A propósito de técnicos académicos y académicos profesionales

A propósito de técnicos académicos y académicos profesionales

Técnicos académicos, cuentan con experiencia suficiente en determinada especialidad, materia o área y colaboran en los aspectos prácticos de la docencia y la investigación en la UAZ. Las funciones las determinará el consejo académico de unidad respectivo. Académicos profesionales, realizan labores específicas requeridas por la institución: Difusión de la cultura, difusión del deporte y servicio de áreas académicas, responsabilizándose de ellas y que demuestren formación académica y experiencia en una determinada especialidad o área.

El secretario general del Stuaz, Rafael Rodríguez, hace la observación ante la administración central de la UAZ, de que los técnicos académicos y los académicos profesionales están cubriendo plazas que son competencia de su gremio y exige que sean revisadas y desocupadas para que las ocupen trabajadores. También exhibe un compromiso firmado  por el rector respecto a que quienes ocupan las plazas cuestionadas serán dados de baja.

Como consecuencia, el Rector hace un llamado público para que los líderes sindicales del Stuaz y del Spauaz revisen y deliberen sobre el futuro de las plazas en cuestión. El secretario general del Spauaz, Antonio Guzmán, anuncia que no hay condiciones para revisar y que de haber alguna afectación a cualquier agremiado se moverá toda la estructura sindical para defender a los contratados. El líder del Stuaz, inconforme con el incumplimiento del Rector sigue alzando la voz para cuestionar incluso la existencia de tales figuras laborales que contempla el CCT UAZ-Spauaz.

Vale la pena preguntarse si la posición del secretario general del Spauaz busca proteger al gremio de un ataque injusto, como debe ser que lo haga todo líder consecuente, o si su actuación tiene como objetivo principal proteger la corrupción ejercida por quienes han ocupado y tal vez ocupan representaciones relevantes en la administración central de la UAZ y han sido responsables de estas contrataciones, violentando con ello requisitos y procedimientos del CCT, pagando en su momento favores de distintos tipos, como lo deja entrever el secretario general del Stuaz.

Pero el tema de los técnicos y académicos no son sino la punta de iceberg de situaciones presuntamente irregulares y escandalosas que ocurren en la UAZ. El líder del Spauaz y una gran parte del sector académico hemos estado denunciando el exceso de funcionarios de la administración central y los altos salarios que cobran. También se encuentra el manejo unilateral y faccioso que muchos directores de Unidades Académicas hacen de las cargas de trabajo, manejando a su antojo tiempos determinados y suplencias, afectando los derechos laborales de un buen número de profesores.

Ante el escenario que hoy se le presenta a nuestra Universidad, lo mínimo que debe hacerse es dejar claras las cosas por parte de aquellos que han administrado y administran la UAZ y que están obligados a rendir cuentas. Los universitarios que no estamos involucrados en actos cuestionables hemos exigido erradicar la costosa corrupción, hemos exigido transparencia y estamos dispuestos a luchar porque nuestra fuente de empleo y de formación académica tenga futuro, así lo demostramos en el pasado proceso de huelga. Negarse a revisar los procesos es tolerar, encubrir y propiciar la opacidad que para algunos ha significado grandes dividendos políticos y de otro tipo.

Si el reclamo del líder del STUAZ es por posición, estrategia o acción política, y si las respuestas de la administración central y del Dr. Antonio Guzmán, responden a lo mismo, entonces hagamos lo que hicimos en la huelga, REBASÉMOSLOS, ya que los intereses personales o de grupo NO pueden NI deben estar por encima de los del colectivo.

Rebasarlos apegándose al contenido del CCT; contenido en el que no hay lugar para un tercer interlocutor, que es lo que pretende el líder del Stuaz volverse ante el Spauaz, por lo que la revisión de los técnicos y académicos corresponde al rector y al Spauaz, y en esa revisión se volverá a vindicar el proceso de asignación de cargas de trabajo establecido en el mismo contrato.

Ante el vocerío que demanda una “Reforma Integral” de la UAZ, pero que no sabe lo que pide ni sabe cómo pedirlo, debemos, los sindicalistas interesados en las legítimas y legales demandas de los agremiados al Spauaz, reivindicar la bilateralidad en la contratación, promoción y remoción del personal. Demanda simple que engloba la lucha contra la corrupción, los contrapesos republicanos a un poder desmedido –el de los rectores- y el reclamo permanente por valorizar el trabajo ante una patronal que, paulatinamente, ha ido logrando desvalorizarlo, precisamente por la cobardía y connivencia de los dirigentes sindicales ante los poderes de éste mundo.

Sin embargo, las voces insisten en que se abra la caja de pandora, revisando a técnicos y académicos junto con funcionarios, directores por sus errores, omisiones y abusos, y revisar al Stuaz. Tal vez una auditoría integral podría darnos visos sobre que corregir, en aras de que administrativos, académicos, estudiantes y sociedad tengamos una UAZ tal y como se anuncia: de CALIDAD. ■

 

*Miembro del comité ejecutivo del Spauaz

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70