Universitarios que piensan genuinamente en la UAZ. Propuesta para construir un consenso

Universitarios que piensan genuinamente en la UAZ. Propuesta para construir un consenso

Hace una semana que leíamos los resultados de una encuesta sobre las opiniones de los universitarios en relación a la permanencia o no del actual Rector en el cargo. No nos sorprendió que se publicara esa propuesta, sino que esta forme parte de una estrategia general no siempre clara. Así se deduce porque esa publicación coincidió con otra en la que abiertamente se planteó la renuncia del Rector, misma que finalmente se ha convertido en el centro de confluencias y divergencias de los universitarios.

Estos hechos toman ahora otra senda con la publicación de una entrevista más reciente a Rafael Rodríguez Espino, secretario general del Stuaz, en la que aduce intervendrá en las plazas de trabajadores docentes que según él le corresponden a su sindicato. Pero, una confrontación intersindical Stuaz/Spauaz coloca al Rector en una situación todavía de mayor vulnerabilidad. El problema es que el Rector mismo se ha dejado atrapar por esa estrategia, misma que ha sido diseñada por un núcleo de funcionarios que actúan como sus asesores, cuyas acciones cada vez son más peligrosas e irresponsables, como cuando ellos lo obligaron al Rector a renunciar.

A dos semanas de haber levantado la huelga del Spauaz algunos aspectos han cambiado para bien: a) la comunidad universitaria es ahora más sensible y perceptiva sobre el destino de la UAZ, b) se ha elevado el nivel de conciencia respecto de la necesidad de una reestructuración participativa y democrática a fondo y c) resurge un movimiento estudiantil que toma la palabra asumiendo su liderazgo con autonomía. Sin embargo, aún no hay visos claros de la presencia de una expresión organizativa que asuma el nuevo liderazgo sobre una universidad con visión nacional e internacional.

Ese proceso puede encontrar una salida inteligente si por lo menos un núcleo de universitarios empiezan a tomar iniciativas sobre el tipo de liderazgo que hoy se requiere: a) promovamos una campaña masiva difundiendo lo que estamos haciendo en términos de investigación: la sociedad se convencerá de la grandeza de nuestra institución; b) revisemos el potencial que tenemos a partir de cada centro en el que se hace investigación. Esto, aún sin necesidad de mayores inversiones en instalaciones, equipo, infraestructura y recursos humanos nos va a permitir convencernos en la diferencia entre lo que hacemos y la potencialidad que tenemos; c) reflexionemos sobre lo que debiéramos hacer. En este caso, pensemos en lo que queremos ser como universidad en cinco años hacia adelante. Estas ideas suponen que el modelo de vinculación social que podemos promover para la universidad debe basarse en el conocimiento y en la investigación aplicada y no en la idea falaz de que ahora la UAZ tiene una mayor vinculación porque se abrieron más preparatorias.

Conjuntamente con lo anterior es conveniente evaluar seriamente la estructura y el funcionamiento de la UAZ a todos sus niveles:

1) si tenemos funcionarios que no tienen objeto de trabajo, entonces son a todas luces redundantes; es decir, en lenguaje llano, sobran. Si esos mismos funcionarios son además incapaces de crear su objeto de intervención, de ello deriva su inmediata remoción. Y es que no puede tener justificación la ausencia de iniciativa, más cuando no hay imaginación para avanzar. Este asunto es de los más delicados, pues ha producido ya un enorme daño debido al conocimiento público de los estratosféricos sueldos y prestaciones que reciben sin merecerlas. Debe entenderse que plantear una disminución en sus percepciones por lo menos de 50% equivale a mucho más que a un ahorro, pues con una acción de esa naturaleza se gana en probidad moral; y ésta es la condición mínima para abrir la negociación a favor de la UAZ en cualquier instancia estatal o federal.

2) Sobre la estructura institucional es imperioso evaluar si están funcionando las unidades académicas y más específicamente las áreas académicas. Sabemos que hay traslapes entre Directores de Unidad y Responsables de Programas (una Unidad Académica tiene por lo menos dos Programas), pero, ¿realmente se necesita que en un mismo espacio haya Director y al mismo tiempo Responsable de Programas? Por supuesto, entiendo que los Directores no van a renunciar voluntariamente a sus emolumentos. Lo peor es que también tenemos Vicerrectores que en la nomenclatura universitaria son Coordinadores de Área, y que con honrosas excepciones se desconoce qué hacen. Estos funcionarios también han resultado onerosos.

