Detrás de la Toma: los artesanos en Zacatecas durante la Revolución

Detrás de la Toma: los artesanos en Zacatecas durante la Revolución

Sin lugar a dudas, la llegada del 2014 ha significado para la población zacatecana un año dedicado, en su gran mayoría, a la conmemoración del centenario de la Toma de Zacatecas. Organización de eventos académicos, culturales -y hasta deportivos-, adjudicados a los “festejos del centenario”, abundan en la capital. Como es natural en este tipo de conmemoraciones, los principales actores de aquel enfrentamiento bélico vuelven a ganar la atención del público, Francisco Villa por aquí, Felipe Ángeles por acá, los Federales “más allá”, etc.…

​Gracias a los diarios de guerra que algunos de estos afamados generales –como Felipe Ángeles-escribieron en su momento es que conocemos detalles específicos del acontecimiento, por ejemplo: fecha de llegada de las tropas revolucionarias a Zacatecas, número de efectivos de ambos bandos, puntos estratégicos de combate, número y especificación de armamento y artillería, incluso la hora precisa en que inició el combate final en la ciudad capital aquel 23 de junio de 1914.

​Sin embargo, lejos de los episodios apasionantes que podamos localizar en este tipo de documentos, vale la pena voltear la mirada a ese otro Zacatecas, al Zacatecas, que aún inserto en la época revolucionaria, continuó con su vida cotidiana, con el día a día, a aquellos sectores poblacionales que permitieron que la ciudad continuara en movimiento, a esas personas que, a partir del ejercicio de sus diferentes labores, coadyuvaron a solventar algunas de las necesidades que la sociedad zacatecana tenía aún en tiempos de inestabilidad, por ejemplo: los artesanos.

¿Qué tipo de oficios artesanales se desempeñaban en la ciudad durante la época revolucionaria? ¿Qué oficios eran demandados y/o necesarios en una sociedad que atravesaba por aquel período de inestabilidad social y política? Desde finales del siglo 18 la situación del artesanado en México no fue en lo absoluto favorable para este sector social/laboral. Con la aprobación en España, por las Cortes de Cádiz en 1812, de la libertad de oficio y la supresión de las ordenanzas gremiales, la estructura de los diferentes oficios artesanales entró en un período de desarticulación total. Los artífices que anteriormente se encontraban agrupados en gremios y manejaban a la perfección todas y cada una de las técnicas de fabricación y elaboración de sus productos, en el período republicano se irán reestructurando en función de la especialización o manejo de alguna técnica concreta de dichos bienes.

Por otra parte, no se debe olvidar el duro golpe que el proceso de “industrialización” propinó al mismo sector artesanal en el país, ya que con el impulso que recibió la manufactura textil durante todo el siglo 19 la identidad del artesano se fue asimilando cada vez más con la del obrero fabril. Ahora los oficios artesanales no eran entendidos desde un organismo institucional, como lo fueron en los gremios, sino que ahora eran concebidos desde la individualidad, a partir de los servicios o productos que ofrecieran a la sociedad.

Ya desde mediados del siglo 19 los artesanos eran agrupados, en gran medida debido a sus usos y costumbres, a partir de las diferentes ramas productivas que existían en la época, por una parte encontramos a los ubicados en el ramo textil (obrajeros, reboceros, boneteros, bordadores, sastres), a los trabajadores del cuero (zapatero, talabartero, cuerdero, cordobanero), los del metal (herrero, hojalatero, fundidor, herrador), de los metales preciosos (platero, joyero, grabador), de la madera (carpintero, sillero, carretonero, sillero), del pan (panadero, pastelero, repostero), etcétera.

Ya en el siglo 20, con el movimiento revolucionario en marcha, la situación no sería diferente, la sociedad continuó demandando los diferentes productos que el artesanado ofrecía en mercados y tiendas. Sólo nos resta preguntarnos: ¿Qué oficios se aglutinaban en este artesanado?

Las actividades artesanales en Zacatecas durante la Revolución Mexicana se encontraban atendiendo 10 ramas productivas o de servicios (madera, cuero, metal, metales preciosos, pan, textil, piedra, cera, barro y fieltro) y estaban distribuidas en 19 oficios (carpinteros, zapateros, albañiles, herreros, panaderos, pasteleros, veleros, hojalateros, barberos, sastres, canteros, plateros, dulceros, aguadores, reposteros, peluqueros, talabarteros, sombrereros y alfareros) que se ejercían y/o practicaban en diferentes puntos de la ciudad.

Dicho lo anterior, concluiremos con una breve reflexión acerca de los festejos del “Centenario” que se encuentra en puerta: la Toma de Zacatecas no fue un acontecimiento aislado y/o independiente, transcurrió en un lugar, fecha y hora específicos sí, pero también sucedió, y convergió,  en un espacio y tiempo de una sociedad específica, de uno y varios sectores sociales que mucho o nada tuvieron que ver con el movimiento armado de la época. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70