El Canto del Fénix

El Canto del Fénix

Aversiones

Soy averso a los conformistas. Me enseñaron a detestar la mediocridad y a la comodina costumbre de estacionarse de modo permanente. Con todo, acepto que muchas veces la suerte es determinante en esta dimensión tan absurda llamada realidad. La preparación académica no es decisiva: alguien con menos grados y títulos puede ocupar un puesto mucho mejor que el tuyo o, peor, terminar tú trabajando para ella o él. Alguien con menos grados y títulos puede incluso gobernar o ser representante popular sin que muestre, además, la mínima inteligencia o astucia.

Soy averso a los optimistas facilones. No sé si llamarles ilusos, no sé si encuentro en ellos elementos que odio también en mí. No sé si en el fondo a veces me comporto como ellos. Soy averso a los mundos maravilla, donde uno más uno es dos y se acabó, donde la simpleza es ley y no permite profundidad.

Soy averso tanto a quienes ondean sonrisas taradas como a los que creen tener siempre la razón. Estos últimos suelen formar grupos con quienes piensan igual: así disfrutan colocar etiquetas a quienes encuentran de frente. Benditas sean la duda y la tolerancia, bendito ese defecto llamado humanidad.

Soy averso a las confabulaciones de cuervos enanos, a las convenciones de termitas, a los plenarios de lagartijas lenguonas. Soy averso también a quienes creen que ya no es perfectible aquello que consideran perfecto.

Soy averso a los impuntuales permanentes, a quienes persisten en el vicio de no cumplir con la palabra empeñada. Ello porque creo que todavía existe integridad y corresponsabilidad.

Soy averso a los discursos aburridos, a las loas que parecen interminables, a los choros y los loros. Soy averso a los que presentan como originales los lugares comunes. Soy averso a los palabreros que no tienen argumentos ni ánimo de aportar, de mejorar o por lo menos diversificar esta realidad.

Soy averso a los que barajan calificativos idiotas para colocarlos sobre los lomos de otros… lo cual es, claro, una idiotez.

Soy averso a quienes creen que su lugar de trabajo es el foro de una telenovela. Soy averso a quienes conducen vehículos con el teléfono celular pegado a la oreja. Soy averso a quienes platican las historias sólo desde su lado. Soy averso a quienes manejan morales dobles, a quienes buscar imponer, a quienes no advierten la propia hipocresía.

Soy averso a quienes creen que olvidaremos que nada nuevo hay bajo el sol.

Soy averso, sobre todo, a mis defectos todos, y persisto en la esperanza de encontrar otros que sean por lo menos más creativos.

 

[email protected]

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70