Bachelet envía primer proyecto de ley al Congreso con beneficios sociales

Bachelet envía primer proyecto de ley al Congreso con beneficios sociales

Santiago. Michelle Bachelet, a primera hora de la mañana y tras un consejo de gabinete casi de madrugada, envió su primer proyecto de ley al Congreso, restituyendo beneficios sociales arrebatados por la derecha.

Son bonos directos para las familias de ingresos modestos, a un costo de 300 millones de dólares, haciéndo permanente al menos el pago de los llamados Bonos Marzo (ligado al inicio del año escolar) y el de Invierno.

El otorgar ambos beneficios era una decisión del presidente en turno y ahora se convierten en ley. “Estamos retomando una política social que pone en el centro los derechos de los ciudadanos”, señaló la mandataria.

Agregó que las personas que tenía el bono de invierno para gastos de ropa y calefacción era de 306,000 y se disminuyó a cifras mínimas durante la administración de la derecha. Michelle Bachelet también ordenó a sus ministros realizar un arqueo del uso de las finanzas públicas en los cuatro años pasados.

El bono de marzo consiste en un aporte de 80 dólares mensuales por cada uno de los miembros de una familia. La mandataria manifestó estimó que una de cada tres familias recibirá este aporte (1.6 millones de hogares).

Junto a ello, sostuvo que el plan de medidas para los primeros 100 días de gobierno ascenderá a los 720 millones de la divisa estadunidense, que se completara con los gastos reservados del Estado. Michelle Bachelet reiteró que entre las 50 medidas de las que abrirán su gestión se encuentran las modificaciones a la Ficha de Protección Social “que devuelva los beneficios que muchas personas perdieron sin una clara explicación”.

El ministro de Hacienda criticó “la frondosa agenda legislativa de los últimos minutos del gobierno pasado”, sobre materias diversas de carácter ideológico, en circunstancias en que los conservadores están en minoría en ambas cámaras del Congreso.

Tras reiterar su pedido de una completa investigación de las finanzas públicas heredadas de la derecha y restituir beneficios económicos para los trabajadores, Michelle Bachelet asistió a la llamada Oración por la Patria, ceremonia religiosa donde unánimemente se abogó por los más débiles y postergados.

Se trata de una tradición instaurada en 1970 por el fallecido presidente Salvador Allende – que como destacan diversos analistas su espíritu parece estar presente en Chile en estos días y la gente corea su nombre en las calles al paso de la presidenta Bachelet –, de acuerdo con el cardenal Raúl Silva Henriquez, que luego bajo la sanguinaria dictadura militar (1973-1990) se distinguió por su defensa de los derechos humanos.

La Oración es una ceremonia ecuménica para rezar por una acción provechosa del gobierno entrante donde participan las principales confesiones religiosas que existen en el país.Michelle Bachelet fue recibida en la puerta de la catedral metropolitana por el flamante cardenal Ricardo Ezzati, quien recordó la frase de Silva Henruiquez: “La fe lleva al compromiso político” y tambien destacó que “nuestras iglesias” lucharon por la restitución de la democracia y la protección de los perseguidos y luego exigió justicia y equidad para todos.

Igualmente resaltó los avances sociales y pidió “sabiduría” para los gobernantes y abogó por los mapuches, los más pobres y las víctimas de los vicios de una sociedad moderna.

Pidió educación, salud, dignidad y trabajo, en medio de la diversidad, la solidaridad y la reconciliación.Incluso recordó la frase del Papa Francisco, quien dijo que la política debe fundirse con la economía en busca del bienestar común y luego Ezzati afirmó que quienes gobiernan desde ahora en Chile deben servir al pueblo y no pretender ser servidos.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70