El reto de la educación ambiental

El reto de la educación ambiental

El reto de la educación ambiental es el reto de la sensibilización. El mar, la tierra, el canto del ave y nosotros como parte de un ecosistema conformado por el sabio y delicado equilibrio que guarda en sus ecos el misterio de la vida.
Nuestros pasos deben estar cargados de ese entendimiento; lo sabían los antiguos indios americanos y los indios prehispánicos mucho antes de la obnubilación, de la tragedia del materialismo desmedido, que no sólo acallaba la teoría de la existencia de almas en todo, tierra, aire, fuego, árboles, animales, sino de paso reducía la existencia a una cultura de lo desechable en donde tanto el planeta como los seres humanos en sus relaciones se ven afectados trágicamente.

Conocer, entender, respetar la vida de un ecosistema del que somos parte. Desde el trabajo de una semilla hasta la hoja que se extiende en una rama y lo que podría ser un árbol de más de 100 años generando oxigeno…
El reto de la educación ambiental es el reto de una sociedad inclusiva, donde el individuo se asume como parte de un todo; reflexivo, crítico de lo que sucede en su entorno. Es entender nuestra naturaleza y el papel que tenemos en beneficio o detrimento del medio, somos seres sociales y nuestros actos impactan. Esta responsabilidad como agentes de cambio es la base de la educación ambiental.

Despertar el respeto por los seres vivos será más sencillo y económico para un gobierno si se inculca desde la niñez, este será el camino seguro, antes de introducirse en el consumismo que impera en la cultura actual.
Por ello se requiere la participación de diferentes actores, no es sólo cuestión de los institutos de ecología. Es cuestión de todos y se requerirá un trabajo conjunto: DIF, municipios, Semarnat, escuelas, ciudadanía en general, asociaciones civiles y en especial niños, muchos niños.
Lo importante es liberar estas aspiraciones del tono burocrático o partidista y romper esos moldes pesimistas para sustituirlos por mensajes frescos y ligeros con energía proactiva.

Las razones para hacerlo son infinitas, se trata de modificar estructuras de pensamiento obsoletas por una nueva cultura creativa y sustentable. Es necesario un discurso nuevo, educar en la libertad, educar con optimismo, es renovador y ya ha dado sus frutos en diferentes áreas: la esperanza, lo nuevo, lo verde, lo feliz son motores de cambio que la gente necesitamos oír. ■

[email protected]

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