza la acusación de la fiscalía leída en el tribunal.

Los tres son juzgados junto al excomandante Santiago Omar Riveros, a cargo de Campo de Mayo y el ex dictador Reynaldo Benito Bignone, ya condenados por otros crímenes de lesa humanidad. “En este juicio vamos a poder saber qué hicieron con nuestras madres el día después que nacimos, sabemos que habrá condena y triunfará la justicia porque somos la prueba viviente del delito”, dijo Francisco que pudo reencontrarse con su padre, Abel Madariaga, querellante junto a la asociación Abuelas de Plaza de Mayo.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70