Las + Recientes

Necesaria, reestructuración de sistemas municipales operadores de agua para mejorar servicio: especialista

Necesaria, reestructuración de sistemas municipales  operadores de agua para mejorar servicio: especialista

■ Murillo propone crear observatorio social y una procuraduría especial para atender uso racional

La responsabilidad de los municipios, a través de los sistemas operadores de agua potable, de administrar este recurso se derivó de una decisión tomada por Gobierno Federal ante su incapacidad para brindar este servicio de manera eficiente a la población.

Así lo explicó Marco Alfredo Murillo Ruiz, vicepresidente de la Asociación Mexicana de Hidráulica (AMH), durante la conferencia que impartió este jueves con motivo de la celebración del Día Mundial del Agua, organizada por la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ).

Expuso que la Federación, en lugar de asumir un papel activo para solucionar esa incapacidad, tomó la decisión de transferir la responsabilidad y, por tanto, el problema de la administración del vital líquido a los gobiernos municipales; y es que, agregó, “se les pasó a los municipios pero no les dieron dientes” para operar de manera eficiente.

Esto ha provocado que los sistemas operadores de agua se hayan convertido, en muchas ocasiones, en las “cajas chicas de los presidentes municipales. (…) Son un gran negocio”.

Murillo Ruiz sostuvo que “los organismos operadores no tienen la capacidad ni la fuerza para cumplir con esta responsabilidad y tiene que involucrarse el Estado. Si no hacemos ese frente común, los ciudadanos van a estar recibiendo agua de mala calidad que en algunos momentos puede ocasionar enfermedades”.

Como solución, Murillo Ruiz propuso una línea de acción que se debería impulsar para empezar a cambiar estas condiciones. Comentó que, a fin de lograr que los sistemas operadores de agua en los municipios reconozcan que no tienen capacidad para brindar el servicio, es necesario crear dos instancias.

La primera tendría que ser un observatorio social que vigile la administración del agua para determinar dónde se está fallando y, en segundo término, debería existir una procuraduría enfocada exclusivamente a este tema para poder señalar y, sobre todo, sancionar estos incumplimientos.

Al recibir las multas por el mal servicio, explicó, los organismos tendrían que reconocer que no son capaces de actuar de otra forma porque no tienen las herramientas y el recurso suficiente. Entonces, indicó, una vez que den ese paso se podría empezar a elaborar un esquema diferente de operación involucrando a todas las instancias de este ámbito.

Dentro de esa reestructuración que se requiere, mencionó que sería necesario que los sistemas operadores se encarguen únicamente de prestar el servicio y, por tanto, se tendría que crear otro organismo aparte que realizara las labores de cobranza.

Esta separación entre el área operativa y la financiera puede derivarse de disposiciones a nivel federal, pero aclaró que también puede partir de acuerdos internos en cada uno de los municipios o de los gobiernos estatales que apoyen estas modificaciones.

Ante este panorama, expuso que las dificultades que se viven actualmente en torno al tema del agua no se derivan de una escasez de este recurso natural, sino que se debe a un problema de los gobiernos y de la falta de planeación para administrar este recurso natural.

Murillo Ruiz explicó que, aunque sea un argumento común de las autoridades el agotamiento del vital líquido para justificar la mala calidad del agua y el ineficiente servicio, la realidad es que el agua “nunca se va a agotar”.

Precisó que cuando se habla de que hoy en día en México se disponen de 4 mil 422 metros cúbicos por habitante al año, no quiere decir que cada vez haya menos líquido en el país, sino que esta disminución drástica durante los últimos años se debe al incremento de la población.

Añadió que para demostrar que no hay escasez de agua en el país, la presión hídrica promedio de la República Mexicana, es decir, la demanda que hay frente a la oferta, es de 17.36 por ciento por lo que “tenemos una situación de bonanza. Tenemos más agua de la que necesitamos para el desarrollo nacional”.

Además, comentó que el punto central que parece discutirse en estos días es el de la cantidad de vital líquido y no el de la calidad que tiene, y que debería ser el enfoque principal en los debates sobre el tema.

Como ejemplo de la importancia de mejorar el vital líquido que se da a los ciudadanos, mencionó las consecuencias graves que puede tener en la salud de los mexicanos la ingesta de agua de mala calidad.

En este sentido, sostuvo que los episodios de diarrea frecuente que padecen muchos niños menores de 5 años en el país a causa de beber agua deficiente, pueden conllevar problemas en el desarrollo de sus capacidades. Advirtió que está demostrado que cuando un niño crece en estas condiciones desarrolla 40 por ciento menos su cerebro que una persona sana.

Aparte de evitar este tipo de problemas si se efectúa una desinfección adecuada del agua, Murillo Ruiz dijo que también hay beneficios económicos para el país pues, por cada peso invertido en este saneamiento, se ahorran 7 mil 860 pesos en gastos de salud.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70