Las + Recientes

Las cuentas públicas y el control social de los recursos

Las cuentas públicas y el control social de los recursos

La Legislatura ejerce sus facultades de fiscalización de las cuentas de los municipios y los órganos autónomos, pero debemos analizar qué debe ocurrir para que esas cuentas sean realmente ‘públicas’. No contamos con órganos que traduzcan la información que ofrece la contabilidad gubernamental en indicadores claros y que todo mundo entienda para saber qué evaluación se desprende de la revisión de las cuentas. Se nos debe informar sobre la calidad y confiabilidad del sistema de cuentas porque si el ejercicio de revisión de la cuenta pública se limita al envío de información contable a la cámara de diputados y no hay algún formato para que ésta se exponga traducida a la opinión pública en indicadores significativos, se queda en una revisión de oficina que no se convertirá nunca en un mecanismo de utilidad social para mejorar sus procesos de cuenta y gasto de los recursos públicos. Es decir, se debe asumir el principio de publicidad kantiano para la fiscalización de la cuenta pública; y para ello deberíamos contar con un órgano autónomo que haga la traducción de la información para observar la comparación de costos de dimensiones comunes en diferentes municipios, niveles de eficiencia en el ejercicio del gasto; y además, tener una exposición clara de la evaluación de todo el ciclo hacendario completo. En suma, una evaluación del Desempeño de los Gobiernos.

Con ello, los ciudadanos tendríamos claridad sobre la calidad del control de los gastos que realizan cada una de las unidades responsables de ejercer los recursos públicos. Así, no sólo hay una ejercicio contable interno entre los poderes y esotérico para los ciudadanos; sino habría una verdadera evaluación ciudadana del mismo. Existen algunos ejercicios académicos para evaluar las cuentas públicas, pero no bajan a los ciudadanos. Los resultados de mediciones académicas no generan impactos mientras no estén integradas en mecanismos para que sean de uso público.

Los ciudadanos no requerimos matrices de números in-inteligibles, sino saber con precisión si la información de las unidades de ejercicio de recursos está completa o no; qué tan justificados están los gastos; qué tanto están correctos los sistemas de registro de datos; en dónde hay lagunas en la justificación de los datos y cuáles funcionarios son los responsables; de cuántos pasivos se está hablando; si el patrimonio está debidamente contabilizado y qué tanto; y así sucesivamente. En los ejercicios académicos que ofrece el CIDE, en materia de diagnóstico de calidad de contabilidad pública, Zacatecas tiene 3.8 de calificación, por encima de Michoacán que tiene 1.9, y por debajo de Sonora que tiene 7.3. Sin embargo, son diagnósticos que se quedan en los colectivos académicos, y lo que se requiere es un cúmulo de medidas efectivas que abran a la sociedad el ejercicio de evaluación del ejercicio de la cuenta pública. Mecanismos que no evalúen las cuentas cuando todo está consumado, sino que lo hagan cuando aún se puedan remediar  los errores, de tal manera que se convierta en una manera de control de la gestión gubernamental; por ello, debemos aspirar a transitar a una revisión de la contabilidad gubernamental efectiva como mecanismos de control social, y democrático. Ahora no lo es.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70