Día Internacional de la Madre Tierra

Día Internacional de la Madre Tierra
  • Futuro Sostenible

La Madre Tierra, representa más allá de una visión romántica, el único hogar común que compartimos los seres humanos; es además, la única posibilidad de evolución que tenemos como especie, también constituye el lugar donde convergen un amplio bagaje de maravillas insospechadas, algunas descubiertas y otras más, afortunadamente fuera de nuestro alcance. La Tierra es un conjunto de fenómenos y leyes naturales en donde el hombre ha encontrado su origen y construye a diario su final. Es el sitio en donde la fuerza económicamente dominante se cree intocable y poderosa, a tal grado que su inconciencia, lo lleva a pensar que puede dominar a la naturaleza y buscar nuevos mundos para continuar su irracional depredación en el universo, verbigracia el planeta HD85512b, ubicado a 36 años luz de nuestro planeta. La Madre Tierra, Gaia o Pachamama, es fiel testigo de la destrucción que ha impulsado el hombre desde su aparición, somos una especie que depreda, que se extermina a sí mismo a través de guerras justificadas con diversas banderas e ideologías, algunas de ellas, tan absurdas que rayan en la locura más infame, el pretexto puede ser cualquiera pero el fin siempre es el mismo. En aras del progreso, hemos saqueado y agotado los recursos naturales, somos tan estúpidos que ensuciamos con drenajes los lagos y ríos que desembocan en el mar, este último, advierte grandes islas construidas de basura y desechos que no han encontrado otro fin el agua. Exterminamos especies, quemamos bosques, ampliamos los desiertos y agotamos los recursos hídricos que abastecen a sedientas empresas lecheras o cerveceras que aprovechan la apatía e ignorancia ciudadana aunada a los vacíos legales que facilitan tales dones. Somos tan infames que hemos hecho un agujero enorme en nuestro techo, permitiendo que el Sol vulnere los ecosistemas y cambien el clima de manera irreversible, lo cual pone en riesgo la permanencia misma de la humanidad y, lo peor, seguimos haciéndolo bajo la complicidad de muchas autoridades que hasta hoy, no contemplan una sólida política ambiental de mitigación o adaptación al cambio climático. Hemos llegado a desdeñar las múltiples llamadas a nuestra conciencia en el ámbito internacional como son las cumbres de Estocolmo de 1972, la de Río de Janeiro de 1992, la de Johannesburgo de 2002 y la Cumbre Río+20 con la que se cumplieron 40 años de insistencia a los iodos sordos de los países industriales que se niegan a creer en el caos ambiental que generan en perjuicio de los más pobres y vulnerables, violando de esta forma, sus derechos humanos fundamentales. En este contexto, la ONU en su resolución 63/278, aprobada por la Asamblea General el 22 de abril de 2009, decidió establecer el Día Internacional de la Madre Tierra, por lo cual, se reconoce que la Tierra y sus ecosistemas son nuestro hogar, por lo que para alcanzar un justo equilibrio entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras, es necesario promover la armonía con la naturaleza y la Tierra. Para este 2014, el tema central de las celebraciones fueron las ciudades verdes y se pretendió movilizar a millones de personas en todo el mundo para lograr un ambiente saludable y sostenible, cosa que no se cumplió, incluso en muchos países la fecha pasa desapercibida, se sigue contaminando, depredando y dañando nuestro hogar común. Lo rescatable fue la difusión de que en la actualidad, más de la mitad de la población mundial vive en las ciudades, por lo que conforme la población urbana crece y los efectos del cambio climático empeoran, por lo cual, se amerita una transformación urgente de nuestras ciudades, mediante la inversión en energías renovables y en eficiencia energética. Es importante destacar que la ciudadanía debe darse a la tarea de exigir a las autoridades, una nueva era de ciudades verdes, aunque la tendencia gubernamental, es precisamente lo contrario: ciudades grises de asfalto y contaminación. La idea insostenible de muchos gobiernos, los ha llevado a contribuir enormemente al cambio climático, pues tumban las escasas áreas verdes y colocan amplias planchas de concreto, peor aún, han cometido el error de colocar pasto sintético y en el futuro, tal vez, reforesten con árboles de navidad. Finalmente, la campaña mundial de las ciudades verdes, espera obtener resultados en los próximos dos años, por lo que desde nuestra trinchera, debemos incidir con las autoridades del sector ambiental en la recuperación de nuestro entorno verde. Ojalá. ■

 

*Representante de Zacatecas ante el

Consejo Consultivo Nacional para el Desarrollo Sustentable

[email protected]

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70