El Derecho a la información

El Derecho a la información

La UNAM dio a conocer el 15 de agosto de 2012, el método para detectar contaminantes en la sangre de recién nacidos en el país, mismo debería haber arrojado resultados, a menos de dos años de que se supo de ello.

El dar seguimiento a informaciones como esta no está de más, sobre todo cuando son necesarias noticias buenas para la población de escasos recursos que viven en zonas paupérrimas. Zacatecas no es la excepción. Y veremos porqué.

Un dato incuestionable es que en las inmediaciones de las ladrilleras los índices de contaminación producen casos de hipotiroidismo y fenilcetonuria, padecimientos manifestados tardíamente, causa de retraso mental, epilepsia, ceguera y otros trastornos graves.

Según un diagnóstico nacional del sector ladrillero -versión 2012-, Zacatecas tiene en su territorio 315 ladrilleras con 1, 151 hornos que consumen  en promedio 200 mil toneladas de diferentes combustibles. Estos son: Leña, 83 mil 894 toneladas al mes; madera: 44 mil 984 toneladas al mes; llantas: 35 mil  toneladas al mes; nopal: 5 mil 500 toneladas al mes y “garras” (ropa): 8 mil 400 toneladas al mes, y 8,000 toneladas al mes de otros combustibles.

Sergio López Obregón, de la Facultad de Química de la UNAM, sostiene que se debe buscar la “determinación de presencia de hidrocarburos aromáticos polinucleares en la sangre, con la finalidad de usarla en el tamiz neonatal.

“El tamiz neonatal es el estudio preventivo aplicado para detectar, desde el nacimiento”, casos como los arriba citados.

El estudioso sostiene que si se logra la detección antes del daño orgánico, se podría tener “un tratamiento oportuno”.

Dejemos al químico Robles Obregón explicar: “El examen se realiza a los recién nacidos y consiste en analizar la sangre extraída del cordón umbilical o del talón para encontrar factores de alteración que indiquen trastornos metabólicos que deben corroborarse a través de otros estudios”.

Con asesoría de Francisco Rojo Callejas, del departamento de Química de la Facultad de Química de la UNAM, el universitario explica que el objetivo de la investigación es desarrollar un método analítico rápido, económico, confiable y preciso para identificar y cuantificar los contaminantes en la prueba.

Más todavía de Robles Obregón para no dejar dudas de por qué Zacatecas debe parar antenas y lograr los arreglos necesarios para trabajar en esta vía y rápido para evitar padecimientos en nuestros niños, de las zonas pobres que son donde se ubican las ladrilleras, precisa:

“Se aplicaría sobre todo en zonas del país con fábricas de ladrillos, pues así se registran los mayores índices de contaminación por hidrocarburos aromáticos polinucleares. Tiene por finalidad detectar tempranamente estos compuestos mediante un método rápido y eficiente para garantizar un diagnóstico oportuno”.

Rojo Calleja hizo hacer en tiempos de marras, que a través de un convenio con el instituto Nacional de Pediatría (INP) se provechan los remanentes de pruebas aplicadas para lograr un mejor control de la exposición temprana.

Personas expuestas a procesos de combustión incompleta, causado por hornos poco eficientes como los de las ladrilleras, motores de automóviles sin mantenimiento y humo del cigarro, corren el riesgo de inhalar partículas de hidrocarburos aromáticos polinucleares, compuestos mutagénicos y carcinógenos, explicó Robles Obregón.

En la entidad ya se ha iniciado proyectos en este sentido por parte del gobierno estatal, concretamente la Secretaría del Agua y Medio Ambiente (SAMA) anunciados en noviembre de 2013. El problema no es reciente; las medidas anunciadas, sí. Claro que no es mezquino reconocer los esfuerzos iniciados para evitar la contaminación. Convendría dar el estirón e involucrar a los Servicios Coordinados de Salud y demás instancias que tengan que ver con la medicina preventiva y curativa. Vamos, de un jalón, inviten a la iniciativa privada.

Al parecer hay conciencia ecológica en Gobierno estatal, pues Fabiola Rivera Salinas, titular de la SAMA, dijo el 11 de noviembre de 2013 que “el proyecto de rediseño en el sistema de quemado y elaboración de ladrillo ecológico, el cual disminuirá las emisiones contaminantes y el consumo de agua”. Ergo entonces también pueden atacar el otro frente que es el de la salud de los obreros -no asalariados- dedicados desde hace años a fabril oficio y sus familias, sobre todo los recién nacidos.

Bueno se busque ahorrar agua pues en Zacatecas no la tenemos en abundancia. Solo en tiempos de lluvias atípicas la hay en demasía, porque no encontrar una solución de fondo al tema laboral, ya que “con la aplicación de la medida se busca regularizar a las ladrilleras en los municipios”(La Jornada Zacatecas, 12-11-2013).

Sería prudente, ahora que andamos de obsequiosos, que intentaran algo de manera integral al asunto de las enfermedades arriba señaladas por la UNAM, para que no solo la SAMA, sino que la SEC, la Secretaría de Educación Pública; los servicios coordinados de salud en el Estado, la Secretaría de Salud, el IMSS, la Secretaría del Trabajo, el Instituto Nacional de Pediatría, la UAZ y sus facultades aludidas por el tema, y el Inegi, se dieran a la tarea de saber cuántos niños, niñas, jóvenes, mujeres y hombres fueron y son víctimas de la contaminación de las ladrilleras.

Si son tiempos de transparencia y acceso a la información pública…y de mover a México ¿Valdría la pena diseñar una política pública al respecto o no? ■

 

[email protected]

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70