Un rockcito para todos los roles / Músicos zacatecanos destacados

Un rockcito para todos los roles / Músicos zacatecanos destacados

Un aspecto que ha bloqueado el desarrollo del rock zacatecano es la falta de interés de las autoridades para hacer reconocimientos a los artistas del pueblo, oriundos de la noble y leal ciudad de los zacatecas. Pocos o casi nadie se acuerda que Zacatecas ha parido a grandes músicos que han destacado a nivel nacional o internacional como parte integral de las mejores agrupaciones desde el surgimiento del rocanrol; así, a finales de los 50, ya el fresnillense Beto Díaz había grabado sus primeras piezas, Palillos chinos y Chahuahua, y La Orquesta de la Provincia, como se llamó posteriormente, fue una de las más solicitadas a lo largo y ancho de nuestro país.

Contraportada del disco ‘long play’ de Fórmula Uno
Contraportada del disco ‘long play’ de Fórmula Uno jornada zacatecas

Los Hermanos Macías, Armando y Javier, desde el 66, se establecieron en el Distrito Federal y grabaron una decena de discos de larga duración con los Indios Tarahumaras. Cayetano Pérez Vega, otro zacatecano nacido en 1930 en Jerez, se trasladó a la capital del estado para estudiar saxofón cuando apenas contaba con 15 años de edad; en 1960, formó la Kay Pérez Orquesta, además de tocar con el grupo rocanrolero Los Electrónicos. Roberto Borda Díaz “El Gallo” también logró figurar con los Shouters y cuando se estableció en la Ciudad de México, obtuvo una inmejorable imagen con la formación de los grupos La Tierra y Súper Gallo. Otra camada de músicos que no ha parado de tocar está conformada por Alfonso Bautista y César Alejandro Solís, quienes provienen de Los Forgets. Pedro Roja Cuéllar, con los Golden Beats, intentaron colocarse en el circuito que a mediados de los 60 concretó un movimiento más sólido con la aparición de nuevas agrupaciones. En Guadalupe, el profesor Brígido Martínez Alvarado, Tacho Peralta, Jesús Espino y Héctor de la Torre aún andan en la brega y es un placer escucharlos y ver que al término de sus actuaciones, el público pide otra y otra más para disfrutar del buen viejo rocanrol. Juan de Dios Rodríguez, dándole con todo al rocanrol sesentero con Los Confidentes del Rock.

Uno de los pioneros guadalupenses, Jesús Espino
Uno de los pioneros guadalupenses, Jesús Espino jornada zacatecas
El gran bajista guadalupense ‘Tacho’ Peralta, otro de los pioneros
El gran bajista guadalupense ‘Tacho’ Peralta, otro de los pioneros jornada zacatecas
Héctor de la Torre, armonía con los Tick’s, claro, de Guadalupe
Héctor de la Torre, armonía con los Tick’s, claro, de Guadalupe jornada zacatecas
Claro, de los pioneros del rocanrol guadalupense, el profesor Brígido Martínez Alvarado
Claro, de los pioneros del rocanrol guadalupense, el profesor Brígido Martínez Alvarado jornada zacatecas

Otros más roqueros como Mata y “El Merques” se quedaron a residir en los lugares donde han trabajado desde el rompimiento de la mejor banda zacatecana de rock con metales, La Séptima Galaxia. “El Merques” respiró profundamente cuando le recordé aquellos tiempos setenteros, cuando alternaban con lo mejor del circuito nacional, incluyendo a los grandes del rock nacional, Three Souls in my Mind, Bátiz, Enigma, Tequila, Búffalo o La Banda Santa Fe, José Antonio Mata en el trombón y Manuel Cervantes Mascorro “El Merques” en la trompeta, agregando que continúa en la música, ahora en la composición, la producción y la ejecución en Cancún, donde reside en la actualidad.

En 1973 se presentó en esta ciudad una banda llamada Trailer, donde tocaba la batería un músico zacatecano que luego sería el baterista de la famosa banda Goliath, con la que grabó un disco de larga duración; efectivamente, se trata de otro de los Macías, Carlos, quien actualmente toca jazz en la ciudad de Nueva York con bastante éxito. Empero, los más destacados músicos de rock nacidos en Zacatecas –ahora son grandes personajes con enorme reconocimiento en otras latitudes– han pasado desapercibidos por la mayoría de la gente hasta que se enteran de su formación; pocas personas saben de ellos y su trayectoria, que aunque desde pequeños emigraron a otros estados, no nos olvidamos de su origen y desde aquí hacemos un reconocimiento a estos dos excelentes músicos que desde temprana edad dejaron la patria chica para establecerse en otras ciudades. Leyendo y admirando el libro Retratos del rock mexicano, de Fernando Aceves, me enteré de un dato importante.

Alberto “El Pájaro” Isordia nació en Juchipila, Zacatecas, en 1944.

“Zacatecas! Juchipila! Me da gusto pero… ¿cómo supiste? Digo, todos piensan que soy tijuano de nacimiento, a veces hasta yo mismo, porque llegué aquí a dos años de edad, saludos y mucho Rock!”

“Da gusto saber de alguien de Zacatecas, aunque yo nada más nací allí y después visité brevemente a la edad de seis años, no puedo decir que conozco pero un día de estos me doy una vuelta”.

