¿Homenaje a Colosio o justificación?

¿Homenaje a Colosio o justificación?

“Veo un México con hambre y sed de justicia. Un México de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían de servirla. De mujeres y hombres afligidos por abuso de las autoridades o por la arrogancia de las oficinas gubernamentales. […] nos avergüenza advertir que no fuimos sensibles a los grandes reclamos de nuestras comunidades…que no estuvimos a la altura del compromiso que ellas esperaban de nosotros. […] Empecemos por reafirmar nuestra identidad, nuestro orgullo militante y afirmemos nuestra independencia del gobierno”.

Son las palabras con que Luis Donaldo Colosio, candidato presidencial del PRI en 1994, pretendía atraer al electorado de nuestro país, que impulsado por el despertar de 1985, y a nueve años de distancia, apenas denotaba un precario despertar como ciudadanía participativa.

Pero también fueron palabras que despertaron a quienes manejaban el poder político y habían sumido a México en una ciénaga de falta de oportunidades, desigualdad, marginación y corrupción.

La ¡verdad!

Me parece, será difícil que algún día conozcamos los mexicanos a los autores materiales e intelectuales, y las causas que provocaron la muerte de Colosio.

Y aún y cuando nuestras autoridades señalen que su verdad está dicha, tampoco les creeremos tal, ya que con su actuar, rememoran la fábula de Pedro y el lobo.

A 20 años del homicidio de Colosio, y año tras año, el Partido Revolucionario Institucional sigue homenajeando la fecha en la que le dieron muerte a su candidato.

Y siguen en su discurso, recordando las palabras que hicieran enojar a los que detentaban el poder y que ocasionó que se planeara y ejecutara el homicidio del que se señalaba a sí mismo, como integrante de una nueva generación, una generación diferente, distinta, nueva, la generación del cambio.

Y me pregunto:

¿En verdad quieren rendir homenaje a Luis Donaldo Colosio?

¿O sólo pretenden curarse en salud?

Para mí, el Revolucionario Institucional sólo pretende justificarse ante los mexicanos.

Nunca sabremos si Colosio, hubiera sido un buen presidente de la República (no le dieron oportunidad), o si aún y con sus discursos, hubiera ejercido su poder tal y como lo venían ejerciendo todos y cada uno de sus antecesores, nunca lo sabremos.

Pero aun dándole el beneficio de la duda, si lo que pretenden los priístas es rendirle homenaje a su memoria, deberían rendírselo recordando las palabras de ese discurso que levanto ámpula en las entrañas del poder ofrecido en el monumento a la revolución.

Deberían de homenajearlo poniendo en práctica la sensibilidad a los grandes reclamos de las comunidades mexicanas.

Deberían de homenajearlo desagraviando al pueblo de México, por habernos heredado un país, hundido en la desigualdad, en la violencia y en la corrupción.

Deberían de recordarlo no torciendo la Ley para su beneficio personal, ni utilizando las oficinas de gobierno para pagar facturas de campaña, ni para enriquecerse con el dinero del pueblo que paga sus impuestos.

Deberían de recordarlo aplicando los recursos para generar riqueza, no para unos cuantos, ni para ellos, sino para sentar las bases del desarrollo de nuestro país.

Deberían de recordarlo, asumiendo su papel de partido político,  no de voceros o porristas oficiales de sus gobiernos.

Deberían haberlo recordado siendo una oposición responsable, y no negándole el derecho a México de avanzar con las grandes reformas que el país necesitaba en su momento.

Sin embargo, la realidad hoy, en nuestro país, es otra muy distinta.

El PRI, promueve una reforma hacendaria, que hace pagar más impuestos a los mismos que año con año, son los únicos que pagan. Generan más impuestos a la clase media del país, afectando a los más necesitados, y por supuesto, protegiendo a los mismos de siempre, aquella oligarquía que haciendo alarde de su “buena voluntad”, y con fundaciones de ayuda, pretende desviar el pago de impuestos que su riqueza le genera.

Agravia más al pueblo de México, porque nos mintieron cuando dijeron que ellos sí sabían cómo hacerlo, y a un año y medio de haber llegado al gobierno de la República, no han sido capaces de resolver los grandes problemas que el país viene arrastrando desde que ellos, asumieron el control político en la década de los treinta del siglo pasado, y que su inmadurez política, no permitió que el país avanzara con un gobierno distinto al de ellos.

Siguen torciendo la ley a su antojo, para beneficiarse de ella. Siguen utilizando las oficinas de gobierno para pagar facturas y compromisos de campaña, y siguen enriqueciéndose a costa del dinero del pueblo.

Hoy, en lugar de reconocer los errores que se cometen desde el gobierno, son los primeros en salir en su defensa y señalar que las cosas se encuentran bien, aún y cuando saben perfectamente que están engañando al pueblo de México, sí, una vez más.

Hoy, el PRI, sigue anteponiendo sus intereses de partido, al interés superior de la nación, y así, estoy convencido, nuestro México, seguirá estancado en esa ciénaga de desigualdad, de falta de oportunidades, de marginación y corrupción.

¿Homenaje o justificación ante los mexicanos?

Por lo descrito, lo único que hace año con año el Revolucionario Institucional, es justificarse ante los mexicanos por el homicidio de Luis Donaldo Colosio, aunque usted, por supuesto, tiene la última opinión.■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70