Qué pide el magisterio al gobierno

Qué pide el magisterio al gobierno

El movimiento magisterialtiene por lo menos ocho meses manifestándose ante las autoridades locales. Decenas de solicitudes de audiencia se le han hecho llegar al gobernador sin encontrar una respuesta satisfactoria hasta este momento.

Es claro que Miguel Alonso conocía las demandas del magisterio zacatecano. Sorprende que su única respuesta sea el silencio, la información falaz y la amenaza de la represión administrativa. La sociedad zacatecana conoce del tema desde el 2008 con la Alianza por la Calidad de la Educación. El Congreso local se definió a favor de la reforma constitucional al 3° y 73 desde febrero de este año. Las autoridades del estado saben del tema, sorprende que no tengan configurado una respuesta. La sociedad de zacatecas también lo sabe, por eso su simpatía hacia el movimiento.

Si todo mundo conocía del tema, ¿por qué hay sorpresa y asombro sobre los reclamos públicos que realiza el magisterio? Es posible que el cálculo político, tanto del Gobierno federal como del local, haya fallado. Fieles a su ideal autoritario; pensaron que con la mayoría de los diputados corruptibles en los Congresos, su ley garantizaría un asombroso consenso social y por tanto tendría sólo una interpretación: la de los poderosos; la de Mexicanos Primero y Televisa. Es obvio que eso no sucedió y hoy los docentes se han apropiado de su propia definición y consideran a estas leyes lesivas. En este momento no cuenta sólo lo que la ley diga, sino sus múltiples interpretaciones. La de los docentes está fundamentada; la del gobierno se sostiene con mentiras y el poder del Estado.

Hoy se sabe que su escenario fue ficticio, como irreal fue su diagnóstico sobre la condición profesional de los maestros de México. Su campaña de desprestigio a la carrera docente no sólo ha generado encono en el gremio, sino una respuesta inteligente para cada diatriba, quedando claro que los culpables de la mala educación son los gobiernos y los empresarios con sus políticas educativas inviables.

Si algo ha dejado en evidencia la lucha magisterial, es que no hay una reforma educativa, sino cambios administrativos y laborales en los trabajadores de la educación. Es evidente que hay un atentado hacia la escuela pública con “la autonomía de gestión” que se plantea desde la Ley General de Educación.

Las consecuencias de la reforma educativa en Zacatecas son y serán letales para la sociedad zacatecana. El despido de maestros en servicio, por no evaluarse, atenta contra la niñez y juventud de nuestro estado. El hecho de que el Estado mexicano se plantee “recuperar el control de la educación”, pone en riesgo el arma más democrática que tienes las entidades frente a la Federación: su soberanía. Si el Gobierno del Estado no entiende este concepto, entonces su gestión es un asunto mediático, de televisión.

Si Miguel Alonso no contempla que está frente a los maestros, sembradores de la ciudadanía, que con su lucha demuestran que son autores y actores de una verdadera reforma educativa, entonces poco queda por hablar, pero también poca viabilidad tiene conservar un gobierno orweliano. ¿Será la mejor salida? El Gobierno federal tiene un conflicto con el magisterio, los docentes tienen mucho que decir ante las autoridades y la sociedad. Escuchemos.

Los argumentos de los maestros y maestrasde Zacatecas para rechazar la contrarreforma educativa son públicos. Sin embargo el Gobierno del Estado no los entiende o más bien infiere que los argumentos para sostener lo que ellos llaman reforma educativa son política, pedagógica y socialmente insostenibles. En seguida reiteramos nuestras demandas y la necesidad de un resolutivo inmediato por parte del gobernador.

El magisterio de Zacatecas lucha por la abrogación de las leyes sobre educación promulgadas desde el 26 de febrero y el 11 de septiembre de 2013. Los trabajadores de la educación en Zacatecas no aceptamos ningún acto de aplicación de las leyes publicadas. Instamos al gobernador del estado a defender el federalismo educativo y a ejercer la soberanía del estado. Demandamos la interlocución para garantizar el derecho a la estabilidad en el empleo y la escuela pública.

Se debe garantizar la gratuidad de la educación. Ningún padre de familia debe pagar cuotas por educar a sus hijos. Los servicios de agua, luz, conectividad y todo tipo de infraestructura se deben garantizar con un subsidio permanente. Las becas, desayunos, transporte y uniformes escolares deben estar garantizados en la ley.
Las normales del estado deben fortalecerse y se les debe garantizar empleo a todos sus egresados, así como a los que hoy esperan un lugar en el nuestro sistema educativo.

El magisterio de Zacatecas no acepta nunca más el trato represivo y judicial que ha recibido por parte de las autoridades educativas. Por el papel social y cultural que jugamos, se exige respeto y por tanto el cese a la represión administrativa; la persecución por el jurídico y los descuentos recibidos en nuestro cheque. Esto es judicializar nuestro derecho a la libre manifestación.

Instalar una mesa resolutiva con la Seduzac para atender todos los asuntos pendientes con los docentes.

Respetuosamente: El magisterio movilizado en Zacatecas. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