El bullying en México, realidad o ficción

El bullying en México, realidad o ficción

Según datos de TALIS-OCDE 2013, (Estudio Internacional sobre la Enseñanza y el Aprendizaje) en México, el clima de aprendizaje se ve afectado notablemente por el acoso escolar, conocido como bullying. No obstante, antes de indagar a fondo sobre tales resultados, sería interesante analizar que TALIS consiste en seleccionar al azar 200 escuelas y 20 maestros en la población objetivo, por nivel educativo (primaria, secundaria y media superior). Los cuestionarios de este estudio se aplican a directores y maestros en un tiempo de 45 minutos. Las respuestas de tal encuesta son confidenciales, no se identifican los nombres de maestros, directores y escuelas.

Por lo ya descrito, la cuestión a analizar se vuelve interesante, por un lado se sabe de la subjetividad en ciertas  investigaciones cuando se trata de recoger información sobre la impresión que un sujeto tiene de un hecho en interacción con su entorno, más aún al hacer referencia a conceptos multifacéticos-en el sentido de su definición-, como lo es: necesidad de disciplina, ambiente de aprendizaje agradable, ruido perturbador en el aula, etc. Lo anterior a cuenta de que son varios los factores que influyen para que una persona interprete de una u otra forma un “mismo fenómeno”. Por ejemplo, mientras que un docente deduce que el ruido perturbador fue indicio del éxito en una actividad, para otro puede significar la necesidad de reforzar la disciplina; mientras el investigador podría bien interpretar (según el fundamento teórico que le sustente) que el ruido perturbador en el aula es indicio de un inadecuado clima de aprendizaje.

Asimismo, si un maestro piensa que la disciplina implica una figura de autoridad estricta y rígida, tal vez deduciría que un clima donde no hay necesidad de disciplina es un lugar donde reina el silencio, y los alumnos acatan las indicaciones sin contradicción alguna.

Habrá otros docentes para quienes la disciplina sea el énfasis en un ambiente democrático donde todos tengan los mismos derechos y participen colectivamente en la construcción de un reglamento escolar acatando las normas por convicción propia.

Esta diferencia de interpretar los hechos desde sí mismos y en función de su propio contexto, da como resultado, un conocimiento dudoso (resultados) que a su vez puede ser reinterpretado de maneras diversas. Diferente sería que en sus investigaciones TALIS, recabara datos duros, con pruebas contundentes; fotografías, videos, y otras evidencias.

Que las escuelas fuesen visitadas por agentes externos para recoger información y realizar entrevistas; etc. quizá la subjetividad seguiría imperando, pero se tendrían mayores argumentos para deliberar resultados que mediante simples encuestas resulta desalentador, viniendo de la OCDE, que entre otras cosas promueve la calidad.

De este modo, el supuesto de que México ocupa el primer lugar en bullying, estaría en entre dicho, puesla violencia armada en las escuelas del país vecino, ocuparían un lugar importante y dadas las evidencias, posiblemente no sería necesaria la aplicación de un cuestionario confidencial que fácilmente pueda ser manipulable. Según “Moms Demand Action”, de enero de 2009 a septiembre de 2013, 4% de las matanzas, en 35 estados, sucedió en escuelas, varias de estas ejecutadas por estudiantes. ¿A quién culpar de estos terribles incidentes? ¿A los maestros?

A causa de los resultados de la OCDE sobre la situación del bullying en México, los ojos del mundo entero se posan sobre este país, los estudiantes extranjeros piensan cambiar su destino, y algunos maestros están en peligro de perder su empleo al ser considerados culpables por no frenar la violencia. Se ha iniciado una campaña de prevención que por algunos es visto como promoción o desacreditación magisterial por los medios de comunicación. Sea cual fuese el objetivo, de José Ángel Gurría, -presidente de la OCDE- sobre su natal país, la cuestión a analizar sería la siguiente:

Toda consecuencia tiene una causa, tal causa no se puede reducir ni interpretar de manera reduccionista, pues todo fenómeno es abrigado por un sinfín de factores; de aquí que la violencia, sea cual sea su escenario, es servida y acompañada en la mesa de algunos gobernantes y legisladores como subanquete favorito, siendo el postre la delincuencia, el tráfico de armas, la corrupción, etc. todo aquello que implique tras de sí una jugosa ganancia. La intención de este artículo no es negar lo innegable, en México existe un alto índice de violencia, llámese física, psicológica,  económica, o sexual, más bien, la intención es poner en duda los resultados de investigaciones que no tienen un fundamento sólido.

Haciendo de lado la violencia que existe en otros países, es necesario hacer un esfuerzo colectivo, sin olvidar que para erradicar un problema, los spots de radio y televisión no lo solucionan. Erradicar la pobreza, el desempleo, y ampliar los espacios educativos, deportivos y de recreación, son tan sólo algunos de los compromisos que deberían considerarse necesarios como parte de un programa preventivo. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70