Ex rectores llaman a llevar a cabo un Congreso Universitario

Ex rectores llaman  a llevar a cabo un  Congreso Universitario

■ Llaman a realizar Congreso Universitario para discutir la situación de la Casa de Estudios

■ La comunidad debe consensuar una propuesta alternativa a la que emitió la SEP, afirman

Ex rectores de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) coincidieron en que Gobierno Federal pretende violar la autonomía de la Máxima Casa de Estudios de la entidad y, ante la pasividad del Rector actual, la comunidad universitaria debe discutir la situación en que se encuentra la institución y consensuar una propuesta alternativa a la que emitió la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Durante el encuentro de ex rectores denominado La UAZ que Zacatecas quiere, convocado por el Foro Macondo y La Jornada Zacatecas, Rogelio Cárdenas Hernández señaló que “la noticia del documento, la visita del secretario de Hacienda, quien dijo que resolvería el problema de la UAZ y la propaganda del gobernador, nos hace entender que juegan a dos manos: por un lado mandan a su sicario Chabelo (Trejo) a decir que hay que mochar los contratos colectivos, y por otro mandan al director de Educación Superior a insinuar que hay que revisar las planillas y los contratos”.

“Cuando yo estuve de rector jamás recibí un documento como ése y estoy convencido que al haberlo recibido, habría hecho un extrañamiento por ese tipo de sugerencias que hacen para inmiscuirse en la vida interna de la Universidad, que está perfectamente protegida por la definición de autonomía respecto al uso de los recursos públicos”, agregó.

En ese momento, dijo, a Gobierno Federal le interesaba “al menos en el discurso”, lograr la calidad académica, mientras que el discurso financiero se concentró en las deficiencias estructurales de los contratos, es decir, compromisos de la Universidad con los sindicatos que la misma Federación permitió.

“Habían permitido que todos los rectores, en el ánimo de mantener a las universidades funcionando en su propia lógica, firmaran compromisos que después, en el modelo de subsidio para las universidades ya no se contempló”, dijo Cárdenas Hernández.

El evento fue convocado por el Foro Macondo ■ fotoS: ANDRÉS SÁNCHEZ

Explicó además que, normalmente, los presupuestos que la Universidad elaboraba nunca se podían cumplir porque Gobierno Federal no aportaba el recurso suficiente y no reconocía las necesidades de la institución. En la actualidad, el modelo de asignación de recursos es el mismo, pero en la UAZ no hay manera de empatar el subsidio con el total de plazas, tabuladores salariales, prestaciones ni gastos de operación.

Por su parte, Francisco Javier Domínguez Garay aseguró que en la historia de la Universidad pública no se ha registrado un solo momento en que haya la intención del Estado de violar su autonomía y “a todos los que hemos sido rectores, nos ha pasado de diferentes formas, mientras que el gobierno busca diversas acciones para hacerlo”.

El principal mecanismo utilizado por el Estado para violar la autonomía de las universidades, dijo, es el tema financiero, puesto que no otorga el recurso suficiente para estas cubran  sus funciones, a pesar de que es precisamente el Estado el obligado a brindar educación a través de esas instituciones.

Asimismo, afirmó que no solamente la Federación o Gobierno estatal violan la autonomía universitaria, pues también lo hace el Poder Legislativo, al grado de que “constantemente se quiere entrometer en cuestiones financieras, laborales e incluso académicas”.

Muestra de ello es la postura que han emitido legisladores federales, José Isabel Trejo y Tomás Torres, diciendo lo que hay qué hacer para resolver el problema de la UAZ, en lugar de esperar que la comunidad universitaria, en su condición autónoma, defina cómo se atenderá el problema.

Sobre la sugerencia de esos legisladores federales de trastocar los contratos colectivos “sin lesionar los derechos ya adquiridos”, Domínguez Garay puntualizó que ellos no desconocen por completo la Universidad, puesto que los contratos ya fueron modificados varias ocasiones. Es decir, “no tienen idea y sólo quieren protagonizar y resolver algo que no es responsabilidad de ellos”.

Cuestionó al actual diputado local, Alfredo Femat Bañuelos, por haber convocado a una conferencia de prensa en las instalaciones del Congreso del estado para dar a conocer una propuesta de atención a la problemática universitaria.

Desde su punto de vista, “esa también es violación a la autonomía. Una cosa es que uno sea universitario y que trate de ayudar a la Universidad y otra cosa es que utilice el rol que estoy jugando para hacer uso de la Universidad y buscar un botín importante porque ahí vienen procesos electorales”.

