Despedida, inquietud, perspectiva

Despedida, inquietud, perspectiva

El viernes partió Gabriel García Márquez. Si partió antes, al referirse él mismo, a su memoria, para su genio y su ingenio, eso era irrelevante. La edad avanza y nadie escapa a riesgos, cuya concreción es aleatoria en cuanto a fortaleza individual o forma de vida. Relevante en Gabriel García Márquez fue su amorosa dedicación al trabajo de escribir. Esplendoroso ejercicio para él, dedicado a crear o recrear universos, desde la cotidianidad. En Zacatecas, suman miles sus lectores o seguidores, presentes o ausentes. El licenciado Roberto F. Almanza, su lector y seguidor, hacía la paráfrasis de Zacatecas con Macondo, para mejor entender la localidad propia: Zacatecas, nuestro Macondo. El licenciado Almanza partió antes que García Márquez y nuestro Macondo sigue, manifiesto una vez más en Jerez, a través de una legendaria costumbre que, lejos de la Suave Patria, la describe Milán Kundera: una fiesta multitudinaria, plena de jinetes, en este caso, vestidos de charro y de mujeres que pasean su garbo y alegría sobre carretones adornados con ramas de árboles.

Ese desfile es el escaparate tradicional para la manifestación política. Una marejada, donde van y vienen, carretas y jinetes. En ellas, lucen las mujeres y los hombres a caballo, vestidos de charro. Las manos de los jinetes, sujetan las riendas y ese día, término del luto y fiesta de la Gloria, también una botella de mezcal o de cerveza. El humor ofrece variadas locuras o espectáculos. No todo es alegría, un año anterior, uno de los jinetes vestidos de charro, baleó a su caballo, por quién sabe, qué motivo. Y el sábado anterior, un jinete, medio vestido de charro, iba a pie y tiraba de una soga, para  forzar a su caballo a seguirlo, aunque el animal tenía una pata rota. Cuando el jinete, con torpeza, intentó montarlo, el público, en la banqueta, gritó: ¡No lo montes, tiene la pata rota! El jinete, a pie, siguió su marcha, tirando de la soga.

Con todo, ¿desde ayer, despuntan los signos de una sucesión, iniciada con el cuarto año de gobierno? ¿Qué partido levantará, a qué personaje? ¿Ya se tramó su campaña y el futuro político inmediato? ¿Y el caballo, atendieron su lesión o lo mataron? En uno u otro ámbito, la adrenalina actúa, lo demás, son circunstancias. En el caso del caballo lesionado, no hay por qué mostrar en público una mala educación que atenta contra las mismas reglas de la charrería; lamentable, si el objetivo del jinete fuera la política.

A nivel nacional, la belicosidad campea. La tensión crece y nada halagüeño se mira el futuro inmediato. La violencia brota en Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Chiapas u otros estados, la violencia no cede. Hay gente que muere por distintas formas de violencia. Los motivos van desde problemas de tierras, a grados de dominio. Algo inédito, parece alcanzarnos como sociedad y país. No se sabe si en México ya opera el novedoso experimento del imperio: la guerra permanente, que en otros lados sustituye a los golpes de Estado, según Zibechi.

¿Cómo sería aquí? Se trataría de romper “el tejido social atizando prolongados conflictos internos, con el objetivo de dejar sociedades exhaustas, divididas e incapaces de autogestionar sus asuntos.” “Modo de romper naciones en el periodo de acumulación por desposesión (David Harvey) y de la cuarta guerra mundial (subcomandante Marcos), por la apropiación de los bienes comunes y la destrucción de la vida.”

“Ante este panorama los movimientos no pueden contar con la protección del Estado, al haber sido neutralizado por la presión de las multinacionales y el imperialismo, o bien por apoyar con convicción sus estrategias. Debemos pensar, por lo tanto, en la necesidad de crear y multiplicar espacios, conciencia y organización para la defensa comunitaria.”

Conclusión: A organizarse y fortalecerse desde abajo. En Zacatecas, la gente sabe cómo hacerlo. Cómo lograr posesionarse y posicionarse para enfrentar las amenazas. Cerrar la paradoja: Por eso las autoridades se obligan a no abandonarla a su suerte. O dejarán de serlo. Las actuales luchas por las comunicaciones, por el suelo, por el agua, la comida  y la energía, son parte de eso. Y si no, ¿por qué la lucha contra el hambre? Que convierte en un asunto de futuro, la negociación de la selectividad del programa y el estricto cumplimiento, sólo para subsistir: los de abajo y los de arriba.

Monterrey, enero del 1971, se propuso, discutió y decidió en asamblea, casi nacional universitaria, marchar el 10 de junio en la ciudad de México, para mostrar que el Movimiento Estudiantil gozaba de buena salud, al triunfo del movimiento estudiantil iniciado al aprobar la Legislatura de Nuevo León una Ley Orgánica para la UANL, distinta a la entregada el anterior período de sesiones por Eduardo González, a nombre de la comunidad universitaria, líder estudiantil de la Escuela de Economía ya fallecido, el otro era el doctor Arturo Huerta, hoy en la UNAM. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70