Empresa total

Empresa total

Incorporar las PyME’sa las grandes cadenas de valor, propiciarles la participación en los flujos comerciales globalizados, insertarlas en los mercados más atractivos y rentables, etc. son ideas grandiosas e incluso llegan a ser iniciativas bien intencionadas que pueden convertirse en acciones reales y hasta causas apoyadas por organizaciones simpatizantes, para superar la desigualdad económica.

Pero cuando se observa la realidad y se quiere de verdad resolver la desigualdad sin mucha ciencia de por medio, es decir si analizamos a las empresas grandes y a las PyME’s que operan en nuestro entorno, nos damos cuenta de que podemos distinguir dos clases de empresas que con sus influencias hacen nuestra economía equitativa o desigual, las tractoras o grandes y las PyME’s que son sus proveedoras.

Por partes, hay tractoras que por su bien, alientan el desarrollo de sus proveedores transfiriendo y financiándoles maquinaria que substituyen por los equipos más avanzados, compartiendo los conocimientos y las técnicas de producción compatibles con los procesos coincidentes, para optimizar tiempos y rendimientos, así como creando proyectos conjuntos de desarrollo futuro.

Por otra parte, hay PyME’s proveedoras comprometidas con los procesos cambiantes de sus clientes tractoras, que se esmeran por comprender las nuevas especificaciones y los siguientes requerimientos. Se mantienen cerca de los acontecimientos estratégicos y con frecuencia preguntan acerca de las novedades por venir, las noticias que incumben a su esfera de influencia y se preparan para responder.

La otra cara de la moneda es que existen empresas grandes que apenas se pueden considerar como internacionales, pues nada de globales porque ni siquiera cumplen (como debe ser) con los requisitos mínimos regulatorios de nuestro país y mucho menos se pueden considerar de clase mundial, pues eso significa tener una conducta responsable y respetuosa del ambiente en todas sus expresiones y no lo hacen.

Pero también hay PyME’s ignorantes y apáticas, indispuestas a cumplir los requisitos mínimos de sus clientes tractoras, como certificaciones de calidad, ambiental y de seguridad, que sostienen ignorantemente que por ser locales tienen derecho a ser contratadas y en caso contrario acudir al gobierno para conseguir el apoyo por medios políticos o maniobras insanas como manifestaciones, plantones o protestas.

Es por ello que en alguna ocasión, Empresa Total expresó en público a una alta figura de autoridad gubernamental, que las PyME’s locales no deben ser incorporadas a los procesos de las “grandes” por filantropía y mucho menos por caridad o aludiendo a la “responsabilidad social” que en muchos casos es sólo un parapeto que no se refleja en un trato digno a sus partes interesadas, excepto a sus inversionistas.

Pero más allá del análisis, seamos sinceros y califiquemos los 5 puntos clave del cliente de clase mundial; Oportunidad en la formulación de los pedidos, Claridad en la formulación de especificaciones, Sistema de recepción de los pedidos en planta, Profesionalismo en el trato a las recomendaciones del proveedor, Pagos oportunos a plazos justos a precios que consideren los costos de oportunidad y financiamiento al proveedor.

Ahora califiquemos los 5 puntos clave de cualquier proveedor competitivo; Calidad o cumplimiento de especificaciones, Entrega o puntualidad en el cumplimiento de los plazos, Precio o competitividad en costos de operación, Servicio o flexibilidad en la respuesta ante la demanda, Asistencia Técnica o ayuda y orientación en el mejor aprovechamiento del producto o servicio suministrado.

En fin, éste es un asunto de desarrollo paralelo en el que el cliente no debe asumir privilegios implícitos, ni el proveedor ventajas intrínsecas. El equilibrio está en la interacción generadora de oportunidades mutuamente benéficas para que ambas partes puedan fortalecer sus posibilidades de desarrollo, pues el cliente no puede arriesgar sus procesos por proveedores no confiables ni éstos merecen clientes abusivos.

Si en lo cotidiano frecuentemente acabamos insatisfechos por proveedores que no cumplen sus plazos prometidos o especificaciones técnicas, trátese de una reparación en un taller automotriz, un servicio de construcción, un consumo en un restaurante, la compra de productos o cualquier otra situación, escalado a procesos industriales resulta más que costoso, inaceptable.

Para acabar con estas conductas perniciosas que a nadie benefician lo mejor es establecer las mejores prácticas de operación sistematizadas. Es decir, observadas, planeadas, aseguradas, controladas, medidas y mejoradas, mediante técnicas de probada eficacia, con un poco de disciplina y entusiasmo por lograr que las empresas se conviertan en organizaciones satisfactorias y altamente rentables.

Si quiere comprobar qué tan cerca está de ser un proveedor confiable, visite el sitio web empresa-total.com y desarrolle el diagnóstico de competitividad gratuito con las siguientes claves de acceso: Cliente: opinión Clave: c70db795 así se dará cuenta cuál es el nivel de su empresa y si puede aspirar a incorporarse a las grandes cadenas de valor o de insertarse en los mercados más atractivos y rentables.

Reconocerá las áreas que es importante y hasta urgente atender y al tomar acciones ya sea directamente o en forma asistida que asegurarán un mejor futuro para su inversión y por consiguiente, su permanencia en el mercado se fortalecerá y quizá verá nuevas opciones de diversificación de productos, de mercados, etc… y así lo deseamos.

 

¡Buena Suerte!

[email protected]

Twitter: @Empresa_Total

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70