Las + Recientes

La Batalla de Zacatecas: lo que se ha perdido

La Batalla de Zacatecas: lo que se ha perdido

Cien años y dos días van ya de aquel 23 de junio de 1914 cuando se libró la batalla de Zacatecas, y casualidades de la vida, tocó organizar el festejo por el centenario al grupo político dedicado a desmantelar los logros históricos de la Revolución Mexicana.

Gobierno del Estado presupuestó para tal celebración 480 millones de pesos, de los cuales 300 millones serían para obra pública que “llevarán el sello del centenario” y el resto para los festejos, que tuvo como actividades: concursos de escoltas y bandas de guerra, conciertos de Pepe Aguilar, Vicente Fernández, Fernando de la Mora, Tania Libertad, Eugenia León y Guadalupe Pineda, dos desfiles militares, un espectáculo de pirotecnia, una cabalgata, esculturas en el Centro Histórico, una carrera atlética, la impresión de los boletos de la Lotería Nacional con el tema de la Toma de Zacatecas, homenajes a Pedro Caloca y Beatriz González Ortega y su inhumación en la rotonda de las personas ilustres, la construcción de un arco triunfal (que por cierto costó un millón de pesos, el armatroste de tradición europea ese), un homenaje a Flor Silvestre, un festival del corrido, un gasoducto, la cancelación de un timbre postal conmemorativo a la Toma de Zacatecas, la creación de una moneda de 20 pesos de curso legal emitida por el Banco de México, la inauguración de un mural de Ismael Guardado, la inscripción de las palabras “Centenario de la Batalla de Zacatecas” en el Congreso del estado, una radionovela basada en textos de Paco Ignacio Taibo II, y como evento estrella la escenificación de la Batalla de Zacatecas con más de 3 mil participantes.

Tristemente ni todo el dinero ni todo el festejo hicieron sentir a Enrique Peña Nieto que la Batalla de Zacatecas mereciera un lugar destacado en la historia de México. La batalla en la que murieron aproximadamente siete mil personas, que destruyó buena parte de la ciudad, y que significó el golpe definitivo para el traidor de Victoriano Huerta, fue “tan decisiva como el partido de futbol” (EPN dixit) que ese mismo día de la escenificación jugaba la selección mexicana contra su similar croata por el pase a octavos de final en el mundial de Brasil 2014. “Así honramos a los muertos de nuestra historia: permitiendo que desde el más alto cargo del país se les use como referente para exaltar un negocio televisivo”, decía Pedro Miguel en Facebook.

Por otro lado, organizaciones sociales diversas, y militantes partidistas de oposición, hicieron su propio festejo con una marcha por el centro de la ciudad, en la que, entre otras consignas, cuestionario el despilfarro de 480 millones de pesos para la celebración del centenario por la toma de Zacatecas. También el movimiento #YoSoy132 de Zacatecas hizo lo propio el sábado 21 de junio, cuando realizó una jornada de protestas con el mismo objetivo, en la que fueron reprimidos por policías estatales que robaron una tablet donde se documentaban estos hechos.

Además de la cantidad de recursos, la distribución de los mismos ha sido cuestionada, incluso por los participantes de la celebración; es el caso de Mayela Venegas, quien denuncia a través de redes sociales que luego de su participación en el espectáculo de Plaza de armas del 21 de junio, para el cual ensayó por 21 días tres horas diarias, recibió un pago de 300 pesos, por lo que pregunta cuál fue el destino de los cuatro millones, que según su testimonio se destinaron para tal espectáculo, si la mayoría de lo utilizado fue prestado o donado por los propios participantes u otras instituciones ajenas a la organización.

Y luego de echar la casa por la ventana, como papá orgulloso que presenta en sociedad a su quinceañera, viene la cruda realidad, ¿qué celebramos? ¿Habrán servido el dinero y el tiempo invertido para que los zacatecanos hicieran propias las causas de la Revolución? ¿Queda algo qué celebrar cuando la máxima Maderista de “sufragio efectivo no reelección” se desmorona frente a las iniciativas que pretenden aprobar la reelección y ante la supuesta democracia actual donde los votos se compran, se venden, se pesan, se obligan, se anulan etc, pero no se cuentan?, ¿Qué queda de la lucha zapatista por el reparto agrario, por la tierra y la libertad cuando se legaliza el despojo en beneficio de trasnacionales del sector energético y minero? ¿De aquel ejemplo de Beatriz González Ortega que atendía heridos lo mismo revolucionarios que federales, qué queda  en los tiempos del “se matan entre ellos” y “andaba en malos pasos” con los que se criminaliza a todo aquel que muere en circunstancias violentas para librarse de la investigación? ¿Qué queda de la lucha por eliminar las tiendas de raya si el salario ahora es embargable?

Queda mucho, no entre quienes gastaron 480 millones para celebrar lo que traicionan, pero queda mucho. ■

 

@luciamedinas

[email protected]

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70