Prevenir el embarazo precoz

Prevenir el embarazo precoz

Si el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef)  estima que en México uno de cada seis nacimientos proviene de mujeres menores de 19 años, en nuestro país se debe buscar establecer como obligación que los padres vigilen que sus hijos adolescentes reciban orientación en salud reproductiva y planificación familiar que el Estado proporcione.

Con el fin de prevenir embarazos no planificados, en correspondencia con los conocimientos, ideología y valores de la familia, para que puedan gozar de una niñez y adolescencia son necesarias adecuaciones a la Ley para la Protección de Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes.

Según estadísticas de la Unicef, 0.06 por ciento de la niñas mexicanas de 12 años ha tenido al menos un hijo, situación que las aleja de la escuela y de una adolescencia y juventud plenas, empujándolas más a la desigualdad y construir hogares disfuncionales.

La diputada advirtió que los embarazos en adolescentes se han convertido en un problema de salud pública, ya que las estadísticas siguen a la alza y, aunque en esta sociedad moderna existe mayor acceso a la información sobre cómo prevenir un embarazo no deseado, hay el tabú de platicar estos temas en familia.

En las encuestas que proporciona el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), se observa que el Estado de Durango cuenta con la tasa más alta de fecundidad en adolescentes de 15 a los 19 años de edad, con 79.56 por ciento, seguido por Chiapas, Guerrero, Chihuahua, Coahuila, Nayarit y Sinaloa.

Es indispensable que la familia se responsabilice de proporcionar la información necesaria, así como platicar de temas salud reproductiva con sus hijos, de las formas de cómo protegerse y de las consecuencias que sus actos del presente reditúan en un futuro.

También la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2012, estimó que en ese año en México vivían 22 millones 804 mil 083 adolescentes. Esta población equivalente a 20.2 por ciento del total de habitantes en el país.

De este total, 50.3 por ciento son hombres y 49.7 por ciento son mujeres; de ellos, 25.5 por ciento de hombres y, en tanto, 23 por ciento de mujeres adolescentes entre 12 y 19 años, ya han iniciado su vida sexual.

En este sentido, del total de las adolescentes sexualmente activas, 14.7 por ciento de los hombres y 33.4 de las mujeres no utilizaron ningún método anticonceptivo en la primera relación sexual.

La referida encuesta demuestra que del total de las adolescentes de 12 a 19 años de edad que tuvieron relaciones sexuales, la mitad (51.9 por ciento) alguna vez ha estado embarazada y 10.7 por ciento lo estaba en el momento de la encuesta.

En 2011, la tasa de fecundidad de las mujeres de 12 a 19 años de edad fue de 37 nacimientos por cada mil mujeres, superior a la observada en el año 2005, para la Ensanut, de 30 nacimientos por cada mil.

Es preciso señalar que el embarazo precoz se da entre el inicio de adolescencia o pubertad-comienzo de la edad fértil-y el final de la adolescencia. En este tenor, la OMS considera como adolescentes a los jóvenes de 10 a 19 años, mientras que la Ley para la Protección de Niñas, Niños y Adolescentes, a quienes tienen entre 12 años cumplidos y 18 años incumplidos.

Una adición pertinente y oportuna a la Ley para la Protección de Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes establecería como obligación de madres, padres y de todas las personas que tengan a su cuidado niñas, niños y adolescentes encargarse de que sus hijos adolescentes puedan recibir la orientación en materia de salud reproductiva y planificación familiar que el Estado proporcione, con base en lo que al efecto establezca la Ley General de Salud. ■

 

[email protected]

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70