Incidencia y Participación Ciudadana

Incidencia y Participación Ciudadana

Sin duda que la edificación de la sociedad a la que aspiramos todos, con justicia, equidad, equilibrio, crecimiento económico y desarrollo sostenible, requiere de un trabajo conjunto entre los gobiernos y los ciudadanos en el más estricto apego a la idea de la gobernanza, la resiliencia y el empoderamiento ciudadano. El punto de partida entre este nuevo matrimonio que recién empieza, es la honestidad; si estas nuevas relaciones comienzan con engaños, simulaciones y sobresaltos, el divorcio vendrá pronto. Por un lado el gobierno puede incomodarse al marcársele los puntos centrales del desasosiego ciudadano como la corrupción, la opacidad, la ineficiencia administrativa y en general, el mal ejercicio del poder. Aclaro que estoy hablando de cualquier gobierno y de cualquier extracción partidista por aquello de que los lambiscones (as) de sexenio salgan a la defensa a ultranza. La incidencia en políticas públicas, se ha definido por Mónica Tapia Alvarez en su Manual de Incidencias en Políticas Públicas, como un conjunto de actividades confrontativas y cooperativas que implican interactuar con el gobierno y otras instituciones públicas, de tal suerte, las organizaciones de la sociedad civil (OSC) parten de la hipótesis de un problema traducido en una oportunidad a la que se le pretende dar solución, visto de otra forma, el ciudadano visualiza un conflicto o carencia administrativa, se organiza y quiere participar con sus propuestas, ¿cómo se logra esto? estructurando planes de incidencia en las políticas públicas, instrumento reciente que pretende conciliar los intereses y demandas ciudadanas frente a la actuación de los órganos de gobierno. La tarea no es sencilla, por el contrario, si los ciudadanos y el gobierno se despojan de sus atavismos y falsos agravios, construirán una nueva ciudadanía que participe ya no poniendo cubetas en los bulevares cuando no hay agua, ni marchistas bloqueadores de calles manejados por los intereses de falsos líderes sino proponiendo con fundamento, alternativas de solución a la agenda de múltiples problemas que tenemos. Debemos señalar que las organizaciones de la sociedad civil también requieren de un ejercicio muy consiente de ubicación respecto a su papel dentro de la sociedad; por lo general, las menos informadas y mal estructuradas, resultan pecar de intransigentes, recalcitrantes y absurdas, mismas que con sus pésimas actitudes espantan a las incipientes invitaciones de apertura y diálogo que los gobiernos generan; lamentamos que algunos cabecillas o supuestos líderes se pasen de ególatras y protagonistas, su ceguera social y política no permite el avance de sus organizaciones, pero aún, banderas tan justas como la equidad de género, bienestar animal o derechos de los niños pasan a ser rechazadas por la sociedad ante los desafortunados desaguisados de sus integrantes. Volviendo al tema de la incidencia, esta implica que los ciudadanos se informen, se capaciten, ejerzan presión y tengan la posibilidad de convencer a los tomadores de decisiones en la viabilidad de construir determinadas políticas públicas de beneficio colectivo. Hasta hoy, las OSC pueden concretarse a la realización de proyectos que las distintas dependencias de la Administración Pública federal o estatal ofertan, o bien, realizar acciones de incidencias, esta última alternativa constituye la más viable, ya que a pa rtir de esta modalidad el impactoy beneficio es másamplio. En lo tocante al tema de la resiliencia, en otras ocasiones hemospropuesto que el pueblo de México, debe sobreponerse a tantas adversidades; como ciudadanía debemos buscar la cohesión republicana para poder trascender a nuestros retos diarios; una propuesta posible es precisamente, la resiliencia definida por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) como la capacidad de una persona 
o comunidad para resistir las conmociones, gestionar las crisis y volverse más fuerte, el PNUD afirma que la resiliencia garantiza que las sociedades, comunidades y familias, puedan hacer frente a una crisis, ya sea un desastre natural o el aumento del precio de los alimentos, recuperarse con poco daño de largo plazo y estar mejor preparados para la crisis siguiente. Por su parte, la gobernanza es identificada como la posibilidad de estructurar políticas públicas teniendo como base la participación ciudadana, de esta manera, los gobiernos ya no diseñarán obras o soluciones erróneas como la del Jardín Juárez de Guadalupe, Zac., por cierto, conozco quintas con más diseño arquitectónico y con mejor reforestación que la hecha en este espacio que antes era patrimonio común. Sea como sea, le apuesto a que el matrimonio entre gobierno y sociedad prospere a partir del empoderamiento ciudadano, hay que aprovechar que nos están invitando a participar, de otra manera, nos quedaremos esperando a que las acciones que beneficien a todos caigan del cielo y a veces ni el agua. ■

*Representante de Zacatecas ante el
Consejo Consultivo Nacional de Medio Ambiente de la Semarnat
[email protected]

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