Municipios sin diagnóstico ni planeación

Municipios sin diagnóstico ni planeación

Al municipio pretenden reinventarlo cada tres años, pero un mandato es muy poco tiempo para un ejercicio de planeación seria; por ello los políticos que ocupan el cargo de alcaldes no estudian al municipio que gobiernan, porque eso les puede llevar la mitad de su periodo de gobierno, así que optan por hacer algo muy práctico (cuando bien va): investigan los programas federales a los que tienen acceso y escogen aquellos que sean aplicables en su territorio, y punto. Como esos programas ya tienen objetivos y reglas de operación, en el municipio no hay creación de metas propias, sino que sólo se administran de acuerdo a la disponibilidad de recursos. Son gobiernos sin intencionalidad propia, lo que se muestra con claridad al observar sus planes de desarrollo municipal: documentos anodinos, genéricos y sin mínimo rigor. Para cumplir con la ley mandan hacer el Plan de Desarrollo Municipal a alguna agencia o despacho privado, reciben (y pagan) el documento, lo entregan a las oficinas estatales en cuestión y se olvidan de él; por ello, los informes de gobierno no tienen la mínima estructura de evaluación de gestión, sino a lo más, son recuento de actividades y un corte de caja. Mediocridad absoluta pintada de todos los colores partidarios.

Si existiera la voluntad de cambiar las cosas, se diseñaría una nueva Ley Orgánica del Municipio que obligara a los cabildos a emprender ejercicios de planeación estratégica a 15 o 20 años, con estudios de ordenamiento territorial y estructuras ciudadanas que les dieran seguimiento, porque si el mandato de las administraciones municipales es de tres años, debe haber instancias territoriales que garanticen continuidad, lo que significa un cambio en la arquitectura institucional del gobierno municipal.

Sin cambios de la estructura política la planeación para el desarrollo no ocurrirá, y aunque creciera la duración del mandato de estos gobiernos, sería insuficiente. El cambio referido implica la creación de organismos encargados de generar bancos de información de todas las variables del desarrollo del territorio en cuestión, con sus respectivas unidades de análisis y estudios específicos que permitan elaborar estrategias propias basadas en el conocimiento de la realidad natural, social y económica del municipio de que se trate.

Por ello es urgente pensar en una reforma de la Ley Orgánica del Municipio que garantice que los gobiernos locales se ejerzan basados en el conocimiento exhaustivo y riguroso de su realidad. Esto parece una recomendación del sentido común, pero desgraciadamente es necesaria: los gobiernos del tercer nivel son los más improvisados y arbitrarios. Sin un diagnóstico serio no se puede saber con certeza en qué consisten los problemas que creemos tener, y dichos diagnósticos no existen. En suma, es necesaria una reforma cognitiva en la planeación municipal.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70