Una agresión a los trabajadores

Una agresión a los trabajadores

Con el sorpresivo retiro parcial de 30% al subsidio que cubre el Impuesto sobre la renta (ISR) a quienes laboran en las diferentes dependencias de Gobierno del Estado, se aplica un violento golpe bajo a miles de familias, que a partir de la fecha, ven mermados de manera significativa sus ingresos, comprometiendo su capacidad de mantener un nivel de vida decoroso, ante la insensibilidad de la administración que dirige Miguel Alejandro Alonso Reyes.

No es poca cosa, desde el primer día del pasado mes de enero todos los trabajadores del país, incluyendo los que trabajan en todos los niveles de gobierno recibieron un duro golpe al depreciarse el poder adquisitivo de sus salarios en 10%, gracias a la implementación de la Reforma Hacendaria, que se suma a diversos aumentos en artículos de uso cotidiano y alimentos, por lo que otra disminución en cosas de un par de meses repercute gravemente, no sólo en las finanzas de los trabajadores del estado, sino en toda la cadena económica de la que forman parte, afectando a prestadores de servicios diversos, comercios, colegiaturas y más.

De entrada, el ISR que pagamos los mexicanos es muy superior al que pagan los estadunidenses, que para un jefe de familia corresponde a 9% y 10.5% para una persona física soltera (aplicable a los salarios más bajos), en tanto, para nosotros los mexicanos este mismo impuesto es parejo y es de 30% del salario. Ahora, en 2014, con la nueva reforma fiscal este impuesto se incrementó cinco puntos porcentuales en promedio, disminuyendo gradualmente el subsidio que los patrones estaban obligados a aportar, que seguirá decreciendo hasta desaparecer; con lo que los trabajadores llegarán a pagar hasta 30% de su salario en ISR y 32% los salarios más altos.

Es decir, un auxiliar administrativo categoría A, con un sueldo de 5,690 pesos mensuales, se verá afectado en su ingreso en mil 707 pesos, para ganar sólo 3 mil 983 pesos al mes. El patrón (Gobierno del Estado) le pagaba 251.41 pesos, que es lo que correspondía al susidio que recibía del ISR; subsidio que no tendrá ya más en el muy probable caso de que se culmine el retiro total del impuesto, a todas luces injusto y atentatorio a los que menos ganan, con el impacto directo a 8 mil 900 burócratas zacatecanos, e indirecto a decenas de miles.

En medio de las presiones y reclamos de los trabajadores, y del Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Estado, Municipios y Organismos Paraestatales (Sutsemop, )el gobierno priísta del estado, dirigido por Miguel Alonso Reyes sólo concedió un raquítico aumento salarial de 6% y de 19.7 por ciento en el bono de despensa, así como sólo 100 becas para ser repartidas entre los 8 mil 900 trabajadores sindicalizados de Gobierno del Estado, magro logro para un Sutsemop que apenas alcanza para cubrir la inflación registrada durante el año pasado por el Banco de México, se queda corto con la caída de poder adquisitivo de sueldos a principios de año, y de ninguna manera el retiro del subsidio al ISR.

Sin embargo, desde el año anterior hubo un compromiso sindical, de un aumento de 10 por ciento, y con este acuerdo de 6% en salarios, no se resuelven de fondo las necesidades de los trabajadores debido a que el aumento va a ser afectado por el gravamen del Impuesto Sobre la Renta (ISR), perdiendo aún más, poder adquisitivo, por lo que alguien está jugando con los trabajadores y con el sueldo del que dependen sus familias.

Y por otra parte, no es justo, ético ni correcto, que a sabiendas de que habría presiones a causa de la implementación de las reformas fiscales y hacendaria hacia los trabajadores de estados y municipios, Gobierno del Estado de signo priísta, encabezado por Miguel Alonso Reyes, no tuviera la iniciativa ni la sensibilidad de incluir un monto para igualar este subsidio o su equivalente de alguna manera, y así los trabajadores no recibieran el impacto de ver reducido su sueldo de esta manera, impactándoles sorpresivamente hace apenas pocas semanas.

Este gobierno se quiere ver más peñista que Peña Nieto, lastimando en sus bolsillos a los trabajadores y precarizando sus empleos. No tenemos duda que la intención de este régimen priísta de Miguel Alonso, sea de despedir o hacer que renuncien trabajadores, y subcontratar otros sin prestaciones y ganando por honorarios, con contratos que no generen obligaciones, como es el deseo de la camarilla salinista en Los Pinos. Por nuestra parte, haremos lo que esté a nuestro alcance para que los trabajadores no resulten afectados por estas políticas retrogradas y elitistas, de un partido con claras intenciones oligárquicas, tanto en el estado como a nivel federal, la sociedad mexicana, zacatecana y los trabajadores tienen la última palabra. ■

 

*Coordinador de la Comisión Operativa de

Movimiento Ciudadano en Zacatecas

[email protected]

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70