El INE que viene… ¿y las mesas directivas de casilla?

El INE que viene… ¿y las mesas directivas de casilla?

Las mesas directivas de casilla se integran por ciudadanos y funcionan únicamente el día de la jornada electoral, para recibir y contar los votos de los residentes en las secciones electorales que integran cada uno de los 300 distritos electorales del país. Tienen a su cargo respetar y hacer respetar la libre emisión del sufragio, garantizar el secreto del voto y asegurar la autenticidad del escrutinio y cómputo; se integran por un presidente, un secretario, dos escrutadores y tres suplentes generales.

Con la reforma constitucional en materia político electoral, publicada el 10 de febrero de 2014, existe incertidumbre respecto a las modificaciones en el procedimiento de su integración, así como las facultades de que serían dotados estos órganos, que por la naturaleza de su origen y funcionamiento son el sustento real de una elección; ello, por las nuevas tareas que deben efectuarse en las mismas, como por ejemplo, la recepción y cómputo de los votos derivados de una Consulta Popular. Para profundizar el tema, mencionaré una breve remembranza del cómo esta cuerpo colegiado fue solidificándose, hasta ser la gran garante de la transparencia y respeto del sufragio universal, libre, directo y secreto.

En tiempos pasados, el procedimiento de integración no ofrecía grandes garantías: los presidentes y secretarios eran designados por los comités distritales y los escrutadores eran insaculados, de entre las propuestas presentadas por los partidos políticos; en virtud de que no todos tenían posibilidad de presentar listas; en cada proceso electoral era recurrente que se designara a los mismos funcionarios. A la par de la creación del Instituto Federal Electoral, en 1990, esa misma reforma modificó sustantivamente la forma de elegir a quienes recibirían el voto ciudadano; es así que se estableció la insaculación de un 20% de la totalidad del listado nominal de cada sección. Las reformas de 1993 y 1994 proveyeron múltiples garantías al proceso electoral, suficientes para generar confianza en torno a la efectividad del voto; se redujo a un 15% los ciudadanos a insacular y se estableció el sorteo de una letra del alfabeto a  partir de la cual, con base en el apellido paterno, se seleccionará a los funcionarios de los ciudadanos capacitados sin impedimento legal. En la reforma de 1996 se redujo a 10%.

Aun cuando en la elección de 2006 existieron cuestionamientos a la pulcritud de la misma, con señalamientos específicos sobre el desempeño de los funcionarios de casilla, acusándoles de imparciales, no hubo modificaciones al procedimiento de designación de los mismos; sin embargo, sí hubo modificaciones en las reglas de la competencia en 2008, lo que impactó directamente en su funcionamiento, por lo que en la elección de 2009 hubo mayor exigencia para estos ciudadanos ya que se incluyeron nuevos materiales electorales, más precisiones en el llenado de actas y se complejiza la clasificación de votos válidos, tanto para colaciones, como partidos políticos y candidatos. Por lo anterior, además del fenómeno de la influencia A/H1N1, todo indicaba que en 2009, se desalentara la participación de la ciudadanía en la integración de la mesa directiva de casilla, pero no fue así, afortunadamente.

El método de integración, aunque muy complejo y costoso para la autoridad electoral, ha forjado una percepción positiva por parte de la ciudadanía para participar y sentir que su voto es bien contado por ciudadanos como ellos, además de que ha incentivado a los partidos políticos a preparar cada vez más a sus representantes ante casilla. Indudablemente, la doble insaculación disminuye los riesgos de manipulación del proceso, que se sustenta en el azar. Todos los ciudadanos tienen la misma posibilidad de ser seleccionados y en su momento designado funcionario, indistintamente de su origen, ocupación, profesión, sexo y preferencias políticas, es aquí donde el principio de constitucional de imparcialidad cobra vida. Este fue uno de los grandes éxitos del IFE en sus 23 años de existencia, que lo convirtió en un referente de ciudadanía y, a la vez, ha abonado en la apropiación de los derechos y obligaciones de los ciudadanos.

Con la creación del Instituto Nacional Electoral (INE) se abre la posibilidad de modificaciones en este importante procedimiento para los procesos electorales, tanto locales como federales, pues la responsabilidad de su integración y capacitación recae en este nuevo órgano nacional. El impacto podría darse en el número de integrantes, puesto que si el legislador decide que se integre una casilla única para las elecciones coincidentes, seguramente incrementarán los funcionarios en cada casilla; a esto se le suma que serán estos mismos órganos quienes reciban y cuenten los votos que se emitan con motivo de una Consulta Popular. De darse este escenario, surgen nuevas preocupaciones, tales como la capacitación electoral, el dotar de elementos y espacios óptimos para el funcionamiento de las mesas directivas y la correspondiente alineación con el órgano electoral local. ■

 

*Vocal de Capacitación Electoral y Educación Cívica

Junta Local Ejecutiva del INE, Zacatecas

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70