Las Coordinaciones de Área debieran de servir para fundar Programas de Posgrado de Área, fomentar el encuentro interdisciplinario entre investigadores, promover el concurso en las convocatorias de financiamiento de la investigación, además del encuentro entre estudiantes a partir de sus propuestas de Tesis de Maestría y Doctorado. Todo esto es posible, aún sin mayor gasto. En cambio, iniciativas de esta naturaleza nos permitirían elevar los estándares de calidad y competitividad de nuestros programas.

Como signo de identidad hacemos nuestra la propuesta que en el proceso de huelga se hizo circular en las distintas delegaciones sindicales y en la que destacan los siguientes compromisos:

Convocar a la formación de un colectivo de universitarios, cuya tarea será elaborar un proyecto de modelo de universidad tendiente a enfrentar las necesidades que reclaman las condiciones actuales de la Universidad. Ese colectivo tiene como punto de despegue hacer una evaluación de los alcances logrados a partir del Foro de Reforma de 1999, además de ser capaz de elaborar una propuesta que represente la diversidad de posicionamientos, pero también de intereses genuinos, que los hay.

Tomar iniciativas tendientes a respaldar la organización de los estudiantes universitarios, tal y como ellos lo han dicho: una organización horizontal, plural e independiente.

Proponer normas tendientes a priorizar las actividades sustantivas (docencia, investigación y vinculación) por sobre las funciones adjetivas (directivas).

Promover la nivelación salarial de docentes y trabajadores en relación a otras universidades del país,

Disminuir el ritmo de crecimiento de las carreras sobresaturadas y abrir opciones educativas innovadoras y de frontera, además de aquellas en las que no tenemos presencia,

Mantener y acrecentar los niveles de calidad y competitividad de nuestros programas.

Fomentar la movilidad de los docentes hacia universidades de alto nivel a través de los programas de estancias sabáticas y posdoctorales que financia el Conacyt y que no han sido aprovechadas.

Orientar el programa de estímulos a la carrera docente hacia la captación y retención de investigadores de alto nivel, además de impulsar la asociación entre investigadores tendientes a elevar el número de miembros del Sistema Nacional de Investigadores.

Concursar en todas las convocatorias para renovar la infraestructura institucional, y de aquellas tendientes a fomentar la investigación aplicada,

Eliminar la lógica corporativa y clientelar en la elección de autoridades.

Elevar los requisitos académicos en el caso de los aspirantes a Rector a fin de introducir criterios de mayor selectividad, conservando la participación democrática de la comunidad universitaria.

Reducir los salarios de los funcionarios de la Administración Central, Coordinadores de Área y Directores de Unidad.

El resultado de esta propuesta implicará llevarla al Honorable Consejo Universitario, buscando que la misma sea sólo el punto de partida para el más amplio consenso, tendiente a elaborar una propuesta de reestructuración a fondo, la que nos permitirá abrir una negociación al más alto nivel sobre el subsidio estatal y federal a la UAZ, además de sentar las bases para una universidad renovada, competente y actualizada. Sin este ingrediente, la renuncia del Rector no hará más que complicar la ya difícil situación en la que se encuentra nuestra institución.

Finalmente, hacemos público que un modesto grupo de investigadores hemos tomado la decisión de darnos una estructura organizativa propia, con registro y personalidad jurídica, que nos permita ser interlocutores directos para bajar recursos financieros tendientes a respaldar la investigación aplicada para el desarrollo de Zacatecas y la región, en donde podamos fomentar la reflexión interdisciplinaria y el aprendizaje entre nosotros. Ese mismo grupo de investigadores asumirá el compromiso genuino para difundir toda convocatoria de apoyo a la investigación, al tiempo de tomar iniciativas de cooperación más allá del contexto local. Por supuesto, aspiramos a que este colectivo se convierta en un punto de convergencia en búsqueda de soluciones de fondo para nuestra institución.

¡La UAZ requiere de un proyecto pertinente,  con perspectiva nacional e internacional! ■

 

Bienvenidas todas las aportaciones dirigidas a: [email protected]

*Miembro del SNI, Nivel 2

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70