¿Los perdedores e ignorados de siempre?

¿Los perdedores e ignorados de siempre?

En la Cámara de Diputados se dan trabajos que muchas veces padecen el mal del olvido. Eso no debería ocurrir. Difundirse de manera profusa estos esfuerzos convertidos en acuerdos, minutas, exhortos, entre otros.

La gente debe saberlo, los estudiosos, aunque suene reiterativo pero ellos deberían hacer eco a esto para que haya avances en el andamiaje técnico jurídico y generar normas actualizadas y con visión de Estado.

La Comisión de Asuntos Indígenas aprobó -recientemente- un punto de acuerdo que exhorta al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) a implementar las medidas necesarias para que se obtengan datos que definan a la población indígena, incorporen la variante migrante y se actualicen las cifras con una periodicidad menor a la actual.

Sabemos bien que la falta de cifras nacionales actualizadas impide conocer con exactitud el estado que guardan las lenguas indígenas en México, los datos que se tienen a la fecha son de 2005 y, sin duda, el contexto ya ha cambiado en estos 9 años.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) señala que se encuentran en peligro de desaparición más de la mitad de las 7 mil lenguas del mundo; por ello, desde 1999 ha promovido a nivel internacional la conservación de la diversidad lingüística.

De acuerdo con las cifras del Atlas Unesco de las Lenguas del Mundo en Peligro, 143 de las 364 variantes lingüísticas presentan algún grado de vulnerabilidad, 32 de ellas se encuentran en alto riesgo y 21 en situación crítica.

En cuanto a nuestro país, es uno de los ocho de mayor diversidad cultural, además del español hay 364 variantes de idiomas pertenecientes a 11 familias lingüísticas que hablan 68 pueblos indígenas.

Es necesaria la actualización de datos y cifras oficiales que emite el Inegi, para el diseño y ejecución de políticas públicas, y sería ideal contar con información reciente sobre pueblos indígenas y no dejar pasar más de 5 o 10 años, como ocurre actualmente, para tenerla.

La variabilidad social, económica y política de nuestro país, va modificando las circunstancias y características de la población, por lo que es imperante obtener datos por lo menos cada dos años.

El punto de acuerdo,de la Comisión de marras, exhorta al Inegi a que en el próximo Conteo de Población y Vivienda 2015, se incorporen en el Cuestionario Básico las siguientes preguntas 1.- ¿Habla alguna lengua indígena?, 2.-¿Qué lengua indígena habla?, 3.- ¿Entiende alguna lengua indígena?, 4.- ¿Se considera indígena?, y 5.- ¿Habla también español?

Asimismo, solicita a la Secretaría de Gobernación (Segob) para que informe de las acciones implementadas para dar cumplimiento con lo establecido en el artículo 6 de la Ley General de Derechos Lingüísticos de los Pueblos Indígenas, para asegurar que en los medios de comunicación masiva se difundan la realidad y diversidad lingüística.

Igualmente, que en los tiempos oficiales de medios concesionados, se promuevan las tradiciones y el uso de las lenguas indígenas nacionales, además de que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) produzca material de divulgación científica en esos idiomas.

Los originarios de esta tierra no deben ser nuevamente los perdedores e ignorados de siempre. Nos debe ganar la vergüenza de hombres bien paridos para no dejar escapar esta forma de discriminación. Sólo de contexto baste citar que en Bolivia donde un indígena preside el país, miles de miembros del ejército de ese origen protestaron el pasado jueves por padecer marginación en país donde la mayoría es del color de la tierra.

Esto si en verdad vamos en el rumbo de recuperar el Estado regulador, donde el color de la piel, el credo, la preferencia sexual, la filiación política o actividad laboral sean normalidad y no la excepción que confirme la regla. ■

 

[email protected]

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70