Asimismo, Jesús Manuel Díaz Casas expuso que los programas y planes de trabajo de la administración de la Universidad deben realizarse con una rigurosa planeación, a partir del análisis de los problemas sociales y económicos, y así definir acuerdos y soluciones sobre una posible reforma universitaria.

“Es menester impostergable que esos acuerdos sean enriquecidos permanentemente por todos los universitarios. Así, partiendo de una auténtica planeación de desarrollo institucional, se actualicen los programas para dar a los educandos los instrumentos del saber necesarios para mejorar las condiciones de bienestar”.

Señaló que un foro como el realizado ayer en la Unidad Académica de Derecho, con la participación de algunos ex rectores, debió ser convocado por el Consejo Universitario, porque después de los últimos acuerdos para actualizar la Universidad, luego de varios años, existen desajustes en el quehacer institucional.

Díaz Casas manifestó la necesidad de estar en una continua reforma universitaria, entendida como la reorientación y fortalecimiento de las instituciones ahora vigentes, la creación de nuevas opciones para cumplir con su deber histórico, y fortalecer el cambio democrático en sus órganos de gobierno.

Por su parte, Jorge Eduardo Hiriartt Estrada recomendó la creación de una instancia formada por ex rectores y universitarios “sin la tentación del poder”, para analizar ideas y propuestas orientadas al desarrollo de la Universidad.

Manifestó que la UAZ, como institución al servicio de la sociedad, debe ser ajena a los vaivenes de la vida política partidaria, es decir, evitar ser identificada con algún partido político ni estar al servicio de algún grupo de poder formal o fáctico.

“Los universitarios tenemos la obligación legal y ética de preservar a nuestra institución de la contaminación política partidaria. Esto no significa que en la academia y en los espacios de discusión se analicen y discutan las posturas partidarias y los eventos políticos locales, nacionales e internacionales”, indicó.

Propuso que la UAZ tenga un plan de desarrollo institucional elaborado por los propios universitarios en uso de su autonomía, mediante el cual se planifique racionalmente su crecimiento a mediano y largo plazo, así como sus actividades sustantivas a 30, 40 y 50 años, considerando los requerimientos de los profesionistas que en el futuro serán necesarios.

Con base en ese documento, dijo Hiriartt Estrada, se determinarán las bases para el crecimiento de la planta docente y trabajadores, la cual es una de las causas de la crisis financiera de la UAZ.

Por último, lamentó que la elección del Rector y demás autoridades reproduzca las mismas prácticas ilegales que se realizan en la política oficial, tales como el clientelismo, el corporativismo, la compra de votos, entre otras.

Francisco Flores Sandoval manifestó que resolver el problema de la UAZ será difícil si los universitarios no entienden lo que sucede en el país. Los contratos colectivos, dijo, son rescatables, pero hay la necesidad de ser proactivos puesto que las crisis financieras en la institución son constantes debido al crecimiento propio de la matrícula.

En ese sentido, dijo que el país invierte en la educación universitaria cientos de miles de pesos por individuo, pero resulta en un gasto errático porque los egresados no encuentran trabajo en el mercado laboral.

En consecuencia, “la planeación universitaria en todos los niveles es necesaria para una vida institucional que responda eficientemente a las necesidades de formación profesional ante lo vigente y lo emergente, más aún, ante la globalización que se vive plenamente en nuestro país”.

Por el contrario, señaló que en la UAZ no están enterados de lo que implica una planeación universitaria y está en duda si haya existido en los momentos en que hubo un mayor crecimiento. Por tanto, “es el momento de mirar hacia adentro, de planear lo que debemos hacer los universitarios”.

Por último, Flores Sandoval indicó la necesidad de una reforma universitaria en el rubro académico y administrativo, puesto que hay instancias universitarias que se crearon sin haber existido un ejercicio de planeación serio y sin ser avalados por el Consejo Universitario.

En representación de Alfredo Femat Bañuelos, acudió Jesús Octavio Enríquez Rivera, quien aseguró que la normatividad vigente en la Máxima Casa de Estudios debe ser revisada, pues es violada por rectores y directores.

Dijo también que la oferta educativa de la Universidad es obsoleta y en muchas áreas ya no se responde a las necesidades del entorno social y productivo, por lo cual recomendó reorientar y diversificar la oferta educativa.

También sugirió evaluar los servicios que ofrece la UAZ, a fin de definir formas alternativas de financiamiento “concertado con las instancias estatales correspondientes así como la SEP, ISSSTE y otras entidades obligadas”, además de normalizar el funcionamiento de todas las instancias colegiadas y recuperar la práctica de la planeación integral.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70