Las + Recientes

La política del empleo: entre la niebla y la improvisación

La política del empleo: entre la niebla y la improvisación

Con la caída del llamado Estado de Bienestar, la política del pleno empleo dejó de ser el gran objetivo central de la planeación económica. Se despidió a Keynes de los burós de proyección económica de los gobiernos, y se contrató a improvisados burócratas con poca posibilidad de pensar la economía de una región con la complejidad que esto requiere. La política de empleo es el lugar donde se resumen todas las áreas de la planeación económica, por ello es muy compleja. Pero la orientación general de las políticas económicas en México están orientadas al desequilibrio de los mercados laborales: la desigual distribución de los factores productivos y la forma desigual de la apropiación del excedente social se unen y tienen un efecto funesto: disminuyen la capacidad de compra y al mismo tiempo concentran la acumulación en pocas manos que, además, reinvierten poco porque se llevan sus ganancias a otro lado.

En este tipo de estrategias de la llamada economía desregulada el salario se convierte en la variable que ajustan para obtener la competitividad. Su objetivo es abaratar el costo del trabajo con salarios y prestaciones bajos, lo que se traduce en menor capacidad de compra que, a la vuelta de la página, se convierte en bajas utilidades de las empresas, sobre todo locales. Y así, en un círculo vicioso: impacta en la calidad del empleo. La apuesta de crear empleos atrayendo inversión extranjera directa, sin un previo plan de articulación económica por encadenamientos productivos y articulaciones regionales, resulta contraproducente: esas empresas aprovechan las ventajas absolutas y se llevan el capital a otro lado.

Otro factor que se debe cuidar es el tipo de crecimiento económico que se gestione: crecimiento en un contexto distributivo elimina pobreza y reactiva más empleo; pero el crecimiento sin mecanismos redistributivos, no impacta gran cosa en el desarrollo humano. Es decir, la desigualdad tiene una enorme importancia en el propio crecimiento económico y en el tipo de empleos que se generan. Esto se observa cuando se contrastan los tres indicadores básicos: PIB y GINI juntos, respecto al Índice de Desarrollo Humano.

Lo dicho nos da una conclusión: requerimos en Zacatecas un verdadero Consejo Ciudadano del Empleo, un órgano donde se debata y evalúe la política del empleo, y con ello, se propongan cambios en la estrategia. Ahora mismo no hay nada de eso: jamás se ha justificado, explicado y puesto a consulta la política del empleo. Hay la inercia de la oportunidad. Que algún contacto con Asia resultó y se anuncian más empleos. Pero no hay un plan consistente de carácter sistémico y evaluable que, además, retome las estrategias basadas en el pleno empleo como objetivo. Ya hay mucha experiencia teorizada no sólo en México, sino en toda América Latina que sirve para tomar decisiones sabias, y dejar de contar con burocracias improvisadas que nos llevan en la ruta de la miseria.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70