La prueba Enlace; nuevamente en la palestra

La prueba Enlace; nuevamente en la palestra

El propio secretario de Educación Pública fue quien anunció en los inicios de la implementación de la Reforma Educativa que desaparecería la Evaluación Nacional del Logro Académico en los Centros Escolares (Enlace), el 17 de febrero de 2014, la presidenta del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación declara al diario nacional La Jornada que la prueba Enlace se aplicará nuevamente en 2015 y que la suspensión en su aplicación en 2014 serviría para corregir los vicios que históricamente se habían venido presentando en este programa; la funcionaria externó que ya no eran confiables los resultados que se obtenían en dichas pruebas dado que los estados y comunidades catalogados como los más pobres eran los que obtenían los primeros lugares.

El compromiso adquirido por parte de dicho instituto de evaluación es el de justificar la ineficiencia e ineficacia del proceso que se vivía en su aplicación; el procedimiento sería el hacer una evaluación a la prueba, misma que  se entregará a finales de marzo de 2014. Adelantan los integrantes del instituto que el proceso de implementación de la prueba Enlace tiende a ser muy complejo dado que consideran debe realizarse ésta en el contexto de los docentes, es decir, se visitarían los espacios educativos donde los docentes ejercen su profesión; cabría preguntarnos si se contará con el personal suficiente para cumplir con este procedimiento.

¿Realmente modificar el contenido y las estrategias de aplicación de la prueba Enlace garantizará una educación de calidad?, el término calidad es polisémico, difícil de definir y  establecer normas y criterios para cumplir con ella. Lo cierto es que los fines que persigue hoy día la educación llevan la intención de favorecer el desarrollo económico y social del país; si esto se contempla así, entonces habrá que dejar de preocuparnos por las estadísticas y las cantidades de estudiantes atendidos, para ocuparnos más por cuidar los procesos educativos y garantizar de esta manera una educación de calidad, que sea trascendental y que en ella vaya implícita la consideración de equidad, pertenencia y pertinencia. La prueba “Enlace” no ha cumplido con su cometido dado que fue utilizada para definir la entrega de estímulos económicos a los docentes, ocasionando una pérdida de control en su aplicación; sirvió más como instrumento administrativo, descuidando así, su esencia académica.

No se trata de encontrar culpables ante este estado de cosas por las que está pasando el sistema educativo, sino de buscar alternativas que en gran medida den solución a las problemáticas existentes en el mismo, tampoco es conveniente adoptar posturas triunfalistas con  el simple hecho de considerar a la Reforma Educativa como la garante de una educación de calidad; al respecto, considero que la aplicación de las evaluaciones de las cuales serán objeto los docentes, directores y supervisores a partir de 2015, no garantizarán una educación de calidad puesto que nuevamente considerarán a los resultados para tomar decisiones de permanencia y movilidad laboral. No debemos poner la vacación de los profesionales de la educación en nómina dado que estarían más preocupados por mejorar su estatus laboral que profesional; los derechos laborales no deben condicionar la responsabilidad social que deben adquirir los actores del hecho educativo; no se trata de poner tampoco en duda la capacidad de los profesionales de la docencia, más bien lo que debería suceder es el promover en ellos un análisis crítico para que vayan gestionando sus propias necesidades profesionales y planteando así propuestas que lleven a la toma de decisiones adecuadas.

Ante todo este estado de cosas, ¿cuál es el futuro de la evaluación en el sistema educativo?, nuevamente considerando a la prueba Enlace, la experiencia nos ha dicho que ésta sólo ha servido para exhibir a los actores del hecho educativo y a los centros escolares mismos; el propio secretario de Educación Pública ha manifestado que no se ligarán los resultados de las evaluaciones a incentivos económicos de los docentes dado que ello evitaría el caer en perversiones, en consecuencia, ya vislumbramos dos grandes problemas; la posible desacreditación y/o descalificación de los centros educativos, y el de condicionar la permanencia del profesional de la educación a los resultados de las evaluaciones que se les apliquen.

En definitiva, la propuesta consistiría en no aplicar una evaluación que sea punitiva, que se considere en la evaluación y mejora de los centros escolares a los maestros, directivos, padres de familia y la comunidad donde se localice el centro educativo a evaluar. Que sea una evaluación colectiva y desde los centros educativos mismos, que se genere la cultura de intercambio de proyectos, experiencias, problemas y soluciones. Concluyo con otra gran interrogante ¿no será mejor promover una evaluación de los procesos que se viven en cada plantel educativo?, ésta será de mayor impacto, adquiriría una connotación formativa e involucraría a quienes son esencia y presencia del hecho educativo. ■

 

[email protected]

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70