Sucesos extraordinarios

Sucesos extraordinarios

Estudié  literatura  por el gusto  de leer.  Quizá  tal confesión  se defina  como la más certera perogrullada  que  he  podido  proferir  en  mucho  tiempo,  pero  tengo  sobrados  motivos  para evidenciar  que  este  aparente  improperio  no  lo  es  del  todo en  mi  caso  tiene  sentido  porque adentrarme  en  los  libros  de  ficción  me  congració  por  partida  doble:  le  dio  una  vocación  a  la actividad  profesional  que llevo  a  cabo  hasta  el día de hoy  y relegó  de  mi  presencia  el  carácter ordinario  de  las  cosas.  Pese  a ser  un  lector  bastante  tardío —la primera  novela  la  asimilé  a  la vetusta  edad  de  los  dieciséis  años—,  lerdo  al principio  aunque  la  perseverancia  intervino  a  mi favor,  la  vida  depararía  para  un  servidor  sinfines  de  sorpresas  que,  como  maravillosas revelaciones,  son  dignas  de  traducirse  a  un  lenguaje  menos  soez  del  que  se  acostumbracotidianamente. Sin duda, las artes literarias han cambiado la existencia de más de uno, relevandoaquella función del faro de luz que se abre paso entre las tinieblas en la perpleja inmensidad del mar. Sin  embargo,  ¿qué  proporción  de  ese  corpus  del  arte  es  mero  espejismo  de  una  realidad inevitable que sólo es posible a través de éste? ¿Cuánta ficción contiene la travesía del boomerang lanzado  por el Quijote que cabalga otra vuelta luego de una animadversión del mundillo editorial de su época?

Existe un misterioso imbricado que, en instantes especiales, trastoca el punto de inicio a un grado  que  confunde  cualquier referencia,  evitando  todo  intento  por  enfocar  un  origen  definido,sembrando la duda: cuando los actos se traslapan con el sueño se desprende un  cuestionamiento sobre la verdad y entonces devienen las implicaciones que la posteridad está  dispuesta  a resarcir según el alcance de sus recursos. Uno de tantos remedios consiste en literaturizar la experiencia y así ahuyentar los parentescos que se puedan tener con la citada locura proveniente de La Mancha, dándole un carácter de ilusión  a tal o  cual  entredicho. De  ahí que resulte inexplicable  el porquécada vez que Malinka, mi mujer, lee  alguna novela de Haruki Murakami se  evidencian sucesos extraordinarios que no tienen razón de ser y de los cuales soy testigo, como la activación de los sensores de la alarma que resguarda nuestra casa.

Iniciando por la Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, pasando por Sputnik, mi amor y Al  sur  de  la  frontera,  al  oeste  del  sol,  hasta  hace  apenas  unos  meses,  con  Los  años  deperegrinación  del  chico sin  color, sin  la  necesidad  de  programarla  previamente,  a  las  7:54 se activaba la escandalosa bocina que, por primera vez, me hiciera pegar un brinco de la cama una mañana de domingo. El lunes siguiente volvió a sonar mientras Malinka repasaba uno de los librosde Murakami. Tras volver a desactivarla, recibí una segunda llamada de la empresa de seguridad.

Se había  desprogramado  el  control  principal,  ésa fue  la  primera respuesta,  y  un  técnico  pasaría después para darle mantenimiento. Al término de la revisión, todo estaba en perfectas condiciones y  en  apariencia  no  había  nada  de  qué  preocuparse.  En  aquella  etapa  laboral,  nuestra rutina  era nocturna, trabajábamos hasta la madrugada y se había convertido en un fastidio mitigar la  alerta máxima  que  terminaba  por  ahuyentar  al  reparador  descanso.  Molesto  por  no  encontrar  una solución técnica, exigí la presencia del personal capacitado a la hora precisa en  que la  alarma sesalía  de  control,  a  las  7:54.  Descendió  el  chico  de  la  azotea  y  su  rostro  había  palidecido sobremanera: el susto apenas le dejó hablar. Me relató que un par de cuervos gigantes merodeaban a lo largo del pretil donde estaban apostados los sensores de movimiento. Ésa era la razón por lacual  la  alarma  se  activaba.  ¿Cuervos  gigantes  a  un  intervalo  exacto?  Subí  de  inmediato  paraasegurarme de ello y la azotea estaba desierta.

Cuando ella leía 1Q84, fue contratada para hacer un banco de imágenes de la obra pública concluida  en  diversos  municipios.  Una  jornada  normal  implicaba  tres  o  cuatro  centenares  de kilómetros y tomar camino al alba. Realizado el registro, que le llevaba una hora, continuaba sin perder tiempo y de esa manera cubría dos o tres municipios mientras la luz se lo permitía. En esa ocasión, enfiló rumbo a Río  Grande. Llegó a las nueve y media y tardó menos de lo programado en hacer su  trabajo. Para  las  diez  y  cuarto  ya  había  emprendido  el  trayecto  a  Mazapil.  Pasado  el mediodía, hacía un ajuste en su cámara para regular la exposición que le exigía el duro sol en las proximidades del Pico de Teyra. A la una y media ya había terminado su labor. A escasos minutosde  las  dos,  regresaba  por  el  mismo  camino  y  una  ligera  lluvia  no  tardó  en  intensificarse, consintiendo  una  visibilidad  no  mayor  a  los  quince  metros.  Los  cien  kilómetros  por  hora  delvelocímetro se retomaron en el último trayecto del viaje. Malinka me avisó de su llegada a las tres y media de la tarde. La última foto capturada por su Canon se había tomado a la una y cuarenta. La distancia  de Mazapil  a Zacatecas  consiste  en un recorrido  aproximado  de  cuatro  a  cinco  horas, según  las  condiciones  atmosféricas,  lapso  imposible  de  acortarse  a  una  tercera  parte,  es  decir, cuatrocientos kilómetros en la hora y media en que Malinka releía algunos pasajes de Aomame  yTengo. ■

 

[email protected]

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70