Presentan edición de las obras completas de Severino Salazar, en el teatro Calderón

Presentan edición de las obras completas de Severino Salazar, en el teatro Calderón

■ Distribuyen en 11 volúmenes las novelas, cuentos, relatos, ensayos y artículos del autor

■ Destacan al escritor zacatecano como otro integrante de la llamada literatura del desierto

En el contexto del programa académico del Festival Cultural Zacatecas 2014, fue presentada ayer en el foyer del Teatro Fernando Calderón, la edición de las obras completas de Severino Salazar. Los cuatro volúmenes publicados por Juan Pablo editores, distribuyen en 11 tomos, sus novelas, cuentos, relatos, ensayos y artículos.

Esta edición, se repitió varias veces en la mesa moderada por Lorena Rodríguez Santoyo, directora de la revista del Instituto Zacatecano de Cultura, Áurea, se  realizó gracias “al fanatismo de Alberto Paredes”, poeta, crítico literario y ensayista, amigo de Salazar, quien se hizo presente en esta ocasión desde París, donde se encuentra realizando un trabajo sobre Rubén Darío, mediante un audio, que justo exhibió la cercanía afectiva entre ambos, ya expuesta mediante su obra Pro Severino.

El autor nacido en Tepetongo, Zacatecas en 1947 y muerto en Ciudad de México en el 2005, fue destacado en esta ocasión como integrante de lo que los críticos denominaron en los años 70, literatura del desierto.

Este apartado, definido como postfulfiano, da continuidad literaria a la búsqueda abierta por el autor de Pedro Páramo  en la recreación de un espacio imaginario “pero no en el sentido de no real, sino al revés, de más real que la realidad”, dijo el crítico literario, poeta y prologuista a esta edición, José María Espinoza.

Salazar- agregó- pese a los elogios de la crítica para sus novelas Donde deben estar las catedrales y Desiertos intactos, no tuvo de los lectores la misma aceptación, esto debido –dijo- a la tendencia en ese momento de la literatura mexicana de privilegiar no a la “novela leve, alada, ligera, sino a la narrativa superficial. Estaba demasiado presente la idea de que toda novela tenía que ser Cien años de soledad, no por su calidad, sino por su alcance de público”.

El escritor Gonzalo Lizardo, también prologuista de Severino Salazar a su novela Desiertos intactos, contrastó su obra novelística, a la que calificó de melancólica, con el humor de sus cuentos, y agregó, “me hubiera gustado que el autor cultivara más la comedia”.

En vida dijo, tuvo un breve encuentro con Severino Salazar, y una distinción de su parte al integrarlo, cuando apenas tenía una publicación, a una antología poética que entonces causó polémica, Zacatecas: Cielo cruel, tierra colorada.

 

 

Refirió al cuento Tepetongo en la azotea, y lo ubicó como un simil de la vida de Salazar, en tanto que representa su traslado a Ciudad de México para poder realizarse como escritor y allá, en medio de una ciudad fría y gris,  construir la recreación del ambiente de su terruño mediante su literatura.

En su momento al habla, la directora de Juan Pablos editores, Blanca Sánchez, comentó el proceso para la realización de este proyecto concretado mediante recursos del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y el INBA.

Compartió que antes de que Alberto Paredes se acercara a ella para proponerle esta compilación, no conocía al autor zacatecano y justo la lectura de Tepetongo en la azotea, le hizo pensar en la viabilidad de esta edición, que además diera a conocer más ampliamente a este autor.

Entre los asistentes ayer, se encontraba en representación de la familia del autor, su hermana Eloisa Salazar.

Expuso que el autor estaría conmovido con esta edición. Y agradeció tanto a la casa editora como a Alberto Paredes a nombre de su madre, en este momento de 87 años, “porque le preocupaba mucho no ver publicada la obra completa”.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70