Caníbales parlamentarios

Caníbales parlamentarios

El viernes 7 de marzo la 61 Legislatura del estado de Zacatecas, aprobó de manera precipitada y con una ligereza legislativa sorprendente, la iniciativa de Ley de Educación del Estado de Zacatecas, presentada por el Ejecutivo estatal el pasado 4 de marzo. Con veinte votos a favor, siete votos en contra y cero abstenciones, se armonizó la Legislación Estatal en materia educativa con las disposiciones a las siguientes Leyes: Ley General del Servicio Profesional Docente (LGSPD), Ley del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INNE) y con los nuevos ordenamientos de la Ley General de Educación; todo esto cubierto con el ropaje barato de artículos protectores y libertarios (artículo 3 y 12 de la nueva Ley de Educación del Estado de Zacatecas) los cuales pierden toda validez al plantear que la Gratuidad de la educación, el Ingreso, Promoción, Reconocimiento y  Permanencia en el servicio, se ajusten a los estatutos federales arriba mencionados.

Al leer esta iniciativa de Ley recién aprobada, se tiene a primera vista la sensación que nuestro Congreso (con sus honorables excepciones) siguió  las órdenes del Poder Ejecutivo para borrar de un plumazo los derechos laborales de los trabajadores de la educación al facultar a la Seduzac para “emitir los actos jurídicos que crean, declaren, modifiquen o extingan derechos y obligaciones” (Art. 64, fracción 16, Ley de Educación del Estado de Zacatecas).

A los veinte diputados que votaron a favor, no les alcanzó su responsabilidad para examinar de manera detallada lo dictaminado por la Comisión de Educación, les ganó la desvergüenza y la falta de vocación, que trajo como consecuencia una votación en lo general de manera irresponsable y apresurada, a puerta cerrada, bajo el cobijo que da la noche a los malhechores  y con el resguardo de docenas de policías a las afueras del Congreso, así, con esta falta de rectitud los legisladores evitaron el debate y el análisis que un acontecimiento de esta envergadura hubiese requerido, para que por medio de este procedimiento resarcieran la insuficiencia de consenso social que prevalece en la Ley.

Este atraco parlamentario no hubiese sido posible sin la conchabanza del Prof. Omar Pereyra Pérez, secretario general de la Sección 34 del SNTE y del Prof. Ramón García Pedroza, secretario general de la sección 58 del mismo sindicato, que ratificaron la entrega de los derechos históricos de los trabajadores de la educación, al no oponer resistencia a esta insolente ratería, la cual vino acompañada de la argumentación priista encaminada a probar que la nueva Ley no lesiona los derechos laborales de los trabajadores de la educación, como es natural, la demostración de esta falsedad no tiene complicaciones si leemos con detenimiento que la LGSPD se aplicará a rajatabla y de manera retroactiva en el Estado de Zacatecas, a este grupo de apologistas se adhirió el diputado perredista Gilberto Zamora Salas que al estampar su firma en el dictamen traicionó de manera inverosímil, vil y descarada al magisterio zacatecano y sin mostrar ningún tipo de pudor se convirtió en un defensor más del pseudoreformismo neoliberal, duplicando el desgastado discurso oficialista que durante meses antagonizo de manera ventajosa en busca de prebendas personales y partidistas, ¿después de esta traición puede alguien extrañarse que el magisterio en su conjunto se enfureciera?

El magisterio y la sociedad zacatecana están convencidos que sus intereses han sido traicionados en innumerables ocasiones, si tomamos en cuenta que la lucha actual del Movimiento Democrático Magisterial Zacatecano no es más que  la continuación del movimiento de octubre pasado, en donde el Ejecutivo estatal minutó acuerdos y compromisos que la Ley recién legislada niega e incumple, es en esta negación, donde reside la causa legítima y la fortaleza real de la colectividad movilizada, con estas deslealtades y alevosías por parte de los Poderes Ejecutivo y Legislativo, asociadas con la indolente pasividad sindical del SNTE se pueden predecir tiempos trémulos en el ámbito social, magisterial y político en el estado de Zacatecas, más allá de las declaraciones arribistas, triunfalistas e hipócritas de la actual administración de rapiña, no se puede negar, la existencia de la histórica lucha de clases.

Esta lucha de clases se repetirá una y otra vez, la lucha contra la opresión, el despojo y la miseria seguirá viva, esta lucha de la gente honesta en contra de los caníbales parlamentarios subsistirá eternamente hasta en tanto los diputados no legislen para el pueblo, mientras sigan legislando para las cúpulas de poder como meros empleados alienados sin asumir su representatividad y continúen degenerando su actuar como poder independiente, el magisterio y el pueblo en general se resistirá a ser partícipes de tan patéticas comparsas. Compañeros maestros, padres de familia, sociedad en general; se avecinan tiempos de lucha, de batalla y de victoria, que bajo el estandarte de la desobediencia civil, el magisterio y la ciudadanía digna zacatecana conquistaran la victoria. ■

 

¡Unidos y organizados venceremos!

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70