Las + Recientes

Notas sobre la aportación de la UAZ a la economía local1

Notas sobre la aportación de la UAZ a la economía local1

A raíz de la crisis financiera estructural que aqueja nuestra Universidad, hemos considerado oportuno enfatizar algunos datos que dan cuenta de la importancia socio-económica que tiene la Máxima Casa de Estudios para la región. Ello con la intención de aportar a la comprensión de que los problemas por los que atraviesa actualmente, no se constriñen a los muros de la universidad misma, sino que tienen afectaciones múltiples. De igual manera, las causas de su situación crítica tampoco se limitan a lo interno.

Para empezar, vale recordar que el gasto ejercido por la Universidad Autónoma de Zacatecas (Secretaría Administrativa, 2013) equivale a un poco más del 1% del PIB estatal (calculo 2012, ProMéxico, s/f). Es superior al valor generado individualmente por los rubros: a) electricidad, agua y suministro de gas; b) servicios profesionales, científicos y técnicos; c) dirección de corporativos y empresas; d) servicios de esparcimiento, culturales y deportivos y otros servicios recreativos, y e) servicios de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas (Inegi, 2013). Este egreso universitario, no obstante, se materializa en –y dinamiza a su vez– los ámbitos de la alimentación (vestido y calzado), construcción, materiales didácticos, mobiliario y equipo, servicios bancarios y de seguros, salud, y otros tantos.

Para el ciclo 2012-2013, se registraron en la entidad un total de 36 instituciones de educación superior, de las cuales 22 son públicas y 14 son privadas. El mayor porcentaje de la matrícula se concentra en las primeras (37,364 alumnos de un total de 44,193); Las privadas atienden a sólo 6,829 inscritos, esto es, 15.4% de los universitarios. La UAZ, por su parte, da cabida al 46.6% de los estudiantes (20,596) (Seduzac, 2014). Además, los 17 programas educativos de posgrado reconocidos por su buena calidad en el estado, le pertenecen (Comunicación Social, 17/12/2013).

La Institución subsidia a 6 comedores con un costo módico de recuperación para los estudiantes –10 pesos cada alimento–, además de que tiene una cartera de becarios que están eximidos de todo pago, 20 casas que proporcionan hospedaje gratuito a alumnos de escasos recursos, con el requisito de mantener méritos académicos y/o deportivos, y becas de colegiatura (CASE, 2014). Ello recobra mayor valía por el hecho de que más de la mitad de la población ocupada en Zacatecas, o no recibe ingresos o recibe menos de dos salarios mínimos, por lo que las familias difícilmente podrán tener otra opción de estudio (Inegi, 2013).

El empleo que se genera en el seno de la Universidad, significa el 43.8% del total del personal dedicado a estudios superiores, distribuido entre directivos, docentes y administrativos (Seduzac, 2014); elemento trascendental al considerar la poca capacidad de la región para generar plazas en ciencia y tecnología, así como la emigración estructural que la caracteriza. Más aun, se trata de empleo respaldado por un contrato colectivo que conserva derechos esenciales, a pesar de que la Universidad también ha sido objeto de los embates de la política pública.

En el año 2013, Zacatecas registró 168 miembros en el Sistema Nacional de Investigadores (SIICYT, 2014). La UAZ contribuyó con 152, es decir, el 90.5% del total estatal, demostrando una participación clara en la aportación al conocimiento desde el nivel local (SNI, 2013). Los artículos indizados al ISI en los años que van del 2003 al 2012 son 1,152, con un factor de impacto de 3.6 durante el periodo; para el estado de Morelos –el más alto– es de 7.1 y para Oaxaca y Tabasco es de 1.9 (Conacyt, 2012). Ello referencia que en materia de citaciones, los trabajos académicos elaborados desde Zacatecas han contribuido a la construcción del saber científico.

