Necesaria legislación secundaria a tiempo para elecciones sin zozobra: Córdova

Necesaria legislación secundaria a tiempo para elecciones sin zozobra: Córdova

México, DF. Con apenas unos minutos de haber tomado posesión del despacho presidencial del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova dimensiona el complejo escenario que tiene enfrente: “Ya tenemos INE pero todavía tienen que conjurarse los riesgos para las elecciones del 2015, no en el sentido de que no vayan a realizarse, pero si no hay una legislación secundaria a tiempo y bien hecha se va a tener que llevar a cabo en condiciones de zozobra jurídica”.

En entrevista con La Jornada, Córdova advierte de las preocupaciones institucionales porque “si no se adecua la legislación secundaria a la Constitución nosotros vamos a tener un margen de discrecionalidad que no le conviene a nadie, ni a ciudadanos ni a partidos, por la incertidumbre que produce y por supuesto, no le conviene al órgano electoral”.

Para Córdova, “el principal desafío que tiene el INE es continuar y en caso de ser posible ampliar el proceso de reconstrucción de la confianza que en algún momento se mermó en torno a los órganos electorales, proceso en el que se avanza muy lento. La pérdida de confianza ocurre de manera muy rápida. Si el INE no entrega buenas cuentas en 2015, ten la plena certeza de que la confianza en la autoridad se va a erosionar de una manera muy consistente”

-¿Cuáles principales preocupaciones que tienes respecto de la reforma electoral?

-Déjame decirlo así. Los vacíos que advertimos estando en el IFE. Las preocupaciones que externamos respecto a la reforma electoral, siguen vigentes. Tal vez salvo la que tiene que ver con el nombramiento de los consejeros del INE. Hoy ya tenemos INE porque pudimos tomar protesta, pero los riesgos para las elecciones del 2015, todavía tienen que conjurarse, no en el sentido de que no se va a poder llevarse a cabo, pero si son elecciones que se van a realizar, si no hay legislación secundaria, a tiempo y bien hecha, se van a tener que llevar en condiciones de zozobra jurídica, porque hoy lo que tenemos es un INE que rige su actuación en un Cofipe (código electoral) que no se corresponde con lo que hoy dice la Constitución. Entonces, si no se adecúa la legislación secundaria a lo que dice la Constitución nosotros vamos a tener un margen de discrecionalidad que no le conviene a nadie. No le conviene a los ciudadanos por la incertidumbre que da la discrecionalidad que la interpretación produce. No le conviene por la misma razón a los partidos políticos, que son los jugadores. No le conviene a los ciudadanos que participarán ya eventualmente como candidatos independientes y por supuesto no le conviene al óprgano electoral.

– Creo que un órgano electoral con atribuciones discrecionales, es un órgano, paradójicamente, profundamente débil por la exposición a la que esta sometido. Entonces, mi principal preocupación hoy, es que la legislación secundaria esté lista a tiempo y bien hecha. Y disipe las preocupaciones que la reforma constitucional todavía hoy produce, empezando por las atribuciones discrecionales que hoy tiene el órgano electoral. Es decir, cuáles son los parámetros. Pongo un ejemplo: hoy sabemos que el INE, porque lo dice la Constitución puede atraeré una mayoría de 8 votos, una elección pero no sabemos nada más. No sabemos ni en qué momento, ni porque razones, no sabemos ni a cargo de que erario. SI el INE atrae las elecciones será a cargo de su propio presupuesto o ejercerá el presupuesto estatal previsto para ese proceso electoral. Es decir, todo esto tendría que construirse sin ningún tipo de base jurídica cierta. Por eso, y este es el enfoque más radical, Por eso es indispensable que para que el INE pueda operar bien el o los procesos con las atribuciones que le corresponden en los procesos electorales el próximo año, cuente con un marco legal en el cual asirse, pero que además sea un marco consensuado0 por todas las fuerzas políticos conocido por ellas, y en consecuencia brinde certeza.

Otro ejemplo: el INE va a tener que nombrar a todos los consejeros de los organismos públicos locales estatales. ¡Cómo? ¿A partir de algún criterio? ¿Los consejeros actuales tienen alguna prerrogativa para ser considerados de manera especial en este proceso? ¿La votación es simple? ¿Quién hace las propuestas? ¿Cuáles son los procedimientos de sondeo de los mejores perfiles para que el INE haga esta designación? Todo esto ahora el INE no lo sabe, porque no hay una ley que establezca las rutas, los procedimientos, peor aún los tiempos, para que esto ocurra. Por eso ahora la preocupación fundamental es que la ley salga bien y pronto. Para eso estamos brindando el apoyo técnico, colmo en su momento hizo el IFE; para poder asesorar a los legisladores, los partidos, los actores políticos que están procesando las leyes. Ya conocemos las iniciativas de las tigres principales fuerzas políticas: el PRI con el PVEM, del PAN y del PRD y estamos ya analizando, en breve estaremos en grado de poder presentar diagnósticos muy puntuales, estrictamente técnicos, para orientar mejor el proceso.

