¡Obreros panaderos zacatecanos!

¡Obreros panaderos zacatecanos!
  • Historia y Poder

Se procedió a formar la Unión del gremio de los obreros panaderos! Y es que nunca antes se defendió con tal gallardía a un gremio que le dio todo a la jornada y a la labor de ser y hacer de su oficio un largo camino que alimentara al pueblo a seguir en su dura tarea: alimentar a los niños, a los jefes de familia tan famélicos como su estirpe y es que este pueblo jamás olvida, he ahí los detalles que se festejan o se trajinan en un largo transitar interminable repleto de huelgas masivas y protestas claras ante tales ignominias por el bajo salario y el maltrato diario.

En la calle Hidalgo número 148, en el año de 1916, el zacatecano Braulio Lozano daba su firma para consignar que su agrupación defendía ante todo la pelea ante la voracidad de los dueños de panaderías que a toda costa no querían perder un centavo a sus ganancias, sin embargo, las huelgas, las tomas masivas de las fábricas de pan, las exigencias claras, el paro de labores, la solidaridad entre el gremio que en caso de huelgas, existía un fondo que cumplía con las necesidades del caso: apoyo directo a los enfermos, a los muy necesitados, a las esposas que sin aclarar las alevosías, necesitaban de un  pan, un frijol, una medicina para sus hijos en medio de las tormentas.

Todo puede ser tan duro, tan cruel o tan miserable, lo importante aquí es descifrar el momento en que ellos vivieron la zona de sus tensiones: de muchos años data también la historia del pan en Zacatecas, la historia patria de sus panaderías, de sus tahoneros y tahoneras que en medio del trigo, la harina y la manteca, la sal y el horno ardiente, las madrugadas del frio o las engañosas promesas, prosiguieron alimentando al pueblo en medio de asambleas nacionales, mítines y paros, desplegados y proclamas y sobre todo, la exigencia entre ellos mismos de nunca dejarse ante las vejaciones, los homicidios del hambre, las trampas de la política, lo absurdo de los comunicados oficiales que cómodamente desandaban la ignominia.

Lo más sorprendente de los obreros del pan es que en su fondo se contemplaban toda clase de atención a sus desdichas, en sus códigos e idearios ahí estaba la moneda para el colapso del fallecimiento y la caja, las flores, lo fúnebre del evento, todo ella era contemplado aparte de la pensión a las viudas, la educación a los hijos, la confirmación pues de que su sólido apoyo alcanzaba al sentir de lo más ordinario y prudente de su herida.

Hacia 1923 las asambleas continuaban con riguroso orden del día y bien claros los estatutos, de los más avanzados a nivel mundial por lo alto de sus acciones y su ideario revolucionario, a tal grado que fue ejemplo para otras agrupaciones que le dieron forma más delante de ideas, proclamas, acciones directas en beneficio del pueblo más pobre.

La Unión Progresista de Panaderos Zacatecanos fue pues estandarte y justicia para un gremio que hoy en día sigue siendo vital para la alimentación de todos, sus proclamas ganaron el eco para que se escucharan en la mesa del diálogo junto con los patrones que tampoco querían problemas, por ejemplo en la panadería Las Palomas cuyo dueño era don Pedro Tumoine fue duramente criticado y denunciado por los tahoneros unidos por malos tratos, bajísimos salarios, harina en franca descomposición y éste trató de enmendar tales situaciones.

Ya no era pretexto de que “la clase menesterosa” no podría comprar el pan debido al alto costo de los insumos para prepararlo, aunado a la suba de salarios y jornales, así, al paso de los años, los trabajadores del pan lograron, mal que bien, un triunfo en sus demandas.

Un recuerdo para ellos de gloria, un abrazo dónde quiera que trabajen. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70