Las + Recientes

Los dos grandes retos del sindicalismo universitario

Los dos grandes retos del sindicalismo universitario

Primer reto: la irrelevancia. A diferencia de los años en que surgieron los contratos colectivos, donde se lograron salarios altos respecto a las otras áreas del mercado de trabajo, y prestaciones superiores a las de la ley, ahora las condiciones son adversas: prestaciones sociales tipo ISSSTE y la des-homologación salarial. Las políticas oficiales obligaron a separar la remuneración de los profesores en dos secciones: una salarial por vía contractual, y otra llamada no-salarial, tipificada como beca, apoyo o estímulo, por fuera del contrato colectivo y determinada en forma unilateral por la autoridad.

Estas y otras medidas son parte de la estrategia de los últimos gobiernos para marginar a los sindicatos de distintos procesos, incluyendo los procedimientos de ingreso y promoción de los profesores universitarios, hasta  volverlos irrelevantes. Por ello, se deberá emprender una estrategia para revertir ese proceso y recuperar la presencia sindical en aquellas funciones de las que ha sido marginado, que debe incluir: (1) incorporar al Contrato Colectivo de Trabajo las remuneraciones complementarias, y con ello, introducir como exigencia sindical las condiciones para lograr ese tipo de remuneración (contractualizar el ingreso por gestión de calidad); (2) defensa de la contratación bilateral; (3) recuperación presupuestal; (4) participación activa en los procesos de reestructuración universitaria; y (5) la defensa de la universidad pública y popular; además de elaborar propuestas escalafonarias adecuadas al proyecto universitario propio para evitar que se impongan las del Gobierno Federal; por ejemplo, procesos de promoción laboral por reconocimiento y certificación de saberes y conocimientos que sean relevantes para impulsar el modelo propio de universidad.

Segundo reto: el aislamiento. El sindicalismo mexicano está desacreditado, sobre todo por la historia negra de los sindicatos corporativos. Después del nacimiento auténtico de los grandes sindicatos obreros en México,  el sindicalismo se estructuró alrededor del partido oficial y ató a los trabajadores al sistema a través de las grandes centrales obreras. Pero los sindicatos universitarios fueron una honrosa excepción: desde su fundación, en la década de los 70, se mantuvieron independientes. Pero ahora, aunque no fueron absorbidos por el Estado, si están en franca debilidad y fragmentación. La coordinación de los sindicatos universitarios, la CONTU (con su afiliación de la ANASPAU), que tiene 62 sindicatos afiliados y suma poco más de 60 mil afiliados, está francamente moribunda. Sin embargo, ahora con el problema generalizado de la Seguridad Social, es posible que al menos una parte  de esta coordinadora vuelva a tomar vida. Y es justo en este contexto donde se podrán resolver los grandes problemas estructurales, como el caso evidente de la Seguridad Social. Si el problema de Seguridad Social es nacional, no sólo de la UAZ, la gestión directa ante las instancias federales debe de hacerse construyendo un bloque de sindicatos con una exigencia común frente a Hacienda. La política de coordinación inter-sindical debe convertirse en uno de los ejes centrales de acción.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70