-¿Se consensuaría con los nuevos consejeros?

-El proceso ya arrancó. Creo que los consejeros electorales tienen que incorporarse a este análisis de la legislación a la brevedad posible para que no seamos nosotros una causa del retraso de la legislación.. El reloj legislativo está corriendo y corre muy rápido. Estamos a 26 días de que se culmine el periodo para procesar las leyes.

-¿Estarías de acuerdo en adelantar el arranque de la elección?

-Que se adelante el arranque de la elección tiene una ventaja en el sentido que no se altera el calendario electoral. Es decir, sigue siendo un calendario electoral de 9 meses. Antes arrancaba en octubre y la elección en julio, ahora arrancaría en septiembre si la elección va a ser en junio. El problema es que todo esto nos comprime todo el tiempo para las actuaciones preliminares de preparación del propio proceso electoral, entre ellas, por ejemplo, el nombramiento de los consejeros electorales estatales, entre ellas, se comprime el tiempo para que los congresos locales emitan las modificaciones a sus constituciones y las leyes electorales locales para que estas puedan operar en las elecciones del 2015, es decir, tiene sus pros y sus contras. Desde el punto de vista de la organización de la elección lo ideal sería que se mantuvieran 9 meses pero desde el punto de vista de todas las actuaciones adicionales que el INE tiene que desplegar pues tal vez valga la pena comprimir el calendario electoral y contar con este margen de tiempo adicional para poder llegar a buen puerto, con la pausa necesaria, pausa que no dilación esas decisiones.-

-¿Será una condición muy excepcional para poder realizar esta elección?

-Sin duda, muy compleja, Sobre todo porque la primera elección en la que se ponen a prueba normas, procedimientos e instituciones, siempre tiene una complejidad particular, porque también es una prueba del ácido para verificar la consistencia de estas 3 cosas, de las normas, procedimientos e instituciones, pero creo que parte de la naturaleza intrínseca de las autoridades electorales es, como podemos constatarlo, es vivir en un estado de excepcionalidad casi permanentes.

-¿Es un escenario muy difícil para la primera experiencia del INE?

-Sin lugar a dudas, sobre todo porque déjame vincularlo con otro tema. Creo que el principal desafío que tiene el INE es continuar y en caso de ser posible el proceso de reconstrucción de la confianza que en algún momento se mermó en torno a los órganos electorales, proceso en el que se avanza micra a micra, es muy lento, complejo, pausado. En cambio el proceso de pérdida de confianza ocurre de manera muy rápida. Si el INE no entrega buenas cuentas en los procesos de 2015, ten la plena certeza de que la confianza en las autoridades electorales se va a erosionar de una manera muy consistente. Por un lado tenemos que hacer bien el trabajo para no perder la con fianza que hoy tenemos ganada, pero por otro lado hay que hacerlo particularmente bien para incrementar esa confianza. LA situación de excepcionalidad sin duda representa un desafío adicional, pero tenemos que enfrentarlo en la lógica de llevar a buen puerto las elecciones, entregar buenas cuentas, demostrar la factibilidad de la reforma electoral y evidenciar las áreas de mejora, sin lugar a dudas. Siempre es pertinente que las normas electorales, después de cada elección se vayan revisando, pero creo que tenemos que exorcizar la idea de que en 2016 tendrá que venir una gran reforma electoral que subsane las deficiencias que hoy tenemos. Siempre será bienvenida una reforma electoral pero creo que el desafío que tenemos es lograr demostrar que esta reforma es practicable, para que las eventuales reformas que vengan sean mas bien de ajuste y perfeccionamiento de cara a una elección que va a ser particularmente compleja como la de 2018.

-¿Ahora, eventualmente una mala elección a nivel local puede erosionar al INE en su conjunto?

-Ahora el INE también por eso creo que lo que se impone al no haber desaparecido los órganos locales es una coordinación bajo la supervisión, sin duda, estamos hablando de colaboración, bajo la vigilancia, conducción del INE de todo el sistema electoral a nivel federal y a nivel local. Con la reforma no desaparecen los órganos locales pero nos impone, a nosotros como INE y a ellos como órganos públicos locales electorales, un trabajo cotidiano, brazo con brazo porque si no si vamos a poder tener problemas. Y hoy con el nuevo modelo electoral, problemas en lo local, van a significar problemas también para el INE.

-¿Hay tiempo para la designación de los consejeros locales?

-Si, creo que si. Depende de varias cosas: que tengamos legislación pronto, con reglas claras para realizar este proceso y dos, de cuando vayan a arrancar los procesos electorales en los estados porque evidentemente el nombramiento debe tener un periodo de aterrizaje para que los nuevos consejeros electorales de los órganos locales, que pueden ser los mismos, los recién designados consejeros, tengan la posibilidad de tomar las riendas de sus propias instituciones.

-¿Hay posibilidad de dejar a los consejeros electorales locales en sus posiciones en los estados donde habrá elecciones?