Con respecto a labores de vinculación, la Unidad Académica de Odontología cuenta con el Centro Comunitario Guadalupe y 18 Clínicas UAO movibles, con cobertura estatal, que dan atención bucodental a costos accesibles. Convenios con varios organismos, en especial públicos, derivan en acciones constantes de información –incluyendo la nutricional– para la prevención de enfermedades bucales (Entrevista a Guadalupe Salinas, 15/10/2012). Enfermería, por su parte, lleva a cabo campañas gratuitas de vacunación, y participa en el programa Banco de Alimentos para la recolección de despensas que se distribuyen entre población vulnerable. Colabora también con un Centro Comunitario financiado por la Secretaría de Salud, aportando los recursos humanos; la atención es para personas en condición de marginación extrema (Entrevista a Luz Huertas, 17/10/2012). Medicina Humana efectúa campañas de salubridad, y las prácticas médicas contemplan campos clínicos ubicados en hospitales y centros de salud en zonas dispersas. La Clínica Universitaria proporciona, a bajas cuotas, asesoría preventiva y correctiva a nivel primario, así como atención especializada en ginecología, oftalmología y dermatología (Entrevista a José Badillo, 17/10/2012).

La Unidad Académica de Agronomía ofrece sus propios cursos de capacitación técnica a productores en el cultivo de pepino, vid, durazno, manzano, chile, alfalfa, avena, cebada y maguey, así como en lombricultura, creación de proyectos productivos y estrategias de comercialización. Desde hace más de veinticinco años, la Unidad ha trabajado en el mejoramiento genético del frijol, producto agrícola principal de la entidad. Su estructura organizacional contiene el Centro Estatal de Evaluación, Capacitación y Seguimiento a la Calidad de los Servicios Profesionales, el cual se financia con recursos federales y estatales, y evalúa programas de gobierno. Docentes de la Unidad proporcionan entrenamiento y dictan cursos en el área de evaluación de proyectos (Entrevista a José Delgadillo, 13/09/2012).

Estos son solo algunos ejemplos, podríamos seguir pero invadiríamos el espacio editorial de otros. Sólo diríamos que la relación de las unidades académicas de la UAZ con la sociedad es rica y diversa, como también lo constatan la impartición continua de talleres, seminarios, conferencias, presentaciones de libros y de avances de investigación, reportes periodísticos y radiofónicos, incluso reuniones con empleadores para captar sus impresiones y recomendaciones en torno al proceso de formación de recursos humanos que son y serán potencialmente captados por ellos.

Con toda la pertinencia académica y social demostrada por nuestra Máxima Casa de Estudios, el trato que recibe hoy es indigno. La Federación se resiste a reconocer financieramente el crecimiento necesario que ha tenido. Si bien podríamos estar de acuerdo en que hay una dosis de irresponsabilidad en tal crecimiento –al no contar con el aval de la SEP–, y nos manifestemos a favor de una profunda auditoría interna, no podemos negar la contribución a la educación de calidad, gratuita –aunque no en todos los casos–, a la generación y difusión del conocimiento, al empleo decente, a la dinamización de la economía zacatecana y a la contención de la inseguridad que tanto acongoja al país. Factores todos que involucran, más allá de la universidad, a los gobiernos federal y estatal y a la sociedad en su conjunto. El desprecio que ha recibido de parte de las autoridades que no apoyan su fortalecimiento atenta directamente contra el tejido social zacatecano.

 

Referencias bibliográficas completas disponibles en [email protected]

 

* Docente investigadora de la Unidad Académica de Ciencia Política

 

1. Las entrevistas fueron llevadas a cabo por Yolima Pérez Caprera, y se exponen más ampliamente en: Silvana Andrea Figueroa Delgado y Leonel Álvarez Yáñez (2013), “El rol de la UAZ en su entorno. Un sistema regional de no innovación” en el libro El papel de universidad en el desarrollo, editado por CLACSO, BUAP y UNICEN. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70