Love Army y División del Norte, bandas donde participaron Alberto “El Pájaro” Isordia y 'Pepe' Ramos
Love Army y División del Norte, bandas donde participaron Alberto “El Pájaro” Isordia y ‘Pepe’ Ramos jornada zacatecas

A mediados de los 60, en 1965 concretamente, Alberto formaba parte de Los Tijuana Five, donde destacaba por sus interpretaciones a piezas clásicas de esa época, con un sentimiento muy particular, cuando cantaba las composiciones de Beatles, Animals, Lovin Spoonful, Count Five y otros, especialmente la gran voz que despliega en la rola Sueños de California, de las viejas generaciones de músico que ponían todo su empeño en interpretar a los establecidos. Alberto “El Pájaro” Isordia, en las vocales, y Lupillo Barajas, en la guitarra, hacían una tremenda mancuerna; la cercanía con USA los proveyó de una motivación especial que, con la inquietud propia, la forma tan precisa de tocar a los originales y el medio en que se desarrollaron, los colocó como uno de los mejores en el circuito de Tijuana donde se había desarrollado hasta 1968, año en que se desintegraron para dar paso a la formación de otra banda llamada Love Army, compuesta por Alberto Isordia, Salvador Martínez, Jaime Valle, Fernando Vahauks, Ernesto Hernández, Mario Rojas y Enrique Sida. En 1971 estaban sonando duro en la radio con Caminata cerebral; por todos lados se escuchaba… “Oye Cristo no regreses, no te vayan a rapar, en la era del acuario nadie te entenderá, sindicatos y patrones me han bajado la moral, si me dejo, los calzones también me van a bajar”, y que los bajan aunque con la censura. Estaban incluidos para tocar en Avándaro, pero un accidente automovilístico los dejó varados en la Ciudad de México  y ya no fue posible transitar hacia Valle de Bravo. Grabaron las rolas Caminata cerebral, Tu tiempo llegará, Ser libre y sus respectivas en inglés para la Compañía Cisne y Di por qué, Tal vez, Tú eres mi amor y Mañana, para Orfeón, las cuales fueron incluidas en el larga duración Rock en Avándaro, acoplado con La Fachada de Piedra, Soul Masters y Free Minds. Luego vino un sencillo con Mi adoración era verte y Dulce entrega, para concluir una etapa de máxima creación con el long play Viaje fantástico con el grupo Sacrosaurio, en 1974, un verdadero viaje sicodélico lleno de nostalgia por la vida, la naturaleza, los sentimientos y la convivencia.

 

Viaje fantástico. Sacrosaurio

Seguir al sol, Giselle, Vida, Amor libre, Ven a verme, No pudo ser, La isla, Viaje fantástico, A donde tú vayas y Raga. Alberto Isordia, voz, guitarras, armónica y percusiones; Julio Vigueras, batería; Rogelio de la Rosa, bajo; Raúl Martínez, batería, Gabriel Alonso, guitarras, sintetizador y teclados; Juan Terán, guitarra española; Norma, Erick, Óscar y Rubí Valdez, en coros.

Después vino una etapa de esparcimiento en plena música disco y le anduvo dando con Kristal, luego como solista y después un receso por allá en San Diego, y de regreso, con unas piezas de corte acá rítmicas, reggae y esas ondas con líricas muy interesantes. “El Pájaro” no duerme en sus laureles.

 

Pepe Ramos, trompetista de la legendaria División del Norte.

Otro de los mejores músicos mexicanos. Nació en Concepción del Oro, Zacatecas. (Información rescatada de un recorte de periódico El Mañana, de Reynosa, Tamaulipas, encontrado por casualidad en esa entidad). Desde niño, incursionó en la música destacando su participación en los 60 con infinidad de mariachis: en Tampico, con Los Gavilanes; en Matamoros, con Mariachi Juvenil Tamaulipeco, y en Puebla, con Mariachi Puebla y Metepec.

En 1968 estuvo trabajando en la plaza Garibaldi en la Ciudad de México, regresando a Reynosa para perfeccionarse bajo la enseñanza de su padre.

En 1970 formó parte de la banda de rock concierto La División del Norte, grabando un disco sencillo con el cual fueron invitados como representantes de la franja norte del país al Festival Internacional de Rock en Avándaro en Valle de Bravo, siendo una de las agrupaciones más importantes del evento, por su nivel musical, teniendo una proyección a escala nacional.

En 1974 contrajo matrimonio; ese mismo año reanudó sus estudios a un mejor nivel en el Conservatorio Nacional de Música.

Formó parte de orquestas como la de Chucho Rodríguez, Ismael Díaz, Gamboa Ceballos y Leo Acosta, así como de los mariachis México 70, Los Monarcas -creadores de la internacionalmente conocida La Bikina-, Perla de Occidente, y acompañó a un sinfín de artistas de primera línea, tales como Vicente Fernández, Juan Gabriel, Verónica Castro, Paco Michel, Ángel Infante, Irma Dorantes, Libertad Lamarque y Pedro Vargas.

De regreso a Reynosa ha desarrollado múltiples facetas dentro de la música; indiscutiblemente, un gran personaje con enorme don de gentes. Mi reconocimiento para este insistente y batallador músico mexicano.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70