Alcalde candidato

Alcalde candidato
  • Agenda Política

Estamos en presencia de un proceso político que tiene como fin desarrollar la imagen del presidente municipal, Carlos Peña, ex particular del gobernador Alonso Reyes, con fines de catapultar su candidatura, ya sea como diputado federal, diputado local, senador o incluso gobernador, si es que Alejandro Tello no satisface las expectativas del alto mando.

Los medios de comunicación están saturados de notas donde el joven político aparece cercano a Miguel Alonso, regularmente tres o cuatro veces por semana. Situación que lo pone en un lugar privilegiado, ya que comparte la agenda del gobernador. Incluso en eventos donde no se explica la razón de su presencia, al presidente municipal sólo le queda subrayar que habría sido invitado por el ejecutivo estatal, y problema resuelto.

Con motivo de su primer informe de labores al frente de la capital zacatecana, la producción de imagen fue muy parecida a la de Alonso Reyes. Casi como si siguieran compartiendo equipo de trabajo. Y no sería un asunto ajeno, dado que si los otros 57 presidentes municipales tuvieran ese apoyo, definitivamente a estas alturas del sexenio, al menos sus arcas no estarían tan afectadas como se encuentran ahora; problema central y que marca la pauta de la definición que tiene el gobernador frente a la situación real de los municipios.

Pero no sería la primera vez donde las coincidencias hablan de una presidencia municipal zacatecana, que se asemeja a una oficina adjunta a gobierno del estado y donde el Miguel Alonso tiene un pie adentro. Las similitudes, pues, se remontan al 2012 cuando se comenzaba a perfilar a Carlos Peña como candidato favorito del gobernador para participar por el ayuntamiento. Un proceso de selección interna en el tricolor que logró galvanizar la inconformidad de un sector del partido, llevo al muchacho de la oficina de asuntos particulares a la del municipio de la mano de la ahora diputada local, Claudia Anaya.

Esa misma discrepancia genero falsos apoyos durante su campaña electoral. La batalla por Zacatecas que libró frente a Xerardo Ramírez (hoy regidor capitalino) casi deja a Miguel Alonso sin presidencia municipal. A tres semanas del acopio de votos en las urnas, algunas encuestas internas arrojaban incluso hasta 9 puntos de ventaja del PVEM sobre el PRI. Todo el aparato electoral del gobierno fue puesto a prueba entonces. Y debido a que para librar cualquier guerra, lo necesario son recursos, los operadores “sombra” no escatimaron en corriente donde era más requerido.

A partir de ese momento se supo que la prioridad del gobernador no solo era ganar la capital, sino dejar constancia de la contundencia con que su candidato podría ganar. Lamentablemente sólo pudo lograr su primera empresa. La segunda fue un elemento irreprochable de lo que puede provocar la imposición de criterios al interior de su partido, ya que Peña Badillo ganó por apenas una diferencia de 2 mil votos. Debemos estar pendientes de cómo afecta nuevamente la división interna, en la decisión de candidatos para las federales de 2015 y sus campañas políticas.

Después de asimilada la victoria con sabor a derrota, es cuando virtualmente Miguel Alonso se hace cargo de las cosas de la capital, a tal dimensión que Zacatecas sería el municipio donde más obra pública se ha realizado en apenas un año. La infraestructura social destaca de manera particular en este rubro. Y tendría la proyección deseada por Miguel Alonso, sino es por el grupo de ciudadanos organizados que limitaron el proyecto de remodelación de la Alameda Central, único desarrollo que se ha visto frustrado en lo que va de su gobierno.

Al día de hoy, la danza de cifras que recitó Carlos Peña en su informe de gobierno (donde cumplió su expectativa de no llevar acarreados, la mayoría eran funcionario públicos y muy poca ciudadanía) se ve fuertemente contrastada por dos fenómenos críticos. El grave endeudamiento municipal con el cual ha logrado reactivar las finanzas del ayuntamiento, y el dudoso destino de no sabemos cuántos recursos a medios de comunicación por concepto de publicidad.

Este último ha sido la piedra en su zapato, y un problema que lo mantiene en activo cabildeo para poder operar una salida menos costosa, una vez que la Comisión Estatal de Acceso a la Información Pública ha pedido a su ayuntamiento dé a conocer los convenios que apoyan el dispendio en publicidad.

Hace unos días este medio informó que el municipio habría promovido un amparo en contra de la petición de información, debido a que alega no tener convenios, sólo facturas, con lo que rompe la legalidad de su acto. Por desgracia la publicidad encubierta no ha sido aun reconocida ante la constitución para que pueda ser reglamentada. Ahí es donde se encuentra la veta de oro informativa del costo de la imagen del presidente capitalino.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70