Depresión, enfermedad mental que afecta a un cuarto de la población zacatecana

Depresión, enfermedad mental que afecta a un cuarto de la población zacatecana

◗ INVESTIGACIóN ESPECIAL / DEPRESIÓN

  • Preocupaciones laborales, familiares y de seguridad, entre las causas del padecimiento
  • Han atendido a menores de 10 años con trastornos alimenticios como anorexia y bulimia

Las preocupaciones laborales, la falta de un ingreso suficiente, los conflictos familiares y el resto de tensiones provocadas por el ritmo de la vida actual son algunas de las causas que detonan uno de los males que con mayor frecuencia aqueja a las personas: la depresión.   

En el caso del estado, Víctor Manuel Aguilar Soria, director del Hospital de Especialidades en salud mental de los Servicios de Salud de Zacatecas, informó que 25 por ciento de los zacatecanos padece depresión, de los cuales, 5 por ciento requiere atención inmediata.

Explicó que la depresión es una interpretación alterada del entorno, en la que la persona que la padece presenta tristeza, desolación y desesperanza, lo cual tiene que ver con la educación y la inteligencia.

“Encontramos indígenas huicholes que viven felices con sus usos y costumbres, mientras que el hombre urbano, que tiene salario y empleo, vive en depresión, infeliz, se endeuda, le da valor al prestigio, a cuestiones que lo desgastan y lo estresan”, detalló el especialista.

Aunque la depresión no es la única causa del suicidio, ésta, en algunos casos, sí puede llevar a las personas a tomar decisiones radicales. En 2013 se registraron 49 suicidios en el estado, de los cuales, siete fueron perpetrados por jóvenes, y de ellos dos casos se presentaron en mujeres y cinco en hombres. El resto de los casos de suicidio se presentaron en personas adultas.

En años anteriores la cifra se ha mantenido con 60 suicidios al año en promedio, aunque esta cifra varía, pues depende del diagnóstico de médicos que los registran, ya que algunos especifican en el acta de defunción que fue un accidente cuando en realidad fue suicidio o viceversa.

Se estima que 90 por ciento de las personas que atentan contra su propia vida son hombres, mientras que 10 por ciento restante son mujeres, las cuales solamente lo intentan por llamar la atención o por chantaje.

80 por ciento de los casos de suicidio que se reportan al hospital se realizaron dentro de la casa del suicida en espacios como la recámara o el patio, o en lugares cercanos al hogar, lo que provoca que la familia se vea violentada.

Con este acto consumado, se ven afectados todos los integrantes de una familia, cayendo en una crisis, sin embargo es un mensaje de que el suicida vivió violencia en su entorno o fue violentado por sus parientes.

Lamentablemente las familias no acuden a recibir el tratamiento psicológico adecuado, dijo,  pues del listado de 35 familias de los 49 suicidas del 2013, solamente cinco han acudido a recibir tratamiento.

Existe resistencia por guardar el secreto del por qué su familiar tomó una decisión de este tipo, además de sentir vergüenza, dolor y pena. Pero al no recibir apoyo, aumenta la posibilidad de que quienes quedan vivos pueda repetir un acto suicida.

En los jóvenes, uno de los factores que influye para que atenten contra su vida es la poca esperanza e incertidumbre de su futuro, siendo un factor importante la violencia en casa, en la escuela y en su barrio, aunado a la utilización de tecnología como el Internet.

Así como el consumo de bebidas alcohólicas y adulteradas, o el consumo de drogas, ya sean legales o ilegales, pues estas sustancias inducen a un comportamiento suicida o a tener comportamientos impulsivos.

Quienes acuden con más frecuencia a recibir tratamiento por la depresión al hospital de especialidades de salud mental son las mujeres, pues los cambios hormonales influyen para que presenten cuadros de depresión.

Otros factores que influyen en la depresión de la mujer es que están en lugares de menor jerarquía que los hombres, pues Zacatecas tiene una sociedad machista en donde las oportunidades laborales, de educación y de desarrollo económico se presentan en el sexo masculino, explicó.

Pero el hombre tiene mayor resistencia para pedir ayuda psicológica, pues por cuestiones culturales, esconde sus sentimientos, no exterioriza sus emociones y evita llorar, lo que provoca que viva con depresión sin solicitar ayuda.

En el siglo 21, la enfermedad mental no debe deambular por las calles y carreteras

En el caso de la esquizofrenia, el especialista enfatizó que las personas que deambulan en las calles y carreteras cuentan con familia, y sólo basta que se interesen en atender a su parientes para solucionar, o en un caso controlar la enfermedad mental.

“En pleno siglo 21, la enfermedad mental no debe deambular en las calles o en las carreteras, eso ocurría en otros siglos, pero actualmente es una ofensa a la sociedad”, mencionó el director del hospital.

Víctor Soria hizo un llamado a los familiares de estas personas a que reciban tratamiento, comprometiéndose a darlo de forma gratuita, siempre y cuando suministren y den buena alimentación al paciente.

En el hospital recibirán atención médica, rehabilitación y orientación, y se planea con el Sistema Estatal DIF implementar un programa que rehabilite sus viviendas y el nosocomio brinde la atención especializada.

