Negó Semarnat a Grupo Frisco permiso para abrir nuevo proyecto minero en el semidesierto

Negó Semarnat a Grupo Frisco permiso para  abrir nuevo proyecto minero en el semidesierto

■ No cumplían los requisitos para resguardar algunas áreas naturales protegidas: César Nava

■ La compañía se desistió, pero habló de la posibilidad de volver a presentar su solicitud, señala

En diciembre del año pasado la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) negó el permiso a la empresa Grupo Frisco para abrir una nueva mina en el  semidesierto zacatecano (entre Mazapil y Concepción del Oro), informó el delegado de la dependencia, Julio César Nava, al detallar que no cumplían los requisitos para resguardar algunas áreas naturales protegidas, -aunque no delimitó con precisión el sitio-. Motivo por el cual incluso la misma compañía se desistió, pero habló de la posibilidad de volver a presentar su solicitud.

Dicha acción, aseguró, evidencia que la Secretaría ha sido muy estricta en la aplicación de la norma. De ahí que grupo Frisco por mutuo propio entregó un documento donde se desistió de su intención de abrir una mina e invertir millones de dólares, esto “por su vocación de proteger al medio ambiente”.

“Nosotros no los obligamos, sólo les hicimos notar la posibilidad de plantear sus proyectos de manera diferente para conservar el medio ambiente, a lo cual accedieron”, dijo el funcionario quien enfatizó en que seguramente volverán a meter su solicitud  y la Semarnat tendrá el derecho y la obligación de volverlo a analizar. “Hasta ahorita hemos tenido una excelente relación con la empresa Grupo Frisco”.

Nava de la Riva dijo que sin duda el semidesierto es una zona con fuerte incidencia social y ambiental por los problemas que se han tenido, sin embargo, continúan los intereses “muy cercanos” entre lo ambiental y lo productivo, encabezados por varios grupos mineros.

Es decir, prácticamente en toda la zona del semidesierto existen proyectos mineros, concesiones y proyectos de exploración, los cuales aún no han afectado a los ecosistemas porque son meros análisis, de modo que se realiza un “arduo” trabajo con las empresas, los pobladores, ambientalistas y ejidatarios para estudiar los sitios donde se pretenden instalar.

Se está por tanto en un proceso de planeación acerca de dónde sí y dónde no hay posibilidades de dar concesiones mineras y saber cuáles deben ser declaradas zonas naturales protegidas.

Por muy grandes que crezcan las áreas de carácter productivo, “con seguridad digo, jamás van a sobrepasar 3 por ciento del total que se busca proteger”.

Respecto de algunas zonas que le preocupan a la Semarnat por posibles daños ecológicos, Nava de la Riva dijo que también el semidesierto zacatecano al tener proyectos nuevos de “gran visión y alcance” son inspeccionados. Lo mismo se hace en la sierra de Tlaltenango, Monte Escobedo y la de Morones, donde se buscan los polígonos para ser declarados áreas naturales protegidas. De igual forma partes de Fresnillo, Chalchihuites y Sombrerete.

A decir del delegado, en todos los casos hay condiciones para llegar a acuerdos de orden productivo y ambiental, “sé que sí se puede conciliar entre el interés económico con el social”. Insistió en que la Semarnat pone especial atención a esa zona y no se ha cargado hacia ningún lado. Hasta el momento no se ha identificado un daño ambiental por sí solo, agregó.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70