Las + Recientes

Mickey Rooney será recordado como el eterno niño estrella de Hollywood

Mickey Rooney será recordado como el eterno niño estrella de Hollywood

Los Ángeles. Bailó con Judy Garland, se casó con Ava Gardner y participó en más de 250 películas. El actor estadunidense Mickey Rooney, fallecido el domingo a los 93 años, permanecerá como el eterno niño estrella de Hollywood.

Su carrera se extendió a lo largo de 80 años en comedias del cine mudo, musicales con Judy Garland, obras de Shakespeare, televisión y Broadway, murió el domingo. Tenía 93 años.

Rooney se encontraba con su familia al momento de su deceso en su casa de North Hollywood, informó Andrew Smith, comandante de la policía de Los Ángeles.

Smith dijo que agentes respondieron a un reporte de muerte pero indicaron que no había nada sospechoso y que él no tenía más detalles. La oficina del forense del condado de Los Ángeles dijo que no era su caso porque Rooney murió de causas naturales.

No se dieron detalles inmediatamente acerca de la muerte de Rooney, quien el mes pasado acudió a una fiesta la noche de entrega de los Oscar.

De baja estatura -medía 1.57 m-, pelirrojo, con la cara redonda, Mickey Rooney nació en Brooklyn, Nueva York, el 23 de septiembre de 1920 con el nombre de Joseph Yule.

Sus padres, Joe Yule y Nell Carter, quienes se separaron rápidamente, eran actores de vodevil itinerantes. Su hijo los acompañó en escena a los 17 meses, vestido con un smoking en miniatura y mordiendo un puro de caucho.

En 1927 se convirtió en estrella del cine mudo con un personaje que se volvió muy popular: Mickey McGuire, cuyo nombre de pila adoptó.

Pero fue con el filme “Andy Hardy”, y sus 14 entregas filmadas entre 1937 y 1944, que se convirtió en ídolo en Estados Unidos.

Luego, tras conocer a Judy Garland en una clase de actuación, apareció con la popular estrella en una cantidad de exitosas películas, incluyendo la serie “Andy Hardy”.

Ochenta años más tarde seguía acumulando créditos en películas y televisión, una trayectoria que probablemente nadie igualará.

“Siempre dijo: no te retires, es mejor que inspires”, dijo en 2008 a The Associated Press. “Hay mucho por hacer”.

Uno de sus papeles más recientes fue en el éxito de taquilla “A night at the museum”, de 2006.

Rooney ganó dos premios Oscar por sus logros personales y entre 1939 y 1942 fue el actor más taquillero de la industria, lo que se interrumpió hasta que se unió al ejército. En el pináculo de su carrera era la encarnación del hombre espectáculo que podía cantar, bailar y hacer bromas, cautivando a millones con su gran sonrisa y su cabellera rubia.

Más tarde ganó un premio Tony y un Emmy por sus actuaciones en Broadway y un programa de televisión, respectivamente.

“De todas las personas con la que he trabajado, para mí, Mickey Rooney es lo más cercano a un genio”, dijo el director Clarence Brown, quien lo dirigió en la cinta “The human comedy”, por la que fue nominado al Oscar.

La vida personal del actor fue tan colorida como sus papeles en el cine. Su primera esposa fue la glamorosa —y más alta que él— Ava Gardner, y luego se casó otras siete veces; de esos matrimonios resultaron 11 hijos, cuatro mujeres y siete hombres.

Pese a divorcios, problemas financieros y periodos de sequía, siempre mantuvo su vigor acostumbrado.

“He ido y venido como una pelota de goma”, dijo en 1979 cuando estelarizó la cinta “The black stallion”, que le valió una nominación al Oscar como mejor actor de reparto, uno de las cuatro que recibió a lo largo de su carrera.

El mismo año fue el estelar, junto con Ann Miller, en una comedia de Broadway llamada “Sugar babies”, que mezclaba el vodevil con el burlesque. Se inauguró en Nueva York en octubre de 1979 y de inmediato se convirtió en la obra favorita en Broadway. Rooney fue nominado al Tony (al igual que Miller) y ganó millones durante las temporadas que estuvo en la obra.

Hasta el final fue un hombre que siempre estaba lanzando iniciativas, algunas se cumplían, otras quedaban en proyecto: una cadena de restaurantes, una escuela para capacitar a jóvenes talentosos, un espectáculo de Broadway que escribió para él y Judy Garland; guiones, novelas, obras de teatro.

Rooney era el último sobreviviente de la era de los grandes estudios de Hollywood. En 1934 firmó su primer contrato, para interpretar a un joven Clark Gable en “Manhattan Melodrama” y un año después fue prestado a Warner Brothers para representar a un exuberante Puck en “A midsummer night’s dream”, en la que también participaron James Cagney y Olivia de Havilland.

Pronto estaba ganando un sueldo de 300 dólares a la semana por actuar en cintas como “Riff Raff,” ”Little Lord Fauntleroy,” ”Captains Courageous,” ”The Devil Is a Sissy,” y más notablemente, como un niño malcriado que es disciplinado por el padre Flanagan, que interpretada Spencer Tracy, en “Boys Town”.

El gran éxito llegó cuando filmó “A Family Affair”, parte de la serie Andy Hardy que se volvió sumamente popular.

“Sabía que ‘A Family Affair’ era una película B pero eso no impidió que pusiera en ella todo lo que tenía”, escribió Rooney. “Algo chistoso le pasó a esta película modesta. Lanzada en abril de 1937, al final recaudó más de medio millón de dólares en todo el país”.

Ocho matrimonios

“Cuando digo ‘sí, quiero’, el juez de paz responde ‘lo sé, lo sé’. Soy el único hombre en el mundo en cuya libreta de matrimonio dice ‘A quien corresponda'”, bromeó Rooney en una entrevista en la que hizo alusión a sus múltiples matrimonios, incluido uno con la legendaria Ava Gardner.

“Tuve mala suerte en el matrimonio”, dijo en 2003 al diario de Florida, quien tuvo nueve hijos. “Pero estoy agradecido de que me hayan dejado siete hijos, cuatro hijas y siete nietos”, añadió incluyendo a los hijos de sus parejas.

Su última esposa, Jan Chamberlin Rooney, dijo al diario floridense: “No quería casarme con él por su historial, pero realmente me enamoré de él. Hemos estado casados durante 30 años, y son las buenas las que cuentan”.

Sin embargo, la pareja se separó en 2012.

En marzo de 2011, Rooney viajó a Washington DC, donde testificó ante un comité del Senado sobre el abuso contra las personas mayores.

Pocos meses después, presentó cargos por abuso de ancianos y fraude contra su hijastro Christopher Aber -hijo de su última esposa- y su mujer. Una corte emitió una orden contra los Aber, y el caso culminó a favor de Rooney en 2013.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70