En este caso, el personal del hospital no puede captar a estas personas con esquizofrenia para dar tratamiento integral, pues se requiere el apoyo de la familia, y debe buscarse que a través de la ley los familiares se vean obligados a darles atención, pues en Zacatecas se considera delito el abandono de familiares.

 

Detectan trastornos nuevos en los últimos tres años

En los últimos tres años, en el Hospital de Especialidades de Salud Mental, se han detectado nuevos trastornos en la salud mental, pues ya se ha atendido a menores de 10 años con trastornos alimenticios como anorexia y bulimia.

Esto se suma a la presión social de estereotipos de belleza, en los que influyen medios de comunicación como la televisión, que presenta a personas estéticamente bellas, y hace que los menores estén inconformes con su apariencia.

Otro dato es que en años anteriores se atendía de demencia senil a personas de 65 años y más, sin embargo, actualmente hay personas de 45 a 55 años que ya presentan este tipo de trastornos.

En el tema de adicciones las cosas han cambiado, pues mientras que en otros años se atendía a adictos a la marihuana, alcohol y morfina, actualmente se presentan casos de jóvenes adictos a pastillas de las cuales se desconoce su sustancia activa y que provocan alucinaciones.

La primer causa de consulta en este centro de salud es por depresión; la angustia es la segunda causa de consultas, le sigue el estrés, la esquizofrenia, trastornos de atención, trastornos depresivos en niños, trastornos bipolares, y por último el uso abuso de sustancias

En el centro se tiene un plan de tratamiento de estancia breve para aquellas personas que no controlan sus estados de juicio, es decir que tiene actitudes violentas, y permanecen internados un lapso de 21 días.

El año pasado se hospitalizó a 400 personas, de las cuales llegan a recaer cerca de 10, y el resto sigue en consulta; mientras que en años anteriores se dio un promedio de entre 200 y 300 internamientos.

Por su parte Felipe De Jesús Pérez Ruvalcaba, psicólogo clínico de la Unidad Médica del Centro Integral de Salud Mental del municipio de Zacatecas, ubicado en la Colonia Isabelica, indicó que la mayoría de los pacientes que acude a consulta presenta depresión y angustia.

En este centro de atención ambulatoria la incidencia de pacientes que acude por primera vez a tratamiento es de siete aproximadamente, mientras que diariamente se atiende a cerca de 30 de forma subsecuente.

Detalló que el estilo de vida actual influye para que se presenten estos cuadros clínicos, entre ellos el desempleo, la pérdida de esperanza en el futuro y la incertidumbre de qué es lo que les espera en los próximos años.

Al igual que en el hospital de especialidades, la mayoría de los pacientes que acude a recibir ayuda son mujeres de entre 25 y 45 años de edad, entre ellas amas de casa o mujeres que son víctimas de violencia física y psicológica.

Mientras que en el sexo masculino acuden hombres de entre 30 y 50 años de edad, en donde influye el estrés, el desempleo, el tema de inseguridad, entre otros, apuntó el psicólogo, aunque existe resistencia para recibir este tipo de apoyo por cuestiones culturales.

En este centro, una persona con depresión moderada lleva una terapia de casi dos años en promedio, pues los pacientes son atendidos de manera integral, no reciben tratamiento fármaco-terapéutico y psicoterapéutico.

Actualmente con el uso de las tecnologías, se han incrementado los casos de atención debido al uso de Internet, sobre todo de las redes sociales, las cuales originan síntomas que pueden apuntalar a un cuadro clínico de ansiedad o de trastorno adaptativo.

Esto debido a que las redes sociales se han convertido en informadores de la realidad, aunque en ocasiones son redes que distorsionan la realidad, causan alarma e inestabilidad emocional a quienes las utilizan.

“Se han presentado casos en donde un miembro de una pareja se entera de la infidelidad del otro, además de que dan cuenta del caos social que existe y pone en desequilibrio al ser humano”, explicó el psicólogo.

Esto orilla a las personas a disminuir su nivel de funcionalidad, pues llegan a abandonar su empleo, se aíslan de compañeros, amigos y familia y pierden la estabilidad que tenían antes de utilizar las redes sociales.

En este sentido se han vuelto adictivas, pues cada vez más las personas gastan parte de su tiempo en el uso de redes sociales, provocando que los que la utilizan sean personas pasivas y consumidores que buscan información por este medio en vez de leer prensa escrita o algún libro.

El Internet también influye para que incremente el consumo de drogas legales o ilegales, pues ya se tiene información de cómo consumir, qué consumir y hasta cómo preparar alguna sustancia psicoactiva.

En este centro se atiende a jóvenes de 13 a 17 años con problemas de adicciones, y la droga que más se consume es la mariguana, seguida de drogas baratas, como el resistol y el thiner.

Para los adictos que padecen problemas de supresión, se les da atención farmacológica, y se les surten medicamentos para mantener controlado el síndrome de abstinencia, pues algunos no soportan vivir sin el uso de las sustancias.

Indicó que el núcleo familiar es importante para cualquier padecimiento de salud mental, pues si hay unión familiar y existen líneas de comunicación, existe la tolerancia para que los jóvenes se contengan en el uso de drogas.

“En los problemas de salud mental es importante el respaldo de la familia, y si una persona tiene una desilusión o conflicto individual, y el soporte familiar es estable, es probable que no aparezca la depresión”, explicó Ruvalcaba.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70