-Es una posibilidad extrema pero creo que si hay condiciones de poder hacer los nombramientos creo que hay que cumplir con el mandato constitucional. Lo que no podemos tampoco permitirnos, sé que el tiempo es apretado, sé que es muy complicada la tarea es que por complejidades en la instrumentación dejemos sin concretar lo que han sido algunas de las razones que inspiraron esta reforma electoral, digamos, una de ellas tenía que ver con las dimensiones estrictamente local.

-Una de las decisiones próximas es ¿Qué va a pasar con la Junta General Ejecutiva? ¿Habrá cambios, ratificaciones?

-Tenemos que hacer un diagnóstico. Partimos de una base sólida, es la principal virtud que hoy existe pero todos los procesos deben, sin anticipar que va a pasar, porque esto tiene que ver con un proceso de decisión colectiva y el colegiado lleva solo unas horas funcionando. Tendremos que discutirlo, pero se cuenta con una buena base, profesional, sólida, con experiencia

-Otro ámbito es donde habrá mucha presión de tiempo son los reglamentos. ¿Se deberán modificar todos los reglamentos?

-Lo que tampoco podemos permitirnos es que tengamos una Constitución, que si se procesan las leyes se hable con la legislación y haya reglamentos que no se hablen con la legislación. Inevitablemente vamos a tener que cambiar reglamentos, no sé si todos, hay algunos que no son vitales en este momento, como el de sesiones de las Comisiones, eso de alguna manera puede prevalecer o con cambios menores, pero hay otros que tendrán que pasar por una reingeniería normativa radical como el de fiscalización y quien sabe, habrá que ver que dicen las reformas en telecomunicaciones, tal vez el de radio y televisión. Y eso si son reglamentos muy complejos, porque el de radio y televisión  no se puede modificar unilateralmente por el INE, tiene que pasar por un proceso de consulta con los concesionarios que ya en el pasado ha mandatado el propio Tribunal Electoral y el tiempo es muy breve. Lo que si, es que para cuando arranquen los procesos electorales tenemos que fijarnos como meta que todos los reglamentos estén listos y de ser posible validados incluso en el caso que  fueran impugnados, es decir, firmes jurídicamente hablando.

-¿Rigen en los reglamentos también la restricción de no modificar los 90 días antes de que arranque el proceso como sucede con las leyes secundarias?

-En los reglamentos no rige aunque el escenario ideal sería el cumplir con esos 90 días, no tanto por la validez normativa, la prohibición constitucional es a las normas fundamentales, pero creo que los reglamentos deberían generar certeza, tienen que hacerlo como instrumentos normativos, a la autoridad, los partidos y los ciudadanos. Y esta certeza depende de que estén firmes, lo ideal sería que estuvieran ya listos 90 días antes para que eventualmente si hay alguna impugnación esta pueda procesarse y lo que sí creo que es indispensable es que al arranque del proceso electoral, todos los jugadores sepan cuales son las reglas del juego que rige ese proceso. SI esto no es posible vamos a tener que entrar en escenarios que yo no considero como deseables, tales como modificar reglamentos durante el proceso electoral, porque cuando las reglas del juego no están claras desde un principio y son conocidas y aceptadas por todos, entonces se abre un margen para que las cosas salgan mal.

-LA reforma replantea la relación INE- Tribunal Electoral

-Sin duda, sobre todo por lo que tiene que ver con los procesos administrativos sancionadores que nadie tiene a ciencia cierta claridad de cómo va a ser. Tampoco aquí las iniciativas que se han presentado son coincidentes, pero lo que sí es cierto es que la relación, más allá de lo que mandata la reforma en términos de relación INE-Tribunal Electoral tiene que ser particularmente procurada por quienes hoy integramos el INE y los que conforman el Tribunal. Creo que cuando las autoridades electorales se hablan, se transmiten preocupaciones, con absoluto respeto a las respectivas  competencias, sin lugar a dudas están sentando bases para un funcionamiento mucho mejor del sistema electoral, particularmente cuando se esta en proceso

-Habrá que replantear mucho, porque al final la relación del IFE con el Tribunal no era muy fluida

Yo aspiro a que volvamos a tener  como la que al principio de la década pasada se tuvo, con atribuciones mucho menos graves para la autoridad electoral y para el Tribunal se tenían. Es decir, autoridades electorales, que con respeto a sus atribuciones, se hablan permanentemente sin lugar a dudas que generan un mejor contexto para procesar las elecciones.

-Este cambio le va a quitar desgaste al INE, porque los procesos sancionadores confrontó mucho al IFE con los partidos

-Creo que si. Es una de las consecuencias si bien no  pretendidas –no se hace para eso- creo que una de las consecuencias que traería consigo una relación mucho más fluida. No creo que haya que construir la relación para que nos vaya mejor a nosotros. El que nos vaya mejor a nosotros eventualmente será una consecuencia virtuosa de mantener un entendimiento institucional fluido, permanente y muy sólido.

-¿Se terminaría el desgaste partidos-autoridad?

-Si logramos construir criterios que nos satisfagan conjuntamente a quienes tenemos la responsabilidad de la dimensión administrativa y quienes tienen la responsabilidad de la dimensión constitucional es mejor para todos